Científicos israelíes destruyen tumores con burbujas en el torrente sanguíneo

La combinación de ultrasonido y nano burbujas permite un objetivo específico y minimiza el daño al tejido circundante.

Por personal de Israel21c


El equipo de investigación de la Universidad de Tel Aviv. (Universidad de Tel Aviv)

Científicos de la Universidad de Tel Aviv han desarrollado una forma no invasiva de destruir tumores cancerosos específicos mediante la combinación de ultrasonido y la inyección de nano burbujas en el torrente sanguíneo. Sus hallazgos fueron publicados recientemente en la revista Nanoscale.

El método predominante para tratar el cáncer es invasivo e implica la extirpación quirúrgica del tumor en combinación con tratamientos complementarios como quimioterapia o inmunoterapia.

Una alternativa existente a la cirugía es el ultrasonido terapéutico, en el que las ondas sonoras de alta frecuencia producen efectos térmicos o mecánicos para destruir los tumores. Sin embargo, el calor y la alta intensidad de las ondas de ultrasonido pueden dañar los tejidos cercanos.

Además, hasta ahora, los científicos solo han logrado inyectar micro burbujas en el tumor mismo.

“Nuestra nueva tecnología hace posible, de una forma relativamente sencilla, inyectar nano burbujas en el torrente sanguíneo, que luego se congregan en la zona del tumor canceroso. Después de eso, usando un ultrasonido de baja frecuencia, reventamos las nano burbujas y, por lo tanto, el tumor”, explica el Dr. Tali Ilovitsh de la TAU.

“La combinación de nano burbujas y ondas de ultrasonido de baja frecuencia proporciona un objetivo más específico en el área del tumor y reduce la toxicidad fuera del objetivo”, agrega. «Aplicar baja frecuencia a las nano burbujas provoca su extrema hinchazón y explosión, incluso a bajas presiones».

Señaló que este método “tiene las ventajas del ultrasonido en que es seguro, rentable y clínicamente disponible y, además, el uso de nano burbujas facilita la detección de tumores porque se pueden observar con la ayuda de imágenes de ultrasonido.”

Podría tratar tumores más grandes

Otra ventaja, explica Ilovitsh, es que el ultrasonido de baja frecuencia aumenta la profundidad de penetración, minimiza la distorsión y la atenuación y amplía el punto focal.

“Esto puede ayudar en el tratamiento de tumores que se encuentran en lo profundo del cuerpo y, además, facilitar el tratamiento de volúmenes tumorales más grandes”, dijo.

“El experimento se realizó en un modelo de ratón con tumor de cáncer de mama, pero es probable que el tratamiento también sea efectivo con otros tipos de tumores y, en el futuro, también en humanos”, dice Ilovitsh.

Potencial comercial

La empresa de transferencia de tecnología de la Universidad de Tel Aviv, Ramot, ha solicitado varias patentes para proteger la tecnología y su aplicación.

“Creemos en el potencial comercial de esta tecnología revolucionaria en el tratamiento del cáncer y estamos en contacto con varias empresas líderes en Israel y en el extranjero para promoverla”, dijo Keren Primor Cohen, directora ejecutiva de Ramot.

En otro desarrollo, los científicos de la Universidad de Tel Aviv han hecho recientemente un descubrimiento que podría revolucionar el tratamiento del cáncer. En un estudio que realizaron en ratones, encontraron que agregar un segundo medicamento existente a la quimioterapia puede reducir las recaídas del cáncer de mama en un 88 por ciento. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Nature Communications.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: United with Israel
https://unitedwithisrael.org/israeli-scientists-blast-tumors-with-bubbles-in-the-bloodstream/