“Chip biónico” israelí muestra cómo los antibióticos causan daño los riñones

La tecnología innovadora combina sensores y tejido humano en un chip de riñón inteligente, lo que permite a los científicos encontrar un mecanismo de toxicidad previamente desconocido.

Por Abigail Klein Leichman, Israel21c


Investigador de la Universidad Hebrea de Jerusalén.
(YouTube/Captura de pantalla)

Un grupo de investigadores israelíes descubrió cómo un grupo de antibióticos recetados comúnmente, los aminoglucósidos como la gentamicina, causan daño renal en hasta el 25 por ciento de los pacientes hospitalizados.

El equipo pudo comprender este mecanismo creando y experimentando con un micro riñón biónico construido a partir de tejido renal humano incrustado con sensores electroópticos ultra finos.

«La mayor parte del trabajo en el campo del desarrollo de fármacos se lleva a cabo en ratones, y el mecanismo que encontramos es específico de los humanos», dijo el investigador principal, el profesor Yaakov Nahmias, director del Centro Grass de Bioingeniería de la Universidad Hebrea de Jerusalén y fundador de la startup de descubrimiento de fármacos iluminada por sensores Tissue Dynamics.

Los sensores permitieron a los investigadores medir la acumulación de glucosa en el riñón biónico tratado con gentamicina.

Vieron que esta acumulación condujo a una rápida acumulación de lípidos y daño renal. Cuando se bloqueó la absorción de la glucosa por el riñón, también se bloqueó la toxicidad del antibiótico.

Anteriormente, Nahmias y su equipo demostraron que un medicamento contra el cáncer de uso común, el cisplatino, causa una peligrosa acumulación de grasa en los riñones humanos.

Estas ideas clave no habrían sido posibles con ratones de laboratorio.

“Los humanos producen lípidos a partir del azúcar, mientras que los roedores producen principalmente lípidos a partir de los lípidos de la dieta”, explicó Nahmias.

“Esta es una demostración dramática de que la tecnología biónica, que combina sensores con tejido humano, podría impulsar rápidamente el desarrollo de fármacos”, agregó.

El estudio apareció en la portada de la edición del 7 de diciembre de la revista Lab on a Chip de la Sociedad Real de Química.

Se estima que más de 37 millones de estadounidenses padecen enfermedad renal crónica, lo que llevó a la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA por sus siglas en inglés) a establecer como prioridad nacional el desarrollo de antibióticos seguros para pacientes con enfermedad renal crónica.

Tissue Dynamics, una empresa derivada de la Universidad Hebrea, está construyendo la primera plataforma de desarrollo de fármacos autónomos del mundo utilizando inteligencia artificial y robótica avanzada. La startup fue nombrada recientemente una de las 5 principales empresas de órganos en chip del mundo.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: United with Israel
https://unitedwithisrael.org/israeli-bionic-chip-shows-how-antibiotics-harm-kidneys/