Satélites detectan fugas en tuberías de agua desde muy por encima de la Tierra

Tecnología desarrollada para detectar humedad en Marte está ahorrando millones de litros

Por John Jeffay


Tecnología satelital está detectando fugas de agua desde el espacio. Deposit Photos

Europa ha sufrido algunas de sus peores sequías en 500 años. Las altas temperaturas de este verano provocaron un aumento en la demanda de agua y una enorme presión adicional sobre las envejecidas redes de tuberías de suministro.

El resultado ha sido un enorme aumento de las fugas. Si bien una tubería principal de agua rota en una carretera principal se reparará muy rápidamente, se pierden millones de litros de agua por fugas “invisibles” subterráneas.

Asterra, una startup en Israel, ha desarrollado tecnología de punta que identifica dichas fugas a partir de imágenes de radar tomadas por satélites a 600 km (372 millas) sobre la Tierra.


Miles de pequeñas fugas suman millones de litros de agua perdidos. Deposit Photos

Usando inteligencia artificial y aprendizaje automático, es capaz no solo de «ver» el agua desde el espacio, sino también de distinguir entre agua potable, alcantarillado y agua subterránea. Luego alerta a la compañía de agua para que pueda encontrar y reparar la fuga.

Asterra desarrolló la tecnología en la búsqueda de agua subterránea en Marte y otros planetas. Lauren Guy, la geofísica y empresaria que dirigió el equipo de investigación, reconoció rápidamente que si podía funcionar tan lejos, podría ser aún más efectivo aquí en la Tierra.

La escala del problema aquí en la Tierra es inmensa. España pierde el 28 por ciento de toda su agua corriente por fugas. En Italia es el 37 por ciento. Malta es el 42 por ciento e Irlanda es el 47 por ciento.

«No tiene mucho sentido sacar aguas crudas del suelo, gastar dinero en tratarla y ponerla en el sistema, solo para que vuelva a filtrarse en el suelo», dijo Steve Baker, de Asterra, a NoCamels.


Las líneas azules muestran tuberías de agua. Los puntos amarillos son «puntos de interés» – donde los datos satelitales indican una fuga. Cortesía

Es Gerente de País para el Reino Unido, donde Inglaterra acaba de tener su verano más caluroso desde que comenzaron los registros en 1884. También registró la temperatura más alta de su historia – 40C/104F – y, en algunas partes del país, la precipitación de verano más baja de la historia.

“Cuantas más fugas podamos evitar, mejor para el medio ambiente, para las compañías de agua y para los clientes. Eso es lo que estamos tratando de ayudarlos a hacer”, dice.

Asterra actualmente está encontrando fugas día tras día en los 65 países donde opera. Dice que ninguna otra compañía ha sido capaz de superar los desafíos prácticos de detectar fugas de agua desde el espacio.

“Usamos tecnología de radar montada en un satélite que nos permite penetrar en la superficie de la Tierra”, dijo Baker, un ingeniero civil colegiado con más de 25 años de experiencia trabajando para empresas de agua, consultores y contratistas.

“Y hemos desarrollado algoritmos que luego buscan la firma del agua potable (segura para beber) mezclada con tierra. Básicamente estamos buscando agua potable donde no debería estar – afuera de la tubería en lugar de dentro de la tubería”.


Tierra reseca. La sequía seca el suelo y provoca más roturas en las tuberías de agua.
Deposit Photos

Hubo dos obstáculos principales que superar en el desarrollo de la tecnología. El primero fue filtrar todo el ruido de otros satélites de telecomunicaciones en longitudes de onda similares que interfieren con la señal. El segundo fue hacer coincidir las imágenes del espacio con la realidad de abajo.

“Es enormemente complicado porque tenemos una Tierra redonda y la mapeamos en una hoja de papel plana o en una pantalla plana. Tratar de traducir uno al otro es un desafío”, dice Baker.

Asterra, antes conocida como Utilis, se fundó en 2013 en Kfar Saba, en el centro de Israel, y su programa de detección de fugas se lanzó comercialmente en 2016 como SaaS – software como servicio – lo que significa que los usuarios pagan una suscripción.

La tecnología de radar patentada ve a través del asfalto, el hormigón y el suelo hasta una profundidad de unos tres metros. Los datos satelitales reducen el área de búsqueda, de modo que los técnicos en el terreno pueden encontrar y reparar tres veces más fugas que sin ellos.

“Salen y usan técnicas como rayos X para identificar exactamente dónde está la fuga y luego repararla”, dice.

La tecnología de Asterra, que se utiliza en la mayor parte del Reino Unido, ha ahorrado 83 millones de litros de agua todos los días, ayudándolo a lograr un objetivo de pérdida de agua de solo el 15 por ciento. Algunas filtraciones han pasado desapercibidas durante años.


Las fugas a nivel del suelo se reparan rápidamente, pero las fugas subterráneas pueden pasar desapercibidas durante años. Deposit Photos

“Sin nuestra tecnología, es posible que sepa que tiene una fuga en algún lugar, pero no sabe dónde encender la máquina de rayos X que le dirá exactamente dónde está”, dice Baker.

Es un ciclo interminable. La aplicación de una «curita» resuelve un problema, pero aumenta la presión en otros lugares, lo que genera más fugas.

Una alternativa sería reemplazar toda la red de tuberías, lo que sería poco práctico e increíblemente costoso, especialmente en ciudades superpobladas como Londres. Tiene miles de millas de tuberías, muchas de ellas con más de 100 años de antigüedad, pero un reemplazo general lo detendría por completo. Otra sería no hacer nada y ver cómo el problema se sale de control.

La solución de Asterra es proporcionar a las empresas de agua los datos que necesitan para localizar fugas ocultas.

Las condiciones de sequía, como las experimentadas en toda Europa este verano, empeoran las cosas, y no solo porque la gente se duche más, riegue más sus jardines y, en general, consuma más.

La falta de agua en realidad provoca más fugas. El suelo se mueve cuando se seca y se mueve de nuevo cuando vuelve a humedecerse, empujando y halando de las tuberías hasta el punto de ruptura. Es como el ciclo de congelación y descongelación en invierno que también provoca fugas.

La tecnología que Asterra ha desarrollado para fugas se puede utilizar para prevenir desastres como deslizamientos de tierra y roturas de presas.

Los desmontes y terraplenes que normalmente se utilizan para proporcionar una ruta plana para los ferrocarriles pueden humedecerse demasiado si no se drenan adecuadamente, lo que provoca deslizamientos de tierra que podrían descarrilar un tren o bloquear la vía con consecuencias catastróficas.

Asterra ha adaptado su tecnología para medir el contenido de humedad desde el espacio y advertir sobre posibles peligros.

Del mismo modo, las corporaciones mineras construyen enormes presas para contener los «relaves» – o desechos – de sus excavaciones, pero siempre existe el peligro de que se rompan. Asterra también está trabajando actualmente en una solución para eso.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: NoCamels
https://nocamels.com/2022/10/satellites-spot-leaking-water-pipes-from-way-above-earth/