Cáncer: un nuevo tratamiento recubre a los tumores con bacterias

NeoTX, cuyo equipo incluye varios premios Nobel, prueba su método de lucha para provocar el ataque efectivo del sistema inmunitario.


Cáncer: un nuevo tratamiento recubre a los tumores con bacterias. Imagen: WikiImages/Pixabay
Por Brian Blum

El único problema es que solo funciona en alrededor del 20 por ciento de los pacientes con tumores sólidos. Y la razón es sencilla pero aún representa un obstáculo desconcertante para los investigadores del cáncer: los tumores no son una infección proveniente del exterior sino un mal funcionamiento interno de las propias células del cuerpo que comienzan a replicarse fuera de control.

“El cáncer se parece a nosotros. Para el sistema inmunitario es difícil de identificar. A diferencia del cáncer, nuestros cuerpos están finamente ajustados para atacar las bacterias, que tienen mil millones de años. Nuestro sistema inmunológico ha tenido mucho tiempo para descubrir cómo neutralizar de manera efectiva las infecciones bacterianas y es por ello que uno no se levanta por la mañana con un resfriado y piensa que se va a morir”, indicó explica el doctor Asher Nathan, director ejecutivo de NeoTX, una startup de Rehovot que desarrolla una forma novedosa de eliminar tumores cubriéndolos con bacterias.

La enfermedad es una historia muy diferente. “En comparación con las bacterias los tumores cancerosos son como el chico nuevo de la calle”, explicó el especialista.

NeoTX no es la primera incursión de Nathan en la tecnología médica; después de emigrar a Israel desde EEUU hace 40 años, fundó IntelliGene y EvoRX, dos compañías de biotecnología formadas en torno a sistemas que él inventó.

Para NeoTX, Nathan identificó y autorizó un fármaco desarrollado por la empresa sueca Active Biotech llamado naptumomab estafenatox (NAP), que se compone de dos proteínas: un “superantígeno” modificado de forma genética y un anticuerpo que se adhiere a un tumor a través de una molécula llamada 5T4 que se encuentra principalmente en los tumores.

El “superantígeno” es un derivado bacteriano que provoca una fuerte respuesta inmune antibacteriana. Por ello, NeoTX llama a su tecnología “superantígeno dirigido a tumores” o TTS.

Una vez que el anticuerpo 5T4 de NAP se adhiere a un tumor, el superantígeno “reprograma” el sistema inmunitario para generar una respuesta antibacteriana contra la bacteria y el tumor.

“El concepto detrás de este fármaco es cubrir el tumor con una molécula bacteriana para que el sistema inmunitario entre en Defcon 1  y ataque el tumor como si fuera una bacteria”, dijo Nathan.

El arma secreta

Una vez que el sistema inmunitario sabe qué buscar, envía el arma secreta del cuerpo: las células T asesinas. Estas identifican los tumores recubiertos de bacterias y luego comienzan a crear un ejército de células preparadas para atacar cualquier superantígeno que encuentren.

Nathan dijo que en el video (en inglés) que sigue se puede ver cómo funcionan las células T: “estas van a tientas como un robot ciego y después de golpear a un superantígeno, perforan un agujero en la célula y luego insertan una molécula que hace que la célula explote”.

“Es un buen equilibrio. Al combatir una infección bacteriana, el cuerpo puede volverse loco. Puedes haber fiebre alta que agote el sistema inmunológico… Así es como las bacterias continúan luchando. Modificamos genéticamente nuestro superantígeno para que sea más seguro. Esto no genera una respuesta tan fuerte, pero aun así crea una reacción inmunológica muy poderosa”, reveló el experto.

Dirigirse a las bacterias es inteligente por otra razón: parte de la forma en que los tumores logran evadir las defensas del cuerpo es mediante la liberación de sustancias químicas que debilitan la respuesta inmunitaria.

“Cualquier cosa que hagamos cerca del tumor se vuelve problemática pero con NAP, las células T que matan tumores se crean lejos del sitio del tumor inmunodeprimido. Solo entonces comienzan su viaje para buscar y destruir los tumores”, manifestó Nathan.

Además, cuando el sistema inmunitario encuentra un superantígeno unido a un tumor, modifica el microambiente supresor alrededor de este para que las defensas naturales del cuerpo puedan destruirlo mejor.

“Esto crea una respuesta inmune natural, holística y profunda”, afirmó el científico.

Reiniciar el sistema inmunológico

Sin embargo, lo mejor puede estar por venir.

“Cuando probamos este fármaco en animales, descubrimos que incluso cuando se intenta reintroducir el cáncer en, por ejemplo, un ratón que ha sido curado con la tecnología, este no regresa. Ninguno de los ratones que fueron ‘reexpuestos’  volvió a tener cáncer. Al menos en estos animales, el fármaco ‘despierta’ al sistema inmunológico y no necesitamos más medicamentos”, destacó Nathan.

Según el CEO de NeoTX, esto es comparable con la función de reinicio de una computadora: “El fármaco reinicia el sistema inmunitario para que pueda hacer lo que tiene que hacer de forma nativa, esto es eliminar el entorno supresivo y matar tantas células tumorales como sea posible. Entonces, las células T pueden perseguir más objetivos”.

El enfoque de recubrimiento bacteriano de NeoTX se encuentra actualmente en un ensayo de fase I en Israel y, en base a resultados alentadores, ha comenzado un ensayo de fase 2 con 30 pacientes en EEUU.

Una de las personas enfermas que tiene cáncer de pulmón de células no pequeñas había hecho metástasis en el hígado. “Esa es una sentencia de muerte, generalmente viviría hasta cuatro meses”, dijo Nathan.

Hacer clic en el link para ver el video: https://youtu.be/ntk8XsxVDi0

Pero el paciente recibió el fármaco de NeoTX hace más de una década (antes de obtener la licencia de Active Biotech). “Ella vivió durante once años y murió de otra cosa, no de su cáncer”, afirmó el doctor.

El NAP funciona particularmente bien con los inhibidores de puntos de control, otro tipo de tratamiento contra el cáncer que tiene como objetivo aplastar a estos puntos creados por el cáncer que esencialmente engañan a las células T para que piensen que es benigno.

“Es como un apretón de manos secreto en una fraternidad universitaria”, bromeó Nathan.

Si se inhibiera el apretón de manos, por así decirlo, las células T verían el tumor por lo que es, en gran medida un enemigo, y podrían atacarlo.

“La combinación de NAP con un inhibidor de puntos de control permite que nuestro fármaco elimine más células tumorales”, dijo.

Colaboración de AstraZeneca

El gigante farmacéutico AstraZeneca colabora con NeoTX en la propia tecnología de inhibidores de puntos de control.

La esperanza es que los pacientes que normalmente no responden tengan un mayor éxito en la lucha contra el cáncer.

Desarrollar y comercializar cualquier medicamento nuevo puede llevar hasta 15 años y muchos millones de dólares. Así, NeoTX ya recaudó alrededor de 80 millones de dólares.
Nathan es optimista de que si NAP pasa las pruebas de fase 2 y 3, podría llegar al mercado en 2027.

Si bien hasta ahora la tecnología se probó en tumores sólidos de cáncer de pulmón, esófago y uretra, los pacientes con cáncer de la sangre como el linfoma y la leucemia también podrían beneficiarse, en particular aquellos que son candidatos para CAR-T, un tratamiento prometedor que consiste en eliminar células T de un paciente, diseñándolas para obtener la máxima capacidad de matar en un laboratorio, y luego reinyectándolas.

CAR-T, una forma de inmunoterapia, tiende a funcionar bien para los cánceres de la sangre pero no para los tumores sólidos. Ese es otro objetivo de NeoTX: proporcionar un complemento farmacéutico que permita que CAR-T sea eficaz fuera del cáncer de sangre.

La inmunoterapia se ha vuelto un campo muy concurrido. “Si se observa todas las empresas que intentan provocar una respuesta del sistema inmunitario, probablemente haya un millar por ahí. Pero para el mecanismo específico que estamos probando, no hay nadie más”, señaló Nathan.

NeoTX no tiene escasez de mentes: Roger Kornberg, ganador del Premio Nobel de química en 2006, es el científico jefe de la empresa (así como un antiguo colaborador de Nathan en sus esfuerzos anteriores).

Michael Levitt y Arieh Warshel, que compartieron un Nobel de química en 2013, son asesores.

El doctor Marcel Rozencweig, oncólogo médico y veterano de 18 años de la compañía farmacéutica Bristol Myers Squibb, de la que fue director de oncología global, es el presidente.

Recientemente, el director de oncología clínica global de Bayer Pharmaceuticals, el doctor Scott Fields, se incorporó a NeoTX como director médico.

“Es extremadamente raro que alguien tan importante como Scott Fields deje la industria farmacéutica para trabajar en una empresa tan pequeña. Es aún más raro que venga a una compañía con sede en Israel”, le dijo Nathan a ISRAEL21c en Español.

Lamentablemente, el cáncer no va a desaparecer pronto. Según Nathan, la persona promedio desarrolla alrededor de cinco células cancerosas o precancerosas al día.

“Nuestros cuerpos son muy eficientes para matar, de modo que la mayoría de las personas no contraen un nuevo cáncer todos los días. Nuestro fármaco podría nivelar el campo de juego para que el cuerpo pueda hacer lo que debe hacer”, explicó.

Para más información, clic aquí.

Fuente: ISRAEL21c

 

Fuente: Aurora Digital
https://aurora-israel.co.il/cancer-un-nuevo-tratamiento-recubre-a-los-tumores-con-bacterias/?utm_source=Difusion+Aurora+1&utm_campaign=11a46aa7e4-EMAIL_CAMPAIGN_2022_07_23_10_16&utm_medium=email&utm_term=0_e68360b660-11a46aa7e4-84381083