La aflicción es la madre del compromiso

Durante los últimos diez años, los líderes de la Unión Europea (UE) se habían abstenido de visitar Israel y la reunión anual del Consorcio de Asociación UE-Israel no tuvo lugar, como muestra de las críticas de Bruselas a la política israelí respecto al conflicto con los palestinos.

Amarillo: la línea fronteriza según Israel. Púrpura: la línea de frontera según el Líbano Imagen: Energean (CC BY-SA 3.0 DE) vía Facebook

Por el embajador Dr. Oded Eran

La visita a Israel de la presidente de la Comisión Europea (CE) (que gestiona las operaciones diarias de la UE en todas las áreas) no refleja un cambio de enfoque hacia Israel.

El motivo inmediato de la visita es que la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, recibió un doctorado honorario de la Universidad Ben-Gurion del Negev.

Sin embargo, la razón principal es la crisis energética en Europa, que por un lado arroja críticas y sanciones a Rusia por invadir Ucrania y, por el otro, tiene dificultades para liberarse de la dependencia del petróleo y el gas ruso.

Esta dependencia se refleja en la importación anual de unos 150.000 millones de metros cúbicos de gas natural, que impulsa la economía europea.

El presidente de los Estados Unidos, Biden, ha prometido a Europa una décima parte de esta cantidad, y esto puede aumentar en los próximos años.

Israel, con los conocidos 1.000 millones de metros cúbicos en sus reservas, solo puede abastecer a Europa con unos 10.000 millones de metros cúbicos al año, en base a las decisiones gubernamentales para asegurar una cantidad suficiente para el consumo interno en las próximas décadas.

La aflicción europea es real, en tanto que tender una tubería desde los yacimientos en aguas israelíes hasta Europa no proporciona una solución práctica.

El uso de una instalación de licuefacción flotante que envíe gas a los buques cisterna es una solución inmediata y posible, y las compañías de gas en Israel y Europa pueden enfrentar este desafío.

Hasta que llegue una instalación de ese tipo, es posible aumentar las cantidades que ya fluyen (4.500 millones de metros cúbicos por año) a Egipto, donde hay instalaciones fijas de licuefacción de acuerdo con la capacidad (limitada) del gasoducto existente entre Israel y Egipto.

Solo tenía que escuchar el discurso de von der Leyen en la ceremonia de galardón para comprender que Israel y la Unión Europea tienen una historia compartida, compleja y desafiante pero rica.

Es bueno que también haya intereses comunes, siendo el principal promover la transición a la energía verde; la contribución de Israel aquí es significativa.

Mientras tanto, durante la década de congelación de las relaciones políticas con la UE, continuaba el conflicto entre Israel y el Líbano por la demarcación de la frontera marítima y las aguas económicas.

Hasta ahora, el Líbano no ha respondido a la propuesta de compromiso de EE. UU. de 2012 con respecto a la división del área de 860 kilómetros cuadrados en disputa.

Además, independientemente del conflicto con Israel, los gobiernos libaneses han llevado al país a una aguda crisis energética, evidenciada por las pocas horas de electricidad al día para los habitantes del país y el hecho de que el Líbano hasta el momento no ha producido un solo metro cúbico de gas natural.

En su aflicción, el Líbano recurrió a Egipto, Jordania y Siria en busca de gas, suministrado a través del gasoducto árabe que pasa por sus territorios.

Cuando el gas fluya a través de la tubería, el Líbano debería revisar si no está pintado de azul y blanco [los colores de la bandera israelí], ya que Israel suministra gas a Egipto y Jordania.

En su aflicción, el Líbano recurrió a Estados Unidos para reanudar la mediación con Israel en relación con la frontera marítima y, de hecho, un alto funcionario del Departamento de Estado se encuentra actualmente en la región con este fin.

Es de esperar que las dificultades económicas en el Líbano conduzcan a la voluntad de hacer compromisos justos y sensatos.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

 

Fuente: Aurora Digital
https://aurora-israel.co.il/la-afliccion-es-la-madre-del-compromiso/