Guerra cibernética Israel-Irán: la intensidad de un conflicto que no se ve

Los expertos dicen que si bien la mayoría de los ataques iraníes no han causado mayor daño, no pueden ser ignorados.

Temprano el lunes por la mañana, la página de inicio de The Jerusalem Post fue pirateada para presentar una imagen de la instalación nuclear de Dimona en el sur de Israel, que estaba siendo atacada por un misil.

La imagen iba acompañada de texto en inglés y hebreo, que decía: «Estamos cerca de ti donde tú no pienses en ello». El sitio web y la cuenta de Twitter del periódico hermano de The Post, Maariv, fueron hackeados con la misma imagen. Ambos sitios fueron restaurados rápidamente.

Captura de pantalla del ciberataque al Jerusalem Post.
(Ynet)

Los sitios en cuestión fueron atacados en el segundo aniversario del asesinato del general iraní Qasem Soleimani, quien fue asesinado en Irak mediante un ataque con aviones estadounidenses no tripulados. Soleimani era el comandante de la Fuerza Quds, un grupo terrorista que actúa como el brazo de operaciones extranjeras de la Guardia Revolucionaria de Irán.

Una serie de ataques contra Israel vinculados a Irán han sido noticia en los últimos meses. En octubre, un grupo de hackers iraníes conocido como Black Shadow irrumpió en los servidores de la empresa israelí de alojamiento de Internet Cyberserve, lo que resultó en que varios sitios web populares fueran eliminados temporalmente. El mismo grupo también robó información de la firma de seguros israelí Shirbit en diciembre de 2020, que luego se vendió en la deep web, luego de que la compañía se negara a pagar un rescate.

Itay Levy, cofundador y director de tecnología de Kernelios, un centro de capacitación de comando cibernético con sede en Israel que ofrece cursos y calificaciones en una variedad de campos relacionados con la ciberseguridad, cree que Israel está a la vanguardia cuando se trata de combatir los ataques cibernéticos.

Información de la firma de seguros israelí Shirbit.
(Ynet)

«En Israel, la situación es bastante buena, pero en todo el mundo el problema es más grave porque hay muchas empresas que ni siquiera tienen el conocimiento para poder entender lo que necesitan para proteger sus entornos», señaló Levy.

Kernelios anunció recientemente que la plataforma en la nube ayudará a capacitar a expertos en Argentina, Colombia, Brasil, Chile y Panamá.

El objetivo de ataques como el que derribó los sitios web del Jerusalem Post y Maariv, dijo Levy, es desmoralizar a los israelíes y desacreditar la afirmación de Israel de ser una superpotencia cibernética.

«Los iraníes quieren mostrarle al mundo que Israel no es una ‘cibernación’ como proclamaser», dijo. «Quieren mostrar a los ciudadanos [israelíes] que sus datos no están tan seguros como les gusta pensar», añadió.

 Guerra cibernética Israel-Irán.
(Shutterstock)

El profesor Isaac Ben-Israel, un general de división retirado de las Fuerzas de Defensa de Israel y director del Centro Interdisciplinario de Investigación Cibernética de la Universidad de Tel Aviv, dice que la idea de que hay una guerra cibernética entre los gobiernos de Israel e Irán es «muy exagerada».

Sin embargo, esto no significa que tales ataques cibernéticos puedan ser ignorados, señaló. Los ataques cibernéticos no han sido muy exitosos o dañinos debido a las medidas que Israel ha tomado para prevenirlos, dijo Ben-Israel. «Debemos seguir haciendo lo que estamos haciendo para evitar el éxito de estos ataques», dijo, y agregó: «Hay muchos intentos».

Ben-Israel agregó que, en la mayoría de los casos, los sitios web que pueden ser pirateados también pueden protegerse fácilmente, pero a veces los propietarios de dichos sitios web ignoran la necesidad de tomar precauciones porque no se sienten amenazados. Otras medidas importantes incluyen tener una copia de seguridad de la información para restaurar rápidamente el sitio web pirateado.

Profesor Isaac Ben-Israel.
(Emet OEM Solutions)

La ciberguerra más grave, sin embargo, no está teniendo lugar en la esfera civil. Se han hecho varios intentos en los últimos años para interrumpir la infraestructura crítica de Israel, aunque estos ataques generalmente no fueron ampliamente publicitados, señaló Levy.

Por ejemplo, dijo, «la electricidad se cortó y también las compañías celulares dejaron de funcionar durante varias horas e incluso días. También hubo algunas compañías de agua que fueron atacadas. El gobierno iraní está tratando de llegar a la infraestructura crítica de Israel para interrumpir los servicios diarios».

Ben-Israel está de acuerdo en que los ataques cibernéticos «pueden ser graves», citando la ofensiva contra el suministro de agua de Israel, incluido un ataque en abril de 2020, en el que piratas informáticos iraníes buscaron paralizar las computadoras que controlaban el flujo de agua y el tratamiento de aguas residuales para dos distritos rurales en Israel, lo que permitió aumentar la cantidad de cloro en el suministro de agua a niveles peligrosamente altos.

El ataque fue contrarrestado antes de que se pudiera causar ningún daño grave. Tres meses después, otro ataque emanado de Irán tuvo como objetivo bombas de agua agrícolas en la Alta Galilea y otro golpeó infraestructura en el centro del país.

La seguridad cibernética de Israel es puesta a prueba por Irán.
(Shutterstock)

Israel, por su parte, también ha hecho uso de su tecnología y experiencia de vanguardia en un intento de alterar el programa nuclear de Irán, con supuestos ataques cibernéticos que causan interrupciones en el funcionamiento de las centrifugadoras, daños a los sistemas eléctricos en algunas instalaciones nucleares y explosiones.

Sin embargo, Levy no cree que Irán represente una amenaza muy seria para Israel, que dice que es más seguro que otras naciones.

«Israel en su conjunto es consciente del riesgo de un ataque cibernético», dijo. «Pero si estás decidido como nación a hacer daño puedes hacerlo. No preveo que puedan cerrar todo el país, pero incluso si un ataque iraní tuviera éxito solo por unas pocas horas, entonces haría algo de daño».

Ben-Israel agrega que Irán no es una amenaza debido a su sofisticación: la mayoría de sus ataques equivalen más a acoso que a daño, sino porque está motivado. Israel es un objetivo porque «no les gustamos», dijo.

Además, Ben-Israel señala que las nuevas amenazas cibernéticas siempre están a la vuelta de la esquina. Cambian muy rápido porque «todos los días hay un tipo sabio con una nueva idea». Y esas ideas pueden convertirse en una amenaza en sólo cuatro o cinco meses, dice.

 

Fuente: Ynet Español
https://www.ynetespanol.com/tendencias/ciencia-y-tecnologia/article/s1odzwdnk