Recorra la “antigua casa del rey David”, la ciudad bíblica de Siclag del siglo X AEC

Un extenso campamento en la cima de una colina entre Hebrón y Ascalón que se remonta a la antigüedad mira hacia los bosques, las tierras de cultivo fértiles y los florecidos campos de flores silvestres

Por Aviva y Shmuel Bar-Am

La ciudad bíblica de Siclag se remonta al siglo XII AEC (Shmuel Bar-Am)

Mientras inspeccionaba el valle de Elah en 2007, el arqueólogo Saar Ganor miró a su alrededor y vio algo extraño que sobresalía del suelo. Tras una revisión más detenida, se preguntó si podría ser parte de una ciudad antigua. Su suposición era correcta, y las excavaciones resultantes realizadas por Yosef Garfinkel de la Universidad Hebrea y Ganor, arqueólogo del distrito de Ascalón en la Autoridad de Antigüedades de Israel, revelaron lo que parecía ser una ciudad de Judea.

Ubicada en la frontera sur de Judá, y con dos puertas notables, el sitio – ahora conocido como la Fortaleza Qeiyafa – era muy posiblemente el Shaaraim («Dos Puertas») mencionado en la Biblia, que se remonta al siglo X AEC cuando reinaba David.

Durante años, Ganor tuvo la esperanza de encontrarse algún día con otro asentamiento de la época de David. Y en 2013, mientras caminaba a grandes zancadas a lo largo de una colina mientras participaba en un importante estudio de los 1,000 acres entre Kiryat Gat y Beit Guvrin, un trozo de arcilla le llamó la atención. Emocionado, se lo mostró a Garfinkel. Para su deleite, pertenecía exactamente a la misma época que Qeiyafa. Una ventaja adicional: la colina, cuando se excavó, también reveló hallazgos de un pueblo filisteo mencionado en la Biblia hebrea.

Ganor y Garfinkel excavaron la colina en 2015, junto con representantes de la Universidad Macquarie de Sídney. Debido a la diferencia hemisférica de estaciones, las excavaciones se llevaron a cabo en el invierno israelí. Terminaron, al menos temporalmente, con el inicio de la pandemia de coronavirus.

La Biblia dice en el libro de Samuel I que cuando David escuchó que el rey Saúl lo quería muerto, huyó a la ciudad filistea de Gat (I Samuel 21:10). Le pidió a Aquis, rey de Gat, que le asignara un lugar para que él, su grupo de hombres y toda su familia vivieran. «Así que en ese día Aquis le dio Siclag, y ha pertenecido a los reyes de Judá desde entonces», dice el versículo, unos capítulos después.

Diferentes expertos han identificado más de una docena de posibles ubicaciones para la ciudad de Siclag. Aun así, Ganor y Garfinkel están convencidos de que el sitio recién excavado, una colina a 200 metros (656 pies) sobre el nivel del mar, es el Siclag bíblico debido a su ubicación dentro de los límites de la antigua Gat. Los dos han encontrado una gran cantidad de evidencia arqueológica de la ciudad filistea del siglo XII que se extiende hasta el siglo X (AEC) – la época de David. También encaja a la perfección con el relato bíblico, porque en ese relato, la tribu de Amalek “atacó Siclag y lo quemó”.

David estaba ausente en ese momento. Cuando regresó, encontró a Siclag destruido por el fuego – y las excavaciones en el sitio revelaron los restos de un incendio devastador.

En el sitio de la excavación de Siclag con Saar Ganor. (Shmuel Bar-Am)

Ganor tuvo la amabilidad de darnos un recorrido por el sitio bíblico. Parados, con él, en la cima de Siclag, donde los filisteos construyeron sus hogares, queda muy claro por qué eligieron este lugar en particular.

Mucho más abajo, el valle de Laquis está inundado de campos fértiles y, en temporada, adornado con almendros en flor. También está claramente a la vista un camino desde Ascalón a Hebrón y Jerusalén, inquietantemente similar al camino que los antiguos habrían recorrido. Y aunque no es visible desde aquí, se puede acceder fácilmente a una excelente fuente de agua.

Un bosque debajo de lo que probablemente sea la ciudad bíblica de Siglag. (Shmuel Bar-Am)

¿Cómo llegaron aquí y por qué vinieron? Algo extraño sucedió en el siglo XII AEC que causó migraciones masivas, explicó Ganor, y estas incluyeron el traslado de los filisteos a Canaán. Desafortunadamente, con la excepción de la Biblia, casi no hay fuentes escritas desde el siglo XII hasta el X. Por lo tanto, no se sabe si las sequías, los tsunamis, las plagas o alguna otra catástrofe explican la caída de todos los grandes imperios del antiguo Oriente y el traslado de diferentes pueblos hacia y desde Canaán. Pero traslados hubo.

Aproximadamente al mismo tiempo que los filisteos emigraron a Canaán, también lo hizo un grupo de nómadas que se cree que fue la entidad llamada Israel que se menciona en la Estela de Mernenptah. Escrito después de la conquista egipcia de Canaán en 1208 AEC, dice: “Canaán está cautiva con todo el dolor. Ascalón es conquistada, Gézer capturada, Yanoam pasa a ser inexistente; Israel está devastado, sin semilla”. Sin embargo, los cananeos y los filisteos continuaron poblando las aldeas por toda la tierra e Israel continuó prosperando.

Cada nuevo grupo que llegó a la ciudad bíblica de Siclag construyó su infraestructura sobre lo que dejaron los habitantes anteriores. (Shmuel Bar-Am)

El nombre Siclag, repetido más de una docena de veces en la Biblia, no es ni hebreo ni cananeo. Más bien, es indoeuropeo – el idioma de los filisteos en ese momento. Y dado que los filisteos conservaron los nombres cananeos de las ciudades donde se asentaron (como Asdod, Ascalón y Gaza), Siclag probablemente era un territorio inexplorado cuando echaron raíces. Construyeron para durar, utilizando enormes rocas que pesaban hasta dos toneladas. Y cuando se mudaron, otros cananeos bajo el gobierno de los filisteos llegaron y construyeron sus casas justo encima del asentamiento original.

Es casi seguro que Siclag limitaba con Judá, por lo que era el refugio lógico para un fugitivo como David a fines del siglo XI AEC. Nadie sabe, por supuesto, si Siclag era un pueblo fantasma cuando Aquis se lo ofreció a David, o si había filisteos residiendo allí. David habría estado encantado con el sitio, con su gran fuente de agua y abundantes campos fértiles.

Anémonas en el bosque debajo de lo que probablemente sea la ciudad bíblica de Siclag. (Shmuel Bar-Am)

Después de la destrucción de Siclag, David permaneció en el lugar durante dos días – hasta que llegaron mensajeros para decirle que el rey Saúl había muerto en la batalla con los filisteos. Luego, según la Biblia, después de un período adecuado de duelo (y la composición de una poesía maravillosa), David dejó Siclag y se dirigió a Hebrón para su coronación. Por eso Ganor afirma que es en Siclag donde nació el reino de David.

A pesar de medio metro (1,6 pies) de destrucción causada por el fuego, las excavaciones arrojaron muchos hallazgos interesantes. O quizás fue por la devastación que sobrevivieron tantas reliquias, enterradas bajo los escombros. También lo hicieron los ladrillos que se usaban en la construcción, porque estaban hechos de barro seco y paja y se transformaron en piedra por el fuego. Ganor nos indicó que tocáramos algunos de estos ladrillos quemados para que podamos ver qué tan fuertes habían sido las llamas.

Los ladrillos hechos de barro y paja utilizados en la construcción de lo que probablemente sea la ciudad bíblica de Siclag se convirtieron en piedra en el devastador incendio que destruyó la ciudad y se conservaron bajo 1,6 pies de escombros. (Shmuel Bar-Am)

Las excavaciones realizadas en la cima del cerro, en el límite del sitio, descubrieron una serie de cuatro casas del siglo XI, algunas con piso de piedra. Fueron construidas una al lado de la otra con sus paredes exteriores creando una especie de cinturón. Los colonos cortaban la paja y el trigo con hoces hechas de pedernal, con dientes cortados en un lado de la hoja y conectados a pedazos de madera. Durante las excavaciones se descubrieron más de mil piezas de hojas de hoces amontonadas. Parecería que los residentes de Siclag eran muy ricos o trabajaban para un empleador adinerado. Aparentemente descendían del cerro en verano, cosechaban el trigo y devolvían sus herramientas y el producto a quien fuera el dueño de la propiedad.

Al pie de la colina donde se encuentran los restos del siglo X, los arqueólogos encontraron 70 piezas de cerámica diferentes de la época de David. Algunas fueron descubiertas intactas y las que estaban rotas fueron completamente restauradas.

Cerámica encontrada en lo que probablemente sea la ciudad bíblica de Siclag. (Cortesía de Ziklag Excavation Expedition)

Si bien la cerámica de la era filistea presenta decoraciones en espiral y de aves, cuencos en forma de campana y jarras con asas típicamente horizontales, los artefactos de Judea generalmente carecen de decoración – y las reliquias del siglo X en Siclag no fueron una excepción.

Cerámica restaurada encontrada en lo que probablemente sea la ciudad bíblica de Siclag, ahora en los laboratorios de la Autoridad de Antigüedades de Israel. (Cortesía de Ziklag Excavation Expedition)

También se descubrieron en esta parte de la colina una multitud de pepitas y otros restos orgánicos dentro de los jarrones colocados dentro de un área de almacenamiento. Cuando se examinó el carbono-14 en el laboratorio portátil de la excavación, se encontró que las pepitas y otros materiales databan de la época de David. Entonces sabemos qué tipo de dieta disfrutaban David y su gente: comían legumbres y platos hechos con trigo. Como los que vivimos hoy en el Medio Oriente, los israelitas del siglo X también cocinaban con aceite y disfrutaban de una jarra de vino.

Ganor nos dijo que hay diferencias significativas entre Siclag y Qeiyafa / Shaaraim, ambas ciudades de Judea, pero situadas a 20 kilómetros de distancia. Qeiyafa, dijo, es el ejemplo más antiguo que tenemos de planificación urbana. Parece como si un arquitecto examinó el lugar y construyó dos puertas y una pared de casamatas – es decir, una pared doble dividida en cámaras. A cada familia extendida, aparentemente, se le daba una parcela de tierra para construir una casa adyacente al muro. Los planes de la ciudad como este, explicó Ganor, son específicos del reino de Judea.

Una vista aérea de lo que probablemente sea la ciudad bíblica de Siclag. (Cortesía de Ziklag Excavation Expedition)

Siclag era una ciudad no fortificada que se extendía por toda la colina, con edificios muy grandes en el centro y otros más pequeños en la periferia. Aquí, no parece haber ningún diseño claro. Ambos, sin embargo, utilizan el bien más preciado de esta zona del país: la tierra fértil.

Aviva Bar-Am es la autora de siete guías de Israel en inglés.

Shmuel Bar-Am es un guía turístico autorizado que ofrece recorridos privados y personalizados en Israel para individuos, familias y grupos pequeños.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel
https://www.timesofisrael.com/tour-king-davids-onetime-home-the-10th-century-bce-biblical-city-of-ziklag/