He tomado un respiro, he secado las lágrimas que no he podido evitar y, algo más serena, empiezo a escribir el artículo...