Un experto de CSI (Investigación de la Escena del Crimen por sus siglas en inglés) ayuda a arqueólogos israelíes a encontrar a escritores de cartas de 2.600 años de antigüedad

El análisis forense de los textos encontrados en Tel Arad muestra al menos 12 autores diferentes, dando pistas sobre la alfabetización en la antigua Judá y sobre cuándo se escribieron por primera vez los libros más antiguos de la Biblia.

 Ósctraco hebreo de Arad. Foto: Michael Cordonsky, Universidad de Tel Aviv y Autoridad de Antigüedades de Israel

La población general de los antiguos israelitas al final del período del Primer Templo era de hecho bastante alfabetizada, indica un nuevo estudio publicado el miércoles en PLOS ONE. Al menos, parece que las fuerzas armadas de Judá lo fueron.

Arqueólogos consiguieron la ayuda de un ex oficial de policía forense y de expertos en inteligencia artificial para investigar cartas escritas hace más de 2.600 años por soldados del bíblico Reino de Judá, que fueron desenterradas en un remoto puesto de avanzada en el desierto del actual sur de Israel. El objetivo de la inusual investigación no era identificar a un sospechoso de un delito: utilizando una combinación de análisis de escritura tradicional y algoritmos avanzados de aprendizaje automático, los científicos buscaban dilucidar la cantidad de autores involucrados en la redacción de los documentos antiguos. El estudio es parte de un proyecto más amplio que se centra en textos del período del Primer Templo para comprender mejor el nivel de alfabetización de los antiguos israelitas. Esta vía de investigación también tiene implicaciones más amplias para los eruditos que intentan averiguar cuándo se escribieron por primera vez los primeros libros de la Biblia.

La idea es que si podemos descifrar cuántas personas estaban detrás de un cierto número de inscripciones, podemos tener una idea aproximada de cuán generalizadas estaban la lectura y la escritura en ese momento y lugar, y si había suficiente alfabetización para apoyar la compilación y transmisión de una gran obra como la historia bíblica.

Encabezado por un equipo de arqueólogos y matemáticos de la Universidad de Tel Aviv, el último estudio concluyó que al menos 12 manos diferentes participaron en la composición de 18 textos que fueron desenterrados en la década de 1960 entre las ruinas de la antigua fortaleza judía de Tel Arad. Estos jarrones entintados, también conocidos como óstracos, datan de alrededor del año 600 AEC, pocos años antes de que los babilonios invadieran Judá y destruyeran Jerusalén junto con el Primer Templo en 586 AEC. Las cartas tratan principalmente de solicitudes mundanas de suministros para soldados y mercenarios. Muchas de ellas estaban dirigidas a un Elyashiv, el intendente de la fortaleza y su asistente.

Los hallazgos son un paso incremental más allá de un estudio de 2016 de las mismas inscripciones, que utilizó solo algoritmos para estudiar la escritura a mano en óstracos y concluyó que al menos seis escritores participaron en su composición.

Foto: Michael Cordonsky, Universidad de Tel Aviv y la Autoridad de Antigüedades de Israel

 Ejemplos de caligrafía diferente: diferentes formas, inclinaciones, longitud relativa, ancho y puntos de intersección del eje horizontal y vertical de la letra taw. Foto: Yana Gerber; el Instituto de Arqueología, la Universidad de Tel Aviv y la Autoridad de Antigüedades de Israel

Algoritmos incrédulos

Esta vez, los investigadores combinaron el uso de nuevos algoritmos reforzados con un análisis de Yana Gerber, una ex experta forense de la Policía de Israel.

“Fue una emocionante experiencia profesional”, le dijo Gerber a Haaretz. “Sentí que el tiempo se detuvo y no había una brecha de 2.600 años entre los escritores del óstraco y nosotros”.

Gerber tuvo que aprender el alfabeto paleo-hebreo que se usó en el período del Primer Templo, pero por lo demás pudo aplicar las mismas técnicas que usó para comparar la escritura a mano durante su carrera de 27 años en el laboratorio de análisis y falsificación de documentos de Departamento de Servicios Forenses de la policía y en la Unidad de Investigaciones Criminales Internacionales.

«La escritura a mano se compone de patrones de hábitos inconscientes y la identificación de la escritura a mano se basa en el principio de que estos patrones son únicos para cada persona y no hay dos personas que escriban exactamente iguales», explica. «El análisis forense de escritura a mano rastrea las características correspondientes a individuos específicos y concluye si un solo autor o autores diferentes escribieron algún documento».

Yana Gerber Foto: Yana Gerber

El análisis compara parámetros como la apariencia general y el flujo de los textos, el estilo de escritura, la inclinación de las letras, el espacio entre trazos, la posición relativa de las letras, la alineación de las palabras y muchas características más.

La IA puede ser una herramienta útil para analizar textos antiguos, pero todavía parece que no hay sustituto para un ojo humano entrenado. Gerber identificó al menos 12 manos diferentes en la correspondencia de Arad, mientras que los algoritmos utilizados en el nuevo estudio continúan «viendo» un mínimo de cuatro a siete autores.

Esto no significa que los hallazgos estén en contradicción, enfatiza Arie Shaus, un matemático de la Universidad de Tel Aviv que es el autor principal del estudio.

Los algoritmos solo examinan unos pocos parámetros, mucho menos que los analizados por el experto humano, y están diseñados para ser estadísticamente cautelosos en su evaluación, especialmente porque hay muy pocos textos del Período del Primer Templo en los que puedan ser «entrenados» explica Shaus.

En otras palabras, la IA solo declarará que dos textos han sido escritos por personas diferentes si encuentra diferencias estadísticamente significativas en la escritura, pero puede no notar matices.

Ostraca con diferentes estilos y caligrafía, de Arad. Foto: Yana Gerber y la Autoridad de Antigüedades de Israel

“No hubo ningún caso en el que hubiera una contradicción, en el que el experto humano dijo ‘estamos hablando de los mismos escritores’ y el algoritmo dijo ‘no, estos dos textos tienen autores diferentes’”, dice Shaus. “Solo hubo situaciones en las que el experto identificó dos manos diferentes y el algoritmo permaneció incrédulo”.

Los pobres sabían leer

La gran cantidad de escritores de los 18 textos muestra que había un alto nivel de alfabetización en el Reino de Judá, dice el profesor Israel Finkelstein, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv y uno de los líderes del equipo.

No se puede decir que haya alfabetización universal en Judá, pero la lectura y la escritura deben haberse extendido también entre los estratos más bajos de la sociedad, ya que el pequeño puesto fronterizo en Arad probablemente no era un lugar privilegiado como para que los hijos de las élites sirvieran ahí, dice él. Sin embargo, los soldados de bajo rango podían escribir al intendente Elyashiv y a su asistente, un hombre llamado Nahum, quienes podían comprender y responder a los mensajes que recibían.

Los resultados adquieren un enfoque más claro en comparación con los hallazgos de otro estudio reciente del mismo equipo, que analizó inscripciones que datan de la primera mitad del siglo VIII AEC que se encuentra en el palacio de Samaria, la capital del vecino del norte de Judá, el Reino de Israel. El análisis algorítmico de 31 de estos óstracos los atribuyó a solo dos escribas diferentes, y aunque los dos grupos son de inscripciones de géneros diferentes y, por lo tanto, difíciles de comparar, los estudios destacan la progresión de la alfabetización en los aproximadamente 150 años que separan a Samaria y los textos de Arad, señala Finkelstein.

Israel Finkelstein Foto: Universidad deTel Aviv

¿Para quién fue escrita la Biblia?

El alto nivel de alfabetización en Judá también puede ayudar indirectamente a responder la pregunta de la composición más antigua de los textos bíblicos tal como los tenemos hoy.

La mayoría de los eruditos bíblicos modernos están de acuerdo en que el texto sagrado fue redactado y editado durante siglos, posiblemente también cotejando fuentes orales y escritas más antiguas. Pero hay mucho debate sobre cuándo comenzó este proceso y si los textos bíblicos más antiguos se remontan a antes de la conquista babilónica o se escribieron solo después del exilio.

Los hallazgos de Arad apoyan la teoría respaldada por muchos estudiosos, incluido Finkelstein, de que las primeras versiones de algunos textos bíblicos, en particular los libros desde Deuteronomio a Reyes, se escribieron por primera vez al final del período del Primer Templo, probablemente durante el reinado de Josías en la segunda mitad del siglo VII AEC.

Ejemplos de restauración algorítmica de la escritura Foto: Barak Sober; el Instituto de Arqueología, la Universidad de Tel Aviv y la Autoridad de Antigüedades de Israel

“Quien haya escrito las obras bíblicas no lo hizo por nosotros, para que pudiéramos leerlas después de 2.600 años. Lo hicieron para promover los mensajes ideológicos de la época”, dice Finkelstein. “Cuando ves que la alfabetización alcanzó estos niveles, significa que las élites podrían usar el medio escrito para difundir ideas teológicas, políticas y territoriales”.       

                               Dr. Arie Shaus Foto: אוניברסיטת תא

En ese momento, se estima que la población del pequeño Reino de Judá no era más de 120.000, por lo que, si en un lugar remoto como Arad había, durante un corto período de tiempo, un mínimo de 12 autores para 18 inscripciones, significa que la alfabetización no era el dominio exclusivo de los escribas reales en Jerusalén, concluye Finkelstein.

“Había una amplia capacidad para escribir estos textos y había un público para ellos” dice. “La redacción de textos bíblicos no estaba destinada únicamente para los ojos de la aristocracia. El intendente del puesto avanzado de Tel Arad también tenía la capacidad de leerlos y apreciarlos».

 

Fuente: Haaretz
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil