10 sitios arqueológicos de Israel que quizás no conocías

¿Dónde estaban la ciudad filistea más fuerte, el pueblo cananeo más extenso, la puerta más grande y el asentamiento neolítico más amplio del mundo hallado hasta hoy?

El arqueólogo Aren Maeir de la Universidad de Bar-Ilan en Tel es-Safi (la ciudad filistea Gat) junto a descubrimientos de la Edad del Hierro (finales del siglo IX A.C. Foto: Maria Eniukhina/Tel es-Safi/Proyecto Arqueológico de Gat

Si has leído nuestro artículo sobre los 10 sitios arqueológicos más simbólicos de Israel, ha llegado el momento de presentarte una lista con los 10 lugares con emocionantes excavaciones que quizás no sabías que existían.

Lo más probable es que los nombres de las ubicaciones no sean familiares pero lo que es relevante es que proporcionan piezas importantes en el rompecabezas histórico de la extensa historia de esta tierra.

Nuestra lista fue creada con la ayuda del profesor Aren Maeir, arqueólogo de la Universidad Bar-Ilan, que dirigió excavaciones y estudios en Jerusalén (los túneles del Muro Occidental, Mamilla, Kikar Safra, Malha y más), el Valle de Beit She’an y Tel Yavne.
Maeir, destacado por su trabajo continuo en Tel es-Safi, el sitio que abre nuestra lista, señaló que estos sitios están abiertos al público y que muchos tienen caminos bien señalizados que explican lo que se ve.

En caso de que te lo preguntes, “Tel” (como en Tel Aviv) es un montículo formado a partir de los restos acumulados de viviendas humanas construidas unas encima de otras durante miles de años.

  1. Tel es-Safi

Maeir es coautor de dos volúmenes acerca de los fascinantes hallazgos de sus excavaciones en Tel es-Safi durante casi un cuarto de siglo.

En este sitio de la ciudad bíblica de Gat, hogar del gigante Goliat, los excavadores dirigidos por Maeir hallaron ruinas de antiguos asentamientos cananeos, filisteos y judíos de hace unos 6.000 años.

Los descubrimientos desenterrados incluyen un templo, la puerta de la ciudad, el sistema de asedio conocido más antiguo del mundo y la inscripción filistea descifrada más antigua. También hay un parque público con un sendero bien marcado y, según, Maeir, “una vista asombrosa de la región”.

“Esta era la ciudad filistea más grande de la zona antes de que los arameos la destruyeran en el siglo IX A.C. y uno de los sitios bíblicos más importantes”, le contó Maeir a ISRAEL21c.

2. Tel Azeka

La región bíblica de Azeka fue el escenario donde tuvo lugar la desigual pelea entre David y Goliat.

Las excavaciones realizadas en Tel Azeka desde 2012 por los profesores Oded Lipschits y Yuval Gadot (Universidad de Tel Aviv) y Manfred Oeming (Universidad de Heidelberg) revelaron monumentales ruinas de templos, palacios y sistemas de fortificación, así como raros artefactos como vasijas intactas, monedas y sellos que datan de la Edad del Bronce temprana hasta el Período Bizantino.

3. Khirbet Qeiyafa

Unos 32 kilómetros al suroeste de Jerusalén y al sur de la moderna Beit Shemesh en el límite con el Valle de Elah, se encuentra Khirbet Qeiyafa, considerada por el profesor Yosef Garfinkel,  arqueólogo de la Universidad Hebrea, como la sede del antiguo reino de Judea.

La puerta de la ciudad sur Khirbet Qeiyafa data de la Edad del Hierro y está al frente del Valle de Elah. Foto cortesía

Cerca del 20 por ciento de la ciudad antigua fue excavada entre 2007 y 2013 por Garfinkel junto a Saar Ganor, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel. Los hallazgos indican que allí se erigía una ciudad fortificada bien planificada. ¿Cuándo? Entre finales del siglo XI A.C. a principios del X A.C.

Los visitantes pueden explorar el sitio, incluidas las fortificaciones, templos y puertas desenterrados de la era del Primer Templo, y ver objetos de cerámica y metal.
Tiempo atrás, la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel actualizó un camino bien señalizado.

4. Tel Dor

Un arqueólogo voluntario sentado cerca de la celda de un ermitaño bizantino en Tel Dor – 2011. Foto: Lang Gito

Tel Dor fue el puerto más importante de la costa norte del Mediterráneo local hasta la fundación de Cesárea en aproximadamente el año 25 A.C.

Situada al sur de Haifa, Tel Dor tiene una historia documentada que comienza en la Edad del Bronce Final aunque la ciudad fue fundada en la Edad del Bronce Medio, alrededor del 2000 A.C.

Tel Dor fue gobernada por diferentes naciones hasta el final de su existencia de 3.000 años en el período cruzado.

La expedición más reciente a Tel Dor se hizo en 2003 y fue dirigida por los arqueólogos Ilan Sharon (Universidad Hebrea) y Ayelet Gilboa (Universidad de Haifa). El parque actual está siendo renovado y será accesible para turistas, incluidos aquellos con limitaciones de movilidad.

5. Tel Kabri

Tel Kabri se ubica en medio de las modernas plantaciones de aguacate de la Galilea occidental .

Esta ciudad cananea de la Edad del Bronce Medio fue excavada por los arqueólogos Assaf Yasur-Landau (Universidad de Haifa) y Eric Cline (Universidad George Washington), que hallaron un palacio bien conservado con hermosos frescos hechos en el estilo único de Minoa (antigua Creta).

Entre 2013 y 2015, los especialistas excavaron y encontraron un complejo de almacenamiento de vino de la Edad del Hierro. El análisis de los residuos en las jarras de cerámica que se encuentran allí, realizado en la Universidad de Brandeis, reveló vinos condimentados con miel, hierbas y especias, incluida la canela. Este hallazgo fue noticia mundial.

6. Tel Abel Bet Maaca

Situado en la frontera norte de Israel cerca del Parque Nacional Tel Dan, el sitio Tel Abel Bet Maaca reveló importantes hallazgos que demuestran que fue un centro de culto de los tiempos bíblicos. “Fue allí donde se descubrió algo de lo más importante de la historia de Israel: una inscripción real en arameo que menciona a un rey de la casa de David”, contó Maeir.

Entre 2013 y 2018, seis de las temporadas de excavaciones en ese lugar fueron dirigidas por Naama Yahalom-Mack y Nava Panitz-Cohen (Universidad Hebrea) junto al profesor Robert Mullins (Universidad Azusa Pacific de Los Ángeles).

En Tel Abel se encontró cerámica de la Edad del Bronce Antiguo pero los primeros restos arquitectónicos excavados hasta ahora datan de la Edad del Bronce Medio e incluyen fortificaciones, tumbas, alcantarillado, una casa con patio y numerosos sepulcros de bebés.

Los restos de la Edad del Bronce Final incluyen un tesoro de plata en un frasco.

7. Tel Hatzor

Excavaciones de Tel Hatzor. Foto cortesía de la Universidad Hebrea

“Hatzor fue la ciudad más grande de la Tierra durante la Edad del Bronce Cananea Media a Final. Durante el período israelita de la Edad del Hierro, Hatzor se convirtió en un sitio fortificado”, explicó Maeir, que añadió que en el segundo milenio antes de nuestra era allí vivieron hasta 15.000 cananeos.

Las excavaciones de 81 hectáreas en Tel Hatzor comenzaron en la década de 1950 bajo el auspicio del “astro” de la arqueología israelí, el profesor Yigael Yadin. Las investigaciones en el terreno continúan hasta el día de hoy bajo la mirada de los arqueólogos Amnon Ben-Tor y Shlomit Bechar de la Universidad Hebrea.

Las extensas ruinas arquitectónicas descubiertas allí incluyen fortificaciones israelitas, edificios administrativos y domésticos e impresionantes estructuras palaciegas y templos cananeos. También se halló una gran cantidad de pequeños objetos como tablillas cuneiformes, estatuas, efigies, joyas y armas.

 

8. Betsaida

Ruinas de una puerta de la ciudad de Betsaida. Foto: Chmee2/Wikimedia Commons

El pueblo pesquero Betsaida de la Edad del Hierro en el extremo norte del Mar de Galilea puede ser o no la Betsaida mencionada en los Evangelios como el lugar de nacimiento de los apóstoles Pedro, Andrés y Felipe (un sitio llamado El Araj también hace ese reclamo de esa fama) pero hoy es un hermoso parque privado al que se accede mediante el pago de una tarifa.

Betsaida –“casa de la caza”, en hebreo- ha sido excavada durante los últimos 25 años. El sitio arqueológico de Et-Tel cubre ocho hectáreas y su primera capa de asentamiento data del siglo X A.C. cuando este área era parte del reino arameo de Geshur. Las excavaciones revelado una estela de un dios Luna arameo, grandes palacios y la puerta de la ciudad más grande del período bíblico hallada en Israel.

9. Tel Motza

La ciudad del período neolítico descubierto cerca de Motza. Foto: Eyal Marco/IAA

En la actualidad, Motza es un atractivo suburbio al oeste de Jerusalén pero también es mencionado en la Biblia.

El sitio arqueológico de Tel Motza fue excavado ampliamente por la Autoridad de Antigüedades de Israel antes de la construcción de una sección de la carretera 1 que va de Jerusalén a Tel Aviv. Las excavaciones tuvieron lugar en 1993, 2002, 2003 2012 y 2013, lo que confirma que es el mismo Motza bíblico mencionado por primera vez en el Libro de Josué.

Motza se estableció durante la Edad del Hierro II (siglos X al VI A.C.). y a juzgar por sus decenas de silos y su par de almacenes, el sitio era un granero real que abastecía a Jerusalén.

En julio de 2019, cuando la carretera 1 comenzó a expandirse otra vez, se descubrió que Motza contenía restos de lo que podría ser la aldea neolítica más grande jamás encontrada.

Las excavaciones en curso dirigidas por Shua Kisilevitz y el profesor Oded Lipschits (Universidad de Tel Aviv) tienen como meta desenterrar por completo un complejo de templos de la Edad de Hierro, algo muy intrigante porque es de la misma época en que estaba en pie el Primer Templo de Jerusalén.

10. Tel Arad

Vista aérea de una fortaleza de Tel Arad. Foto cortesía de Wikimedia Commons

En el parque nacional de Tel Arad en el norte del desierto del Néguev, los arqueólogos desenterraron una fortaleza de Judea de la Edad del Hierro. Allí descubrieron un templo, una gran instalación de agua y una ciudad cananea bien planificada de la Edad del Bronce.

El asentamiento cananeo de Arad estaba rodeado por una muralla gruesa y alta con puertas y torres que sobresalían de ella. Allí se hallaron ruinas de viviendas, un palacio, templos, fortalezas, la puerta de la ciudad y más.

Una de las casas de oración -en uso desde el siglo IX hasta el final del siglo VIII A., contemporáneo del Primer Templo en Jerusalén- fue construido de acuerdo con el plan del Tabernáculo del desierto descrito en la Biblia. En Tel Arad se encontraron fragmentos de cerámica con los nombres inscritos de las familias sacerdotales mencionadas en la Biblia.

Cerca de la muralla sur de la fortaleza se halló un archivo que contenía 17 cascajos de loza utilizados como superficies con escritos hebreo antiguo.​

 

Fuente: Israel 21C