En el Líbano, la explosión acentúa el sentimiento anti-Hezbollah

El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah.

Análisis. La organización terrorista ya no es vista como un «movimiento de resistencia», sino como un partido más del establishment que domina la vida política del país, y por lo tanto es responsable de la dura situación política, económica y social que atraviesa el Líbano.

En Beirut, días después de la fatídica explosión del 4 de agosto, grupos de manifestantes iracundos levantaron unas horcas ficticias con siluetas de cartón representando a los principales dirigentes, con la soga al cuello, incluyendo al jefe de Hezbollah, otrora considerado un intocable.

Esta escena inédita derribó un viejo tabú y estuvo seguida por la incriminación, por parte de un tribunal internacional, de un miembro de Hezbollah en el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, hace quince años. Un nuevo golpe para el movimiento terrorista aliado de Irán y del régimen sirio.

«En las horas que siguieron a la explosión, muchos acusaron a Hezbollah», afirma Fares al Halabi, un organizador de las manifestaciones masivas antigubernamentales del pasado octubre.

Una imagen del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, con una soga al cuello en una manifestación realizada en Beirut.

Muchos libaneses vieron en esta explosión, que devastó zonas enteras de la capital y mató a al menos 181 personas, una prueba flagrante de que la corrupción mata, y responsabilizaron a sus dirigentes de la tragedia.

Un sentimiento de rabia que se hizo patente en las redes sociales, como lo mostraba una imagen de la enorme humareda provocada por la explosión, en forma de hongo, coronada con un turbante negro con la mención «Sabemos que fuiste tú», en alusión al jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah.

Numerosos libaneses consideran que la responsabilidad de lo sucedido debe recaer en todos los partidos en el poder, y sobre todo en Hezbollah, que domina la vida política.

Algunos acusan al movimiento chiita de haber querido guardar la enorme cantidad de nitrato de amonio que causó la catástrofe, y que estaba almacenada en el puerto, para utilizarla en la guerra de Siria, donde apoya al régimen. Un proyecto que Hezbollah negó tajantemente.

Un helicóptero ayuda a apagar el fuego tras la tremenda explosión en el puerto de Beirut.

Caen los tabúes

La tragedia ocurrió en medio de un Líbano sumido en una grave crisis política, económica y social, y acentuó el rechazo de la calle hacia la clase dirigente y hacia Hezbollah, que además está en el punto de mira de la justicia internacional.

El martes, el Tribunal Especial para el Líbano (TSL), con sede en La Haya, declaró culpable a un presunto miembro del partido, Salim Ayash, en el atentado que mató en 2005 a Rafic Hariri.

La investigación no estableció ningún vínculo directo con los dirigentes de Hezbollah o con el régimen sirio, pero reconoció el carácter «político» del crimen. Tras ello, la etiqueta «Hezbollah terrorista» no tardó en extenderse por la red libanesa.

La popularidad del movimiento ya fue sometida a una dura prueba el pasado otoño, en el marco de un movimiento de protesta.

Rafic Hariri, ex primer ministro del Líbano asesinado en Beirut en 2005.

El nombre de Hassan Nasrallah figuró en el aquel entonces, si bien tímidamente, en los lemas dirigidos contra la clase política.

«Existía un acuerdo tácito entre los revolucionarios de dejar a un lado a Hezbollah y a sus armas» en un país en el que el desarme del movimiento dividió durante mucho tiempo a los políticos y a la calle, según Halabi.

Pero el tabú se rompió cuando la formación se volvió contra la «revolución», convirtiéndose en «el primer partido que atacó a la gente», explica Halabi.

Los simpatizantes del movimiento echaron abajo las tiendas que los manifestantes habían levantado en el centro de Beirut, y propinaron palizas a algunos de ellos.

Protestas antigubernamentales en el Líbano en 2019.

«Hezbollah eligió proteger un edificio que se hunde», declaró a la AFP Sami Atallah, director del Centro libanés de Estudios Políticos.

Partido «pro-establishment»

La implicación de Hezbollah en el conflicto sirio, oficialmente desde 2013, también empañó la imagen del movimiento, construida durante décadas de «resistencia» contra Israel.

Pero, al meterse en la ciénaga política libanesa, Hezbollah se expuso al riesgo de que lo consideraran responsable de los fallos del Estado, de los que la explosión del 4 de agosto es una muestra palpable.

Durante muchos años, «Hezbollah había logrado presentarse como un partido anti-establishment», recordó Naji Abou Khalil, militante del Bloque Nacional, un partido que participó en las protestas.

El líder de Hezbollah, Hassan Nasralah, negó cualquier responsabilidad en la explosión en Beirut.

Según él, Hezbollah es percibido hoy más como un «partido como cualquier otro» que como un «partido de la resistencia».

Durante mucho tiempo, Hezbollah ejerció su poder entre bambalinas, sin tener que justificarse públicamente o tener que rendir cuentas.

Pero ahora, constata que tener las riendas tiene sus ventajas, sí, pero también sus inconvenientes, apunta Fares al Halabi.

«Hezbollah es el dirigente de facto y todo lo que ocurre depende de su autoridad. Un dirigente en el cargo es todo aquel que asume la responsabilidad de cualquier consecuencia negativa» de su gestión.

 

Fuente: Ynet Español