Israel se pone del lado de Grecia en el enfrentamiento marítimo con Turquía

Jerusalén se mantuvo mayoritariamente en silencio sobre el aumento de la crisis en los últimos meses.

Por Lahav Harkov

El presidente turco, Tayyip Erdogan, habla durante una conferencia de prensa conjunta con su homólogo iraní Hassan Rouhani (no se lo ve) después de su reunión en Ankara, Turquía, el 20 de diciembre de 2018 (Foto: UMIT BEKTAS / REUTERS)

Israel expresó su apoyo a Grecia en su disputa con Turquía sobre las zonas económicas en el Mediterráneo oriental.

El Ministerio de Relaciones Exteriores emitió una rara declaración de que “Israel sigue de cerca el surgimiento de tensiones en el Mediterráneo Oriental.

«Israel expresa su total apoyo y solidaridad a Grecia en sus zonas marítimas y su derecho a delimitar su ZEE [zona económica exclusiva]», afirmó el ministerio.

Poco después de la publicación de la declaración, el embajador de Israel en Grecia, Yossi Amrani, se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Grecia, Nikos Dendias, quien luego anunció que vendría a Israel el miércoles y se reuniría con el ministro de Relaciones Exteriores, Gabi Ashkenazi.

La situación en el Mediterráneo oriental ocupará un lugar destacado en la agenda.

El mensaje se produjo mientras Turquía enviaba barcos navales al este del Mediterráneo esta semana, diciendo que están destinados a proteger una misión de investigación, inspeccionando la plataforma continental. Los barcos están en la ZEE de Grecia.

Turquía reclamó el control del área bajo los términos de un acuerdo que firmó con Libia en noviembre de 2019, dividiendo grandes franjas del mar Mediterráneo oriental entre ellos, creando fricciones entre Ankara y Atenas. La semana pasada, Grecia y Egipto firmaron su propio acuerdo, delineando sus ZEE en el Mediterráneo oriental, para consternación de Turquía.

Grecia e Israel se han convertido en aliados cercanos en los últimos años, trabajando juntos en proyectos energéticos como el oleoducto EastMed, planeado para ser el más largo del mundo, que iría desde Israel al área continental griega vía Chipre.

Turquía e Israel mantienen técnicamente relaciones diplomáticas, pero han estado tensas durante la mayor parte de la última década desde que la IHH (Fundación de Ayuda Humanitaria), una organización con vínculos con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, envió el barco Mavi Marmara para romper el bloqueo naval de las FDI en Gaza, armando a algunas de las personas a bordo. Los comandos navales de las FDI detuvieron el barco matando a nueve activistas. Erdogan es abiertamente hostil hacia Israel, apoya a Hamas y financia organizaciones anti-Israel en Jerusalén oriental.

Aunque Grecia presionó a sus aliados para que hicieran declaraciones públicas de apoyo y a pesar de que estaba claro que Israel preferiría a Grecia en esta situación, Jerusalén guardó silencio sobre el surgimiento de la crisis en los últimos meses. Si bien Grecia es un amigo, el gobierno preferiría no convertir las malas relaciones con Turquía – el décimo socio comercial más grande de Israel – en una enemistad.

Otro motivo del largo silencio fue el momento; las tensiones aumentarían entre Grecia y Turquía, pero bajarían en cuestión de días.

La crisis actual, sin embargo, parece no tener una solución rápida.

Además, el acuerdo de la ZEE Turquía-Libia significa que Ankara reclama derechos de veto sobre la construcción del oleoducto EastMed.

Gabriel Mitchell, director de Relaciones Exteriores y Miembro de Políticas de Mitvim – el Instituto Israelí de Políticas Exteriores Regionales – señaló que la declaración y la reunión Amrani-Dendias se produce cuando el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, ha buscado una mayor aclaración de la situación en el Mediterráneo oriental.

Mitchell también cuestionó la reunión de Amrani con Dendias como un «gesto diplomático, ¿o hubo un mensaje específico, ya sea de apoyo o una articulación de las limitaciones de Israel, que se compartió con Grecia?»

Advirtió que “el riesgo real aquí es que los actores se calculen mal entre sí y se produzca un accidente. Israel definitivamente no quiere que eso suceda».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil