Cuatro mujeres que revolucionaron la política de Israel

Una tenía 3 años cuando salió de su remota aldea africana con sus padres, con destino a Israel, y otra tuvo que liberarse de las restricciones de su hermético mundo judío ultraortodoxo. Una tercera tuvo que ganarse a los líderes espirituales de su comunidad, y la cuarta ha soportado una corriente de insultos y otros abusos como musulmana conservadora que lleva un pañuelo en la cabeza.

Todas estas mujeres han superado barreras desalentadoras para convertirse en miembros pioneros del parlamento de Israel, llamado la Knesset.

Treinta y tres de los 120 miembros de la Knesset son mujeres. Y aunque no es la mayor cantidad de mujeres que ha habido, el número incluye algunas novedades impresionantes: la primera miembro de la Knesset nacida en Etiopía en convertirse en ministra del gobierno, la primera legisladora y ministra judía ultraortodoxa, la primera mujer miembro de la Knesset de la comunidad religiosa drusa y la primera en llevar un hijab musulmán.

Israel es conocido por su icónica primera ministra, Golda Meir, pero Gayil Talshir, politóloga de la Universidad Hebrea de Jerusalem, dijo que Israel se ha vuelto más conservador en los últimos años. El papel central que desempeñan los partidos judíos ultraortodoxos, que no postulan mujeres para cargos electivos, ha hecho que el panorama político sea un desafío para las mujeres, dijo Talshir.

Cada una de estas cuatro mujeres recién elegidas representa un sector diferente de la sociedad israelí, y tres de ellas tuvieron que mirar más allá de los partidos que tradicionalmente representan a sus sectores, encontrando en cambio un hogar político en el partido Azul y Blanco encabezado por Benny Gantz, ahora ministro de Defensa del país y primer ministro suplente.

Aquí están sus historias:

Pnina Tamano-Shatta

Pnina Tamano-Shatta, de 39 años, que ha servido en la Knesset desde 2013, hizo historia en mayo cuando se convirtió en la primera ministra de gobierno nacida en Etiopía. Una semana después, la recién nombrada ministra de Absorción asistió a la ceremonia anual en memoria de los judíos etíopes.

“Me quedé allí mirando el monumento para los que murieron tratando de llegar a Israel y me di cuenta de que llegar a este punto, para convertirse en la primera ministra negra en Israel, es un increíble honor, no sólo para mí, sino para toda mi comunidad”, dijo Tamano-Shatta.

Pnina Tamano-Shatta.

Tenía 3 años cuando su familia dejó su pueblo en Etiopía y pasó meses ocultando su identidad judía en un campo de refugiados en el vecino Sudán. Fueron transportados en secreto a Israel en una operación militar en los años 80. Gantz, ex jefe de estado mayor del ejército, estaba entre los involucrados en la delicada misión que rescató a miles de judíos africanos varados.

“Estuvo allí en el momento más crítico de mi vida, y su conexión con la comunidad es muy significativa”, dijo Tamano-Shatta. “Ahora ha nombrado a la primera etíope como ministra”.

Tamano-Shatta se enfrentó a duras críticas por seguir a Gantz en el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu y convertirse en ministra. Pero dice que el nuevo papel le ofrece la oportunidad de abordar dos cuestiones que le son muy cercanas. Tiene una plataforma para hablar en contra de la discriminación, en particular contra la comunidad etíope de 150.000 miembros de Israel, y puede ayudar a los nuevos inmigrantes a medida que llegan a Israel.

“Sé lo que es hacer aliá”, dijo, utilizando el término hebreo para referirse a la inmigración a Israel. “Mi nuevo desafío es ser ministra de cada nuevo inmigrante que llega a este país”.

Omer Yankelevitch

Los cambios son lentos en la comunidad ultraortodoxa de Israel, que se adhiere estrictamente a la ley religiosa judía y a tradiciones de larga data, en particular en lo que respecta a las mujeres. Sin embargo, en los últimos años, un número pequeño pero creciente de mujeres de esta comunidad, conocida como Haredim, ha exigido una voz dentro de la estructura política existente.

Para Omer Yankelevitch, de 42 años, abogada y activista comunitaria, encontrar un lugar en la política ultraortodoxa era menos importante que impulsar un programa social que incluyera la lucha por los derechos de los desfavorecidos. “No me siento representante de los Haredim; ellos ya tienen algunos líderes excelentes”, dijo Yankelevitch. “Vengo con una agenda de bienestar social porque quiero ayudar a las minorías del país”.

Omer Yankelevitch.

Yankelevitch, también parte de Azul y Blanco, fue elegida para el Knesset y se convirtió en ministra de Asuntos de la Diáspora, dirigiendo la oficina que conecta a la judería mundial con Israel.

Su nuevo papel ya ha causado un gran revuelo. Recientemente, fue fotografiada reuniéndose con los alcaldes Haredim, y la imagen de una mujer reuniéndose con un grupo de hombres ultraortodoxos causó reacciones de rechazo en la comunidad. “El público Haredi es muy conservador, y no quiero que la gente piense que se les está forzando a cambiar”, dijo Yankelevitch. “Puedo entender sus críticas. Lo que temen es el cambio, y esto tiene que ser un proceso”.

Yankelevitch dijo que lo que más le ha dolido desde que entró en la política es la crítica de la población en general. “A fin de cuentas, soy una mujer de una sociedad aislada como la ultraortodoxa, y el camino que tomé para llegar aquí fue muy complejo”, dijo.

Gadeer Kamal Mreeh

Gadeer Kamal Mreeh, de 36 años, hizo historia en 2017 como la primera mujer no judía en presentar un programa de noticias israelí. Le llevó dos años más ser elegida como la primera mujer drusa en la Knesset.

“La comunidad drusa es muy conservadora y patriarcal. Por eso no hemos tenido ninguna mujer en la política hasta ahora”, dijo Mreeh. “Por otro lado, ningún partido político ha pedido nunca a una mujer drusa que se uniera a ellos. Nadie dijo queremos oír tu voz”, señaló.

A través de su corto recorrido en la política, Mreeh ya ha tenido que luchar por su lugar, primero con los líderes espirituales de la comunidad, que al principio se sentían incómodos con una mujer en una posición de influencia, y luego con Gantz, que sorprendió a los partidarios al formar un gobierno con Netanyahu. Ella dejó su partido y se fue a la oposición.

Gadeer Kamal Mreeh.

“Mi punto de ruptura fue cuando entendí que Gantz no iba a hacer lo que prometió”, dijo Mreeh, quien entró en la política con el objetivo de revocar una controvertida ley de estado-nación, una medida fuertemente respaldada por Netanyahu que resalta la identidad de Israel como país judío a expensas de grupos minoritarios como los drusos.

Cubrí las protestas contra la ley, y como periodista traté de permanecer neutral, pero realmente quería gritar y gritar ¿Qué están haciendo? Mreeh recordó. “Cuando Gantz se me acercó por primera vez, le dije que mi objetivo era arreglar la ley y lograr la igualdad para todas las minorías”.

Los drusos, que practican una antigua religión monoteísta esotérica que incorpora elementos de todas las religiones abrahámicas y varias otras filosofías, son leales al estado en el que nacen. En Israel, los hombres drusos sirven en el ejército.

Iman Khateb Yassin

Iman Khateb Yassin, de 55 años, fue elegida por su partido, el Movimiento Islámico, para presentarse a la Knesset, derrotando a varios hombres en la interna. Cuando fue elegida el año pasado, se convirtió en la primera legisladora del parlamento en llevar un velo tradicional musulmán.

“Las mujeres que llevan el Hijab no deben ser vistas con recelo, debemos ser respetadas por la forma en que nos vestimos”, dijo Yassin. “Hoy en día, en Israel, hay muchas mujeres árabes, con y sin hijab, en muchos campos diferentes, como derecho o medicina. Es natural que nosotras también nos involucremos en la política”, señaló.

Pero Yassin, trabajadora social de formación, dijo que le llevó tiempo al Movimiento Islámico darse cuenta de que necesitaba incluir a una mujer en su plataforma. “Muchas mujeres y hombres árabes conservadores y religiosos se dieron cuenta de que era el momento adecuado”, dijo.

Iman Khateb Yassin.

“Tras años de exclusión y estigmatización experimentados por las mujeres conservadoras con velo, tras años de que se nos dijera que no podemos ser incluidas en las decisiones políticas, era importante que estuviéramos representadas”, agregó.

No ha sido indoloro. Yassin dijo que se ha enfrentado a agresiones en las redes, incluyendo comentarios que le dicen “vuelve a la cocina” o que le preguntan si prefiere compartir una receta en lugar de una opinión política. Recientemente, se filtró el número de su teléfono celular personal y sufrió una corriente de llamadas telefónicas abusivas que se centraban en que era mujer y árabe en Israel.

“Siempre habrá tales voces, y es molesto, pero no hasta el punto de quedarme en casa”, dijo. “No dejaré de operar. Sé que estoy dando ejemplo a otras mujeres árabes”.

Nota original realizada por The Washington Post.

 

Fuente: Iton Gadol