Médico israelí ofrece munición contra los anti-vacunas, temiendo el daño a la lucha global contra COVID

EL MOVIMIENTO DEBE ‘SER CORTADO DE RAIZ, POR EL BIEN DE LA HUMANIDAD

Noam Tau está preocupado incluso si se desarrolla la vacuna contra el virus, EE.UU. podría no lograr la inmunidad de rebaño; su investigación busca desacreditar sus afirmaciones y muestra que el público puede confiar en la FDA sobre la seguridad de las vacunas.

Por Nathan Jeffay

Vacuna para el coronavirus. Una mano con guantes médicos sostiene una vacuna contra el fondo de la imagen del nuevo coronavirus. (iStock)

Con los opositores a las vacunas subiendo el tono contra una posible inyección contra el coronavirus, un médico israelí acaba de publicar una investigación que se espera que se convierta en un arma clave en los intentos de desacreditar las afirmaciones de los anti-vacunas.

Noam Tau, del Centro Médico Sheba, ha publicado un estudio revisado por colegas que afirma que la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) es altamente efectiva para evaluar la seguridad de las vacunas antes de su lanzamiento, y rastrear su registro de seguridad después.

Alarmado por la perspectiva de la difusión de ideas predominantemente estadounidenses «anti-vaxx (anti vacunas)», Tau se propuso dar una respuesta simple a lo que considera una pregunta clave: ¿Puede el público de los EE. UU. confiar en la FDA sobre la seguridad de las vacunas?

Descubrió que las 57 vacunas aprobadas entre 1996 y 2015 han arrojado unos 58 problemas relacionados con la seguridad, lo que, según afirma, es tranquilizador de forma contradictoria. Llegó a la conclusión de que ninguno de los problemas de seguridad causó daños significativos a la salud, lo que indica que el proceso de aprobación inicial es sólido. El hecho de que el sistema de la FDA para el monitoreo continuo de vacunas, su fuente de información, identifica los problemas de seguridad muestra que es confiable y completo, argumenta.

Tau dijo que esto debería proporcionar una ilustración simple de que las vacunas que reciben aprobación son seguras. «Sé que no influiré en los anti-vacunas dedicados, pero espero que este estudio influya en las muchas personas que están indecisas sobre vacunar a sus hijos», comentó.

Un ingeniero con un modelo plástico del coronavirus COVID-19 en el Laboratorio de Control de Calidad en las instalaciones de Sinovac Biotech en Beijing, en medio del desarrollo de la vacuna, el 29 de abril de 2020. (NICOLAS ASFOURI / AFP)

Dijo que no está particularmente preocupado por el movimiento anti-vacunas en Israel, ya que actualmente está mal, pero le preocupa que Estados Unidos no pueda lograr la inmunidad de rebaño debido a su influencia en ese país.

El Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno de EE. UU., habló de la posibilidad de que las bajas tasas de absorción de una posible vacuna COVID-19 podrían hacer que Estados Unidos no alcance la inmunidad colectiva. Comentó en la misma entrevista que «hay un sentimiento general anti-ciencia, anti-autoridad y anti-vacuna entre algunas personas en este país – un porcentaje alarmantemente grande de personas, relativamente hablando».

Noam Tau del Centro Médico Sheba (Cortesía del Sheba Medical Center)

Tau dijo que la investigación puede generar confianza pública en esta atmósfera. «Mi estudio apunta a niveles muy altos de seguridad de las vacunas, y es importante que este tipo de información clara esté disponible en este momento, si se va a construir la confianza pública en las vacunas», dijo.

Especialista en la calidad y seguridad de medicamentos y dispositivos médicos, Tau fue coautor de su trabajo con Dafna Yahav y Daniel Shepshelovich, médicos del Centro Médico Rabin y del Centro Médico Sourasky, respectivamente. Los tres investigadores también están afiliados a la Escuela de Medicina Sackler de la Universidad de Tel-Aviv.

A pesar del entusiasmo internacional por la investigación de la vacuna COVID-19, las encuestas indican que solo el 49 por ciento de los estadounidenses dicen que recibirían una vacuna de coronavirus. La encuesta, realizada por Associated Press y un instituto de investigación, descubrió que el 20% de los encuestados tenía claro que no recibirían una inyección, mientras que el 31% no estaba seguro.

La preocupación por los activistas anti-vacunas está creciendo en los Estados Unidos y en otros lugares, y el viernes, el primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, los llamó «locos». Algunos de los activistas han difundido teorías de conspiración con respecto a Bill Gates, que el multimillonario ha negado. Los temas comunes en la propaganda anti-vacunas incluyen un vínculo (refutado) entre las vacunas y el autismo, y afirman que las vacunas causan el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS por sus siglas en inglés), alergias y una variedad de otros problemas médicos.

Tau respondió preguntas para The Times of Israel justo antes de que su estudio fuera publicado en Annals of Internal Medicine (Anales de Medicina Interna).

Es sorprendente que un investigador en Israel monitoree registros de la FDA de Estados Unidos para dar una respuesta al fenómeno predominantemente estadounidense de oposición a las vacunas. ¿Por qué es importante el problema para usted?

Todos usamos Nike y usamos iPhones. Las tecnologías se difunden rápidamente, al igual que los virus, y lo mismo puede ser el caso con el movimiento anti-vacunas.

Se generalizará si no actuamos rápido. Y el movimiento anti-vacunas está comenzando a hacer huellas en otras partes del mundo y esto es algo malo que está sucediendo en un momento en que las enfermedades infecciosas están en un nivel bajo en todo el mundo. Esto debe ser cortado de raíz, por el bien de la humanidad. Si la confianza en la futura vacuna en los EE. UU. cae a un nivel bajo, otros países pueden seguir sus pasos, y la gente dirá: «Si los estadounidenses no lo hacen [vacunarse], ¿por qué deberíamos hacerlo nosotros?» Estoy preocupado por esto.

Es especialista en seguridad de productos farmacéuticos. ¿Cómo se comparan las vacunas con otros productos?

Hay menos presiones económicas – las empresas ganan menos dinero con las vacunas que con otros productos – y, en realidad, el monitoreo es mejor que en otras áreas de la medicina.

Su estudio analizó todas las vacunas aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. entre 1996 y 2015, 57 en total, y descubrió que después de la aprobación, hubo 58 problemas relacionados con la seguridad asociados con 25 vacunas. ¿No es motivo de preocupación?

No. La mayoría de los problemas de seguridad fueron muy leves y no significativos, como desmayos al recibir una vacuna, o simplemente cuando una compañía emitió una notificación para decir que la parte superior del pequeño recipiente de vidrio ha cambiado y debe tenerlo en cuenta si es alérgico al látex, solo un aviso preventivo.

En esta fotografía publicada por la Universidad de Oxford, un médico toma muestras de sangre para usar en una prueba de vacuna contra el coronavirus en Oxford, Inglaterra, el 25 de junio de 2020. (John Cairns, Universidad de Oxford a través de AP)

Una vacuna fue retirada. ¿Cuál fue el problema? ¿Y qué se aprende de esto?

Vemos que solo ha habido una vacuna que ha mostrado problemas que eran más comunes de lo que la FDA permitiría, y los problemas aún son muy raros. Una de cada 5,000 a 10,000 personas tuvo un leve efecto secundario intestinal por la vacuna RotaShield para el rotavirus. Sin embargo, se retiró del mercado, y el hecho de que se eliminó rápidamente después de la aprobación realmente apunta a la efectividad de los sistemas de monitoreo de seguridad.

¿Qué le dice a las personas que aceptan que su informe es tranquilizador con respecto a vacunas pasadas, pero dada la prisa por una vacuna COVID-19, temen niveles de seguridad más bajos?

Los estándares de seguridad son sólidos y no están comprometidos en general, y especialmente dado el alto perfil de los desarrollos actuales, seguirán siéndolo. Mi estudio muestra que el monitoreo de seguimiento, así como la aprobación inicial, es muy exhaustivo, por lo que el escrutinio continuo será implacable. Y vale la pena saber que la mayoría de las vacunas contra el coronavirus propuestas utilizan tecnologías familiares que ya sabemos que son seguras – los cambios son mínimos, aunque las nuevas vacunas se probarán con mucho cuidado.

Tiene inquietudes importantes acerca de los activistas anti-vacunas que socavan la efectividad de los programas de vacunación COVID-19. Cuentame acerca de esto.

En Israel, es probable que los niveles de vacunación para una futura vacuna COVID-19 sean altos, ya que, en general, tenemos un porcentaje muy alto de vacunación, uno de los mejores en el mundo occidental, por encima del 90%. Así que soy optimista acerca de que la población israelí acepte las vacunas cuando estén disponibles. Pero los EE. UU. son diferentes, y la pregunta es si se los considerará un país restringido para viajar, que aún requiere cuarentena a su regreso, porque los niveles de vacunación pueden ser más bajos de lo requerido para una protección generalizada contra el coronavirus. No sabemos el número necesario para la protección pública, pero para otras enfermedades es del 80% al 90%.

Las vacunas funcionan a nivel personal, para proteger a la persona que lo recibe, pero cuando se llega a un nivel lo suficientemente alto entre el público, también protege a toda la sociedad, proporcionando inmunidad colectiva y posiblemente haciendo que la enfermedad desaparezca. Si muy pocas personas reciben la vacuna, no hay inmunidad colectiva.

Un paciente sale del Centro Hospitalario Elmhurst a una ambulancia, el 7 de abril de 2020, en el distrito de Queens de Nueva York, durante el brote de coronavirus. (AP / Kathy Willens)

Y las personas deben comprender que con COVID-19, la inmunidad colectiva no ocurrirá por sí sola – en la mayoría de los países, solo entre el 1% y el 5% de la población ha sido infectada, y de todos modos no sabemos si el hecho de haber sido infectado realmente provee inmunidad duradera.

Entonces, ¿le preocupa que el movimiento anti-vacunas pueda causar que EE.UU. no logre la inmunidad colectiva, con el resultado de que cuando se reinicie el viaje internacional libre de cuarentena, se excluirá a Estados Unidos?

Sí. Creo que podría suceder, especialmente si la FDA no logra proporcionar una vacuna realmente gratuita para todos, ya que esto disminuirá el número de personas que reciben la vacuna. Incluso si son solo $ 5, esto puede tener un impacto. Habrá gente que diga [de las autoridades] que si no la ofrecen gratuitamente, entonces realmente no quiere que nos vacunemos.

La oposición a las vacunas es un fenómeno que abarca religiones y culturas, pero ¿tiene alguna idea sobre su popularidad en algunas partes de la comunidad Haredi?

El rabino Hillel Handler, un líder ortodoxo anti-vacunación, habla a través de una pantalla de proyección en un mitin contra la vacunación en Brooklyn en un salón de bodas judío, 4 de junio de 2019. (Ben Sales / JTA)

Estoy definitivamente preocupado por áreas de comunidad Haredi, principalmente en los Estados Unidos, pero también algunos en Israel, donde hay oposición a la vacunación. Da miedo, además no necesitamos más excusas para el antisemitismo. Si, dentro de un año, vemos que algunas de las áreas en EE. UU. donde hay personas que no están vacunadas tienen grandes comunidades judías, puede influir en algunas partes más radicales de la población de los EE. UU. para que digan: «Escucha, no es la enfermedad; son solo los judíos».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil