Los científicos se acercan a un examen de sangre para detectar la enfermedad de Alzheimer

Las pruebas identifican a las personas con enfermedades con una precisión del 89% al 98%, pero los científicos advierten que la nueva propuesta aún necesita más validación

Por Marilynn Marchione

En esta imagen del video proporcionado por la Universidad de Washington, el investigador Nicolas Barthelemy trabaja en una prueba de p-tau217 para la enfermedad de Alzheimer en un laboratorio en St. Louis, Missouri, el 27 de julio de 2020. (Huy Mach / Washington University, St. Louis vía AP)

AP: en varios estudios, un análisis de sangre experimental fue muy preciso para distinguir a las personas con enfermedad de Alzheimer de las que no la padecían, lo que aumentó las esperanzas de que pronto pueda haber una forma simple de ayudar a diagnosticar esta forma más común de demencia.

El desarrollo de una prueba de este tipo ha sido un objetivo largamente buscado, y los científicos advierten que la nueva propuesta aún necesita más validación y aún no está lista para un amplio uso.

Pero los resultados del martes sugieren que están en el camino correcto. La prueba identificó a personas con Alzheimer versus sin demencia u otros tipos de ella con una precisión que oscila entre 89% y 98%.

«Eso es bastante bueno. Nunca hemos visto tanta precisión en los esfuerzos anteriores», dijo Maria Carrillo, directora científica de la Asociación de Alzheimer.

El Dr. Eliezer Masliah, jefe de neurociencia del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de EE. UU., estuvo de acuerdo.

«Los datos parecen muy alentadores», dijo. La nueva prueba «parece ser aún más sensible y más confiable» que los métodos anteriores, pero debe probarse en poblaciones más grandes y más diversas, dijo.

En esta imagen del video proporcionado por la Universidad de Washington, el investigador Nicolas Barthelemy trabaja en una prueba de p-tau217 para la enfermedad de Alzheimer en un laboratorio en St. Louis, Missouri, el 27 de julio de 2020. (Huy Mach / Washington University, St. Louis vía AP)

El instituto no tuvo ningún rol en estos estudios, pero financió investigaciones básicas anteriores para el desarrollo del examen de sangre.

Los resultados se discutieron en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer realizada en línea debido a la pandemia de coronavirus. Algunos resultados también fueron publicados en el Journal of the American Medical Association (Revista de la Asociación Médica Americana).

Más de 5 millones de personas en los Estados Unidos y muchas más en todo el mundo tienen Alzheimer. Las medicinas actuales solo alivian temporalmente los síntomas y no disminuyen el deterioro mental.

La enfermedad generalmente se diagnostica a través de pruebas de memoria y habilidades de pensamiento, pero eso es muy impreciso y generalmente implica una derivación a un neurólogo. Los métodos más confiables, como las pruebas de líquido cefalorraquídeo y los escáneres cerebrales, son invasivos o costosos, por lo que un simple análisis de sangre que podría realizarse en el consultorio de un médico de familia sería un gran avance.

El año pasado, los científicos informaron resultados alentadores de análisis de sangre experimentales que miden versiones anormales de amiloide, una de las dos proteínas que se acumulan y dañan el cerebro de los pacientes de Alzheimer. El nuevo trabajo se centra en la otra proteína – tau – y encuentra que una forma llamada p-tau217 es un indicador más confiable. Varias empresas y universidades han desarrollado pruebas experimentales de p-tau217.

El Dr. Oskar Hansson, de la Universidad de Lund en Suecia, dirigió un estudio de la prueba de Eli Lilly en más de 1,400 personas que ya estaban inscritas en estudios de demencia en Suecia, Arizona y Colombia. Incluyeron personas sin discapacidad, discapacidad leve, Alzheimer y otras enfermedades neurológicas.

La prueba p-tau217 superó a una serie de otras medidas para indicar qué pacientes tenían Alzheimer según lo verificado por escáneres cerebrales. Y en precisión también fue comparable a los escáneres cerebrales y a algunas pruebas espinales.

La parte del estudio de Arizona incluyó a 81 personas que habían donado sus cerebros al morir, por lo que los investigadores pudieron demostrar que los análisis de sangre mientras estaban vivos coincidían con la evidencia de la enfermedad más adelante.

La parte del estudio en Colombia incluyó a personas con un gen raro que prácticamente los destina a desarrollar Alzheimer a una edad temprana, generalmente en sus 40 años. En aquellos con el gen, los niveles sanguíneos de p-tau217 comenzaron a aumentar «alrededor de 20 años antes de los síntomas», dijo Hansson.

Los patrocinadores del estudio incluyen los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., los grupos de salud del gobierno sueco, la Asociación de Alzheimer, muchas fundaciones y varias empresas. Algunos líderes de estudio trabajan para Lilly o consultan para la empresa.

Otros dos grupos de investigación informaron de forma independiente la evidencia de la prueba de p-tau217 en la conferencia.

Científicos de la Universidad de California en San Francisco descubrieron que ayudó a distinguir a las personas con Alzheimer de aquellas con otra enfermedad neurológica – la degeneración lobular frontotemporal – con un 96% de precisión en un estudio de 617 personas.

La Dra. Suzanne Schindler de la Universidad de Washington en San Luis, Misuri, también encontró al p-tau217 mejor que algunos otros indicadores para revelar qué pacientes tenían placas en el cerebro – el sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer.

«Cuando los pacientes acuden a mí con cambios en su memoria y pensamiento, una de las principales preguntas es, ¿Cuál es la causa? ¿Es la enfermedad de Alzheimer o es otra cosa? Dijo ella. Si la prueba tau se confirma, «nos ayudaría a diagnosticar a las personas antes y con mayor precisión».

Schindler ya ha lanzado un estudio más amplio en una población diversa en San Luis. Los investigadores han hecho lo mismo en Suecia.

Si se confirman los beneficios, Masliah, Carrillo y otros dicen que esperan que una prueba comercial esté lista para un amplio uso en aproximadamente dos años.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil