La historia de Daniel: el nuevo recluta de las FDI con discapacidad visual

Daniel Defour, que quedó ciego a la temprana edad de 15 años, se convirtió en uno de los pocos jóvenes con discapacidad visual en ser incluido en las FDI.

Por Cody Levine

El reculta Omer, Especial en Uniforme, en la base de la Fuerza Aérea Palmahim con su amiga Gil Lahana. (Foto: JNF)

Daniel Defour, que quedó ciego a la temprana edad de 15 años, se alistó el jueves a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) como voluntario luego de una apelación al primer ministro Benjamin Netanyahu, cumpliendo un sueño que tuvo desde su juventud, como lo destacó Especial en Uniforme, un programa revolucionario para jóvenes israelíes con discapacidad.

El jueves, Defour fue incluido oficialmente en las FDI en lo que alguna vez se consideró un paso tremendamente difícil, brindando esperanza a otros jóvenes ciegos que buscan el servicio militar como un importante rito de iniciación israelí.

En consecuencia, hasta ahora ha habido pocos precedentes históricos para permitir que jóvenes con discapacidad visual y ciegos sirvan en las FDI, que generalmente se consideran motivos para una exención del servicio militar en Israel.

Defour, un residente de Tel Aviv, nació prematuramente hace 22 años y pesó apenas una libra (0,45 kg) al nacer, pasando sus primeros meses de vida en la Unidad de Cuidados Intensivos. Luego fue diagnosticado con retinopatía del prematuro (ROP por sus siglas en inglés), también conocido como síndrome de Terry, una enfermedad ocular que afecta a los bebés prematuros durante los cuidados intensivos neonatales y la terapia de oxígeno para facilitar el desarrollo pulmonar.

A los 13 años, una semana después de su bar mitzvá, la enfermedad regresó, lo que obligó a Defour a someterse a siete cirugías oculares en un intento por salvar su visión. A los 15 años, Defour se despertó una mañana sin visión, dejándolo completamente ciego.

«No sabía qué hacer. Quería gritar de miedo; estaba seguro de que mi vida había terminado», dijo Daniel.

«Estaba destrozado y quería enterrarme», agregó.

Estando a la altura del desafío de vivir con ceguera, Defour se inscribió en un programa en el Instituto para Ciegos de Jerusalén, aprendiendo habilidades esenciales de lectura y adaptándose con sus otros cuatro sentidos.

“Muchas veces tuve la tentación de tirar la toalla y rendirme, pero luego recordaba que no podía rendirme porque me colocaron en este mundo con un objetivo y un propósito que es solo mío, y estaba decidido a lograrlo.»

Creciendo con una obsesión por los autos, Defour escribió una carta a Netanyahu a la edad de 17 años describiendo su pasión por los vehículos automotores y pidiéndole un paseo de cinco minutos con él en su limusina blindada. Para su sorpresa, Netanyahu leyó personalmente su carta y le envió una invitación para visitar el parlamento y dar un paseo. El viaje de cinco minutos se convirtió en una reunión de dos horas y media de duración entre los dos, en la que Netanyahu le preguntó al Defour sobre sus esperanzas y sueños.

«Señor Primer ministro», respondió Daniel apasionadamente, «mi mayor deseo de todos es unirme a las FDI y servir a mi país».

Esa crucial reunión llevó a la Oficina del Primer Ministro a contactar a Especial en Uniforme para recomendar oficialmente a Defour para el programa.

Especial en Uniforme es un programa diseñado para que jóvenes israelíes con diversas discapacidades físicas y mentales leves puedan completar su servicio militar, al tiempo que ofrece capacitación y habilidades que les permiten integrarse plenamente en la sociedad israelí y la fuerza laboral después de completar su servicio. El programa también tiene como objetivo derribar las barreras sociales y alentar la aceptación de la diversidad social entre la población israelí.

Después de completar el programa, los jóvenes graduados reciben su identificación militar y son ubicados en bases en todo el país para realizar trabajos importantes mientras desarrollan su confianza en sí mismos al participar en el rito de iniciación  israelí de hacer el servicio militar.

Desde que se implementó el programa, cientos de jóvenes israelíes han participado y se han integrado con éxito en el marco y el servicio de las FDI. En los últimos años, el programa se ha expandido a más de 500 participantes, y luego sirvió en 35 bases militares en todo Israel.

Los líderes del programa esperan ampliar la inscripción a 1,000 participantes para 2023. Defour, que completó el programa, ahora es un soldado consumado e integrado en las FDI, a pesar de su discapacidad.

«Estoy muy feliz de servir a mi país», expresa Defour emocionado, «y sé que lo haré bien. Estoy muy agradecido con las FDI y a Especial en Uniforme por abrirme la puerta al mundo vocacional, al mundo adulto».

En un mensaje de esperanza para otros jóvenes con discapacidad que desean servir a su país, Defour dijo «quiero decir a todos los niños en Israel que no creen en sí mismos que pueden cambiar las FDI». ¡Puedes cambiar el mundo! No diga, «No puedo», no digas «No lo haré», porque eso solo te alejará mucho de tus sueños. En cambio, di «¡Lo haré!»

¡Esfuérzate por superar tus obstáculos, porque puedes hacerlo, y seguro lo lograrás! ”

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil