10 consejos de expertos para afrontar la cuarentena con buen ánimo

Debido a la guerra y el terrorismo, los israelíes son expertos en resiliencia. Aquí, los especialistas analizan cómo pasar la crisis del coronavirus y seguir adelante.

Tiempos difíciles para la familia en cuarentena por el coronavirus pero el amor, el diálogo y la tolerancia ayudan a la convivencia. Foto: Sam Wordley/Shutterstock.com

“Si miras las noticias y ves las calles vacías, la escena se parece al día del juicio final. Pero debemos entender que no todos vamos a morir», afirma el doctor Zahi Ben-Zion, psiquiatra jefe del distrito sur de Israel y jefe de medicina de salud sexual en el Centro Médico Soroka de Beersheva.

Ben-Zion dice que la mayoría de las personas no se verán tan afectadas por el coronavirus y que las cosas volverán a la normalidad. Pero hasta que llegue ese momento, la pandemia mundial hace que la gente viva asustadas, estresadas ​​y aislada.

Debido a los traumas que producen años de guerra y terrorismo en el país, los profesionales de salud mental de Israel son reconocidos en todo el mundo por su experiencia en enseñarles a las personas a resistir todo tipo de situaciones.

Así, ISRAEL21c reunió los mejores consejos prácticos de tres expertos para ayudar a los lectores y a sus familias a mantener el equilibrio emocional durante este momento difícil y particular.

Consejo #1: precaución sí, miedo no

El doctor ben-Zion explica que este es un momento para diferenciar bien entre lo que es ser cauteloso y tener miedo. “Necesitamos ser cuidadosos más no temerosos ”, manifiesta.

En ese sentido, el doctor dice que precaución significa seguir las directrices del Gobierno acerca de quedarse en casa, protegerse si se necesita salir y lavarse las manos con frecuencia con agua tibia y jabón común.

Por su parte, el miedo se ve reflejado en la compra compulsiva de ridículas cantidades de papel higiénico, estar pendientes de las noticias de forma obsesiva y otros comportamientos tipo “fin del mundo” que solo generan inquietudes personales y los que viven con quien teme.

«Yo les digo a mis pacientes que escriban sus preocupaciones y luego las tiren a la basura», cuenta Ben-Zion.

Consejo #2: soltar el pasado y aceptar la nueva normalidad

La trabajadora social Talia Levanon es la directora de la Coalición Israelí del Trauma. Y sugiere mantener la rutina diaria. Foto cortesía.

“Muchos creen que son quienes son por lo que hacían y que hoy ya no pueden hacerlo”, dice la trabajadora social clínica Talia Levanon, directora de la Coalición de Trauma de Israel.

En ese sentido, Levanon recomienda pensar en aquello que se está dispuesto a dejar atrás, cosas a las que se puede renunciar, y aceptar a esta como la nueva normalidad durante el tiempo que dure esta situación.

“Yo me encuentro con gente en Zoom (aplicación de llamados en línea) y conversaciones telefónicas durante tantas horas. Incluso llamo a gente normalmente no llamaría. Es cuestión de aceptar eso”, cuenta Levanon.

Otro ejemplo es cambiar las reglas para adaptarse a la situación. “Si en general se limita a los hijos a unos 20 minutos de tiempo frente a la pantalla, no es este el momento de sentir culpa por permitirles estar más allí. Pero hay que explicarles que esta es una nueva regla que no durará por siempre”, narra la trabajadora social.

Consejo #3: mantener la rutina

“Cuando todo lo que conocemos ya no parece relevante y nos sentimos paralizados, lo que hay que hacer es asegurarnos de crear una continuidad en la mayoría de nuestras tareas y roles “, dice Levanon. Y añade: “Hoy es importante mantener la rutina o crear una nueva”.

Esto implica comer en horarios normales, irse a dormir en las horas usuales y despertarse por las mañanas aunque la vida no sea normal. Si hay niños en la casa, es bueno crear y aplicar un cronograma de actividades educativas y recreativas apropiadas para cada uno.

“Cuando todo cambia, sólo queremos mantener algunas cosas de forma constante. Sobre todo cuando no tenemos control sobre la situación”, explica el psicólogo clínico Eli Somer, profesor emérito de Psicología en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Haifa.

Consejo #4: practicar la gratitude

«Recuerda cada día tres cosas por las que estar agradecido», recomienda Ben-Zion. Este es un gran ejercicio para practicar con la familia cuando termina cada jornada.

El profesor Somer dice que una actitud de gratitud siempre ayudará a salir de esta pandemia con una apreciación más profunda de la vida.

Consejo #5: replantear la situación (de pandemia)

“Es fácil etiquetarnos como víctimas de la situación o replantearla como un tiempo que no controlamos pero en el que podemos tomar muchas decisions”, dice Levanon.

De este modo, la trabajadora social manifiesta que en lugar de pensar “esto es tan terrible, en casa con los niños, trepando a las paredes” convendría razonar que “esta es una oportunidad para fortalecer a los niños”, enseñarles a hacer las tareas domésticas y darles responsabilidades incluso si solo se trata de elegir el juego al que se jugará. “Más que tragedia, la idea exitosa es el afrontamiento del presente”, afirma Levanon.

En la proactividad es más difícil -dice Levanon- ser víctima de las circunstancias.

Consejo #6: mantenerse conectados

Los niños pueden sentir tristeza al no poder visitar a abuelos, tíos y primos en la noche del Seder de Pesaj o en la simple cotidianidad. Pero hay formas efectivas de sostener el sentido de familia.

Levanon sugiere que los niños les escriban cartas o tarjetas de felicitación a sus familiares. Otra posibilidad es involucrar a los niños en reuniones de Zoom o videollamadas con sus seres queridos para mantener el sentimiento de unidad familiar.

Elegir un amigo o pariente diferente para llamar cada día de la semana también es algo entretenido.

Consejo #7: hablar y escuchar con calma

El psicólogo clínico Eli Somer recomienda practicar la gratitud a diario. Foto cortesía de la Sociedad Estadounidense de la Universidad de Haifa.

“Los niños ven lo que sus padres hacen y oyen lo que dicen. Por eso aconsejo a los padres ver cómo sus hijos reaccionan ante lo que dicen sobre la crisis del coronavirus y cómo lo ponen en palabras”, dice Somer.

Por otro lado, escuchar no es menos importante que elegir las palabras correctas para decir las cosas. «Los padres deben estar disponibles para escuchar y responder cualquier pregunta que sus hijos puedan tener en cualquier momento», explica Somer, que llama a todos a prestarle atención a señales de angustia emocional en las personas con las que se convive, en especial si se trata de ancianos, inmigrantes, desempleados, víctimas de violencia doméstica o personas con antecedentes de ansiedad, trastorno de estrés postraumático o depresión.

Si la orientación profesional parece justificada, ayudarlos a conseguirla es aliviador para todos. «Si se conoce a alguien que tiene dificultades, hay que escuchar y nada más”, recomienda Ben-Zion.

Consejo #8: aprovechar los propios recursos

«En estos tiempos difíciles las personas pueden darse cuenta de sus propias capacidades sobre cómo resistir y seguir adelante», afirma Somer.

Para el especialista, la pandemia es una buena oportunidad para reevaluar lo que es importante para cada uno y apreciar las cosas más pequeñas de la vida. “Algunos podemos descubrir la espiritualidad, el valor de la familia, la intimidad con nuestra pareja y el valor de hacer una pausa para la reflexión», cuenta Somer.

A su turno, Ben-Zion dice que conviene recordar los problemas que se han sufrido antes y cómo han quedado atrás con actitud.

Consejo #9: la llama debe seguir encendida

La vida sexual puede perder su vitalidad si las parejas se estresan por la economía del hogar, los hijos, los padres ancianos, la salud y el estado general del mundo. «No es momento de probar nuevas posiciones del Kama Sutra», aconseja Ben-Zion con una sonrisa.

De acuerdo con su mirada, “hacer el amor es algo bueno y positivo, pero no todos pueden estar interesados ​​en eso ahora y por eso es interesante tener una charla de pareja sobre lo que se quieren y necesitan. Porque todavía nadie puede leer la mente del otro”.

Entre los consejos de Ben-Zion están tocarse, frotarse las espaldas, acariciarse, abrazarse y besarse, porque son aspectos importantes de las relaciones íntimas.

“Para que la pareja esté de buen humor, hay que quitarse el pijama, ducharse, vestirse bien y mantenerse arreglado, incluso si no se puede salir”, sugiere el especialista. Y agrega: “Hay que ser pacientes y amables el uno con el otro y no traer temas que llamen a pelear”.

Consejo #10: aprender cosas nuevas sin hacer grandes cambios

El obligado confinamiento en casa es una gran oportunidad para aprender nuevas habilidades o probar nuevos pasatiempos, desde tejer hasta practicar Chi Kung.

Pero Ben-Zion advierte que este no es un momento para ponerse a dieta, divorciarse o casarse. “Hoy se trata de aprender cosas que se pueden hacer de forma personal. Cocinar o coser son algunas de esas actividades”, ejemplifica el psiquiatra.

La tensión es normal durante esta pandemia y es por ello que, para finalizar, Ben-Zion recomienda practicar el autocuidado con disciplinas como el ejercicio físico o la meditación.

 

Fuente: Israel 21C