Nueva prueba israelí para verificar si el aceite de granada podría mejorar la memoria

Aproximadamente 50 millones de estadounidenses se ven afectados por enfermedades neurodegenerativas cada año, según los Institutos Nacionales de Salud.

Un vendedor de granadas en un mercado en Srinagar el 1 de febrero de 2019 (Foto: REUTERS)

La Clínica de la Memoria del Centro Médico Rambam está iniciando un nuevo ensayo clínico para evaluar el impacto del ácido Omega 5, extraído del aceite de semilla de granada, en pacientes con deterioro cognitivo leve (DCL).

El DCL es la etapa entre el deterioro cognitivo esperado por el envejecimiento normal y el deterioro más grave de la demencia.

Específicamente, el experimento verificará si el aceite de granada «GranaGard» para prevenir y tratar enfermedades neurodegenerativas puede retardar la pérdida de memoria en 100 pacientes.

El experimento doble ciego durará 12 meses. Durante ese tiempo, la mitad de los pacientes recibirán GranaGard y la otra mitad recibirá un placebo.

La profesora Ruth Gabizon, investigadora principal de enfermedades cerebrales degenerativas en el Departamento de Neurología del Hospital Universitario Hadassah que ayudó a desarrollar GranaGard, dijo que los pacientes recibirán una serie de pruebas de memoria estandarizadas durante el transcurso del ensayo y se hará un seguimiento de su mejora.

Aproximadamente 50 millones de estadounidenses se ven afectados por enfermedades neurodegenerativas cada año, según los Institutos Nacionales de Salud.

El ácido Omega 5, también conocido como ácido púnico, se conoce desde hace tiempo como uno de los antioxidantes naturales más fuertes y se considera que tiene efectos antiinflamatorios, anticancerígenos y de fortalecimiento del sistema inmunológico. Sin embargo, explicó Gabizon, no puede llegar al cerebro o el sistema nervioso central en un grado suficiente sin intervención científica porque el hígado evita que se descomponga y se disuelva en el torrente sanguíneo.

GranaGard fue desarrollado utilizando una patente de nanotecnología creada por científicos de la compañía israelí de biotecnología Granalix. La tecnología «reduce» el omega 5 a trozos más pequeños o «nano gotitas» que se disuelven en el estómago. Debido a su pequeño tamaño, las gotas de omega 5 pueden llegar al cerebro.

Gabizon y su equipo probaron empíricamente y demostraron científicamente la efectividad de GranaGard en los laboratorios del Hospital Hadassah Ein Kerem.

Este nuevo experimento ocurre en el contexto de una prueba en curso de GranaGard en el Centro de Esclerosis Múltiple de Hadassah, que mostró un importante impacto positivo en la prevención del deterioro cognitivo debido a la EM.

Unos 30 pacientes de fase moderada participaron en el ensayo. Aquellos que recibieron el suplemento de nano-omega 5 experimentaron una mejora del 12% en la capacidad de aprendizaje, la comprensión del texto, el recuerdo de palabras y la categorización en solo tres meses de tratamiento. Esta mejora se ha mantenido durante al menos tres meses; Gabizon dijo que continúan monitoreando a los pacientes.

El profesor Haim Ovadia, investigador principal en el Laboratorio de Neuroinmunología del Centro Médico Hadassah, está familiarizado con GranaGard y confirmó que se ha demostrado que previene enfermedades neurodegenerativas, primero en modelos de ratones y ahora en pruebas preliminares con humanos.

Dijo que en modelos de ratones con enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, se descubrió que GranaGard prolongaba sus vidas. Un experimento con Alzheimer también mostró que su memoria mejoró con el uso del aceite.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil