Las semillas de las fosas de basura de Néguev de 1.500 años de antigüedad muestran un mundo al borde del colapso

ARQUEOLOGÍA – MIENTRAS EL COMERCIO DEL VINO DE NEGUEV SE SECABA, LA ERA BIZANTINA SE PODRÍA TAMBIÉN

El estudio de 10,000 semillas de los asentamientos vitícolas de Néguev ilustra cómo la peste, el cambio climático y la depresión socioeconómica en la periferia del próspero imperio apuntan a su declive

Montículos de basura en las afueras de Nessana (Guy Bar-Oz / Universidad de Haifa)

Pandemia, cambio climático y depresión socioeconómica internacional son factores destacados en el colapso y la quema de la viticultura de Néguev – hace un milenio y medio.

Un nuevo estudio arqueológico de los basureros de la era bizantina en las tierras altas de Néguev ofrece un análisis inquietantemente relevante de cómo el fuerte imperio bizantino de mediados del siglo VI comenzó a desmoronarse mientras los mercados internacionales se veían afectados por una lista de causas con efecto mariposa. Factores que contribuyeron a la atmósfera del fin del mundo incluyeron la Pequeña Edad de Hielo de la Antigüedad Tardía (LALIA por sus siglas en inglés), una extraña anomalía climática generalizada que comenzó con una serie de erupciones volcánicas masivas en los años 530 y 540 EC, y la Plaga de Justiniano del 541-549 EC.

El estudio fue publicado el lunes en las prestigiosas Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América (PNAS por sus siglas en inglés) revisadas por colegas.

“Es convincente y loco que tengas estos desastres dobles por un lado la Pequeña Edad de Hielo y, por otro lado, la peste – mientras que durante la era de Justiniano, el imperio bizantino alcanzó su mayor expansión. Todo fue cuesta abajo desde allí, desde mediados del siglo VI en adelante”, dijo el autor principal del estudio Daniel Fuks, un estudiante de doctorado en el Departamento de Arqueología y Estudios de la Tierra de Israel Martin (Szusz) en la Universidad de Bar-Ilan.

Montículos de basura en las afueras de Elusa (Guy Bar-Oz / Universidad de Haifa)

Usando evidencia orgánica recolectada en tres sitios de Néguev – Elusa, Shivta y Nessana – y 11 fosas de basura, un equipo interdisciplinario de arqueólogos israelíes registró el auge y la caída de la viticultura comercial en las tierras altas de Néguev, y cómo los desastres internacionales pueden haber jugado un papel en su desaparición y el efecto dominó de los mercados mundiales.

El estudio es parte del proyecto en curso «Crisis en los márgenes del imperio bizantino» del Programa de Investigación de Bio-Arqueología Bizantina Néguev, dirigido por el profesor Guy Bar-Oz de la Universidad de Haifa. Fuks, quien habló con The Times of Israel desde Cambridge, donde pronto comenzará un post doctorado, completó el estudio en el laboratorio de arqueobotánica del profesor Ehud Weiss de la Universidad de Bar-Ilan.

El verdeado del desierto de la era bizantina fue posible gracias a la agricultura de escorrentía del agua de lluvia y la fertilización de los viñedos a través de excrementos de pájaros de palomares locales. Fuks llevó la evidencia de esta agricultura – unas 10,000 semillas de uva, trigo y cebada de los fosos de basura – al laboratorio de arqueobotánica del profesor Weiss de Bar-Ilan.

La parte central de la ciudad de Shivta con su iglesia del sur en el centro. (Guy Bar-Oz / Universidad de Haifa)

El principio del fin

La caída de la viticultura de Néguev llegó en la cima del imperio bizantino.

«Es de esperar que durante un período de glorioso éxito para el imperio éste pueda apoyar financieramente sus puestos periféricos, como el Néguev, que eran el sustento de las regiones centrales como Constantinopla en términos de algunos de sus recursos más básicos, incluyendo el grano y vino», dijo Bar-Oz a The Times of Israel por correo electrónico.

Montones de basura dentro de Shivta. (Ari Levy / Universidad de Haifa)

«En cambio, estamos viendo una señal de lo que realmente estaba sucediendo en ese momento y que durante mucho tiempo ha sido casi invisible para la mayoría de los arqueólogos – que el imperio estaba plagado de desastres climáticos y enfermedades», escribió Bar-Oz.

Otros miembros del equipo del Programa de Investigación de Bio -Arqueología Bizantina de Néguev incluyen a los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI), el Dr. Lior Weisbrod, el Dr. Yotam Tepper y la Dra. Tali Erickson-Gini, quienes ayudaron a excavar en el campo y a analizar los resultados. La arqueobotonista de la Universidad de Tel Aviv, Dra. Dafna Langut, es coautora del artículo.

Según el comunicado de prensa de Bar-Ilan, textos de la era bizantina elogian el vinum Gazetum o «vino de Gaza». El vino blanco dulce se exportó desde el puerto de Gaza a todo el Mediterráneo y más allá, generalmente en ánforas conocidas como jarrones de Gaza. Los jarrones de Gaza fueron encontrados en grandes cantidades en los fosos de basura de Néguev.

El uso extendido de uvas por parte de los asentamientos de Néguev versus granos más consumibles muestra una industria de viticultura comercial de 200 años en los áridos lugares del desierto de Néguev que se redujo abruptamente a mediados del siglo VI. La clave para descifrar las decenas de miles de semillas y granos que se encuentran en las fosas es discernir dentro de la basura que hay una proporción clara y gradualmente cambiante de semillas de uva versus granos de cereal.

La arqueóloga de la AAI Dra. Tali Erickson-Gini (derecha) examina una bandeja de mármol del área del altar de la iglesia bizantina cerca de Ascalón. (Anat Rasiuk, Autoridad de Antigüedades de Israel)

Del mismo modo, Fuks y Erickson-Gini analizaron la proporción de jarrones de vino de Gaza con jarrones en forma de bolsa. Mientras que los jarrones largos y delgados de Gaza estaban amarrados a las espaldas de los camellos para el transporte terrestre, los jarrones más voluminosos en forma de bolsa habrían sido mucho menos útiles para el transporte en camello desde las tierras altas de Néguev hasta el puerto de Gaza, a una distancia de unos 100 kilómetros, según al comunicado de prensa.

«De manera importante, el aumento y la disminución inicial de los jarrones de Gaza monitoreaban aumento y la caída de las semillas de uva, lo que sugiere que el aumento y la caída de la viticultura bizantina de Néguev estaban conectados con el comercio regional y mediterráneo», dijo Fuks.

El mosaico de Kissufim cerca de Gaza, que representa a Orbikon, el conductor de camellos, captura el transporte terrestre de los productos de la viticultura en la región durante la Antigüedad tardía. Los restos artificiales de los dos componentes principales de la carga de Orbikon – las uvas y los jarrones de Gaza – iluminan aún más este fenómeno. (Mosaico: El Museo de Israel / Elie Posner; imagen del jarrón de Gaza: Davida Eisenberg-Degen / Autoridad de Antigüedades de Israel; Imagen de uva carbonizada: Daniel Fuks / Universidad de Bar-Ilan)

Fuks dijo: «Estamos encontrando la evidencia de la viticultura a escala comercial en el Néguev». Explicó que durante años los historiadores han sabido de la documentación de la producción de vino en el Néguev, incluidas las visitas para bendecir la empresa por el monje Hilarión, el papiro Nessana y la presencia de lagares locales, pero aún se desconocía si el vino producido en las tierras altas del Néguev era el famoso vino blanco dulce de Gaza que era transportado a los principales centros bizantinos, incluidos Alejandría y Constantinopla.

«El problema es conectar los puntos y conectarse a la viticultura de Néguev», dijo Fuks. «Sabíamos que las uvas se cultivaban en el Néguev, y sabíamos que había vino de Gaza, pero nunca tuvimos la evidencia de la viticultura en el Néguev», dijo – hasta ahora.

Cerca de 10,000 semillas de uva (a), granos de cebada (b) y granos de trigo (c) fueron recuperados y contados de 11 montículos de basura en tres sitios de Néguev, Elusa, Shivta y Nessana. (Daniel Fuks)

«El aumento significativo en la frecuencia de las semillas de uva en relación con los granos de cereales solo puede interpretarse como el crecimiento de la viticultura comercial», dijo. «En realidad no podemos probar que el Néguev era «la» o «una» fuente de vino de Gaza per se, pero creo que la combinación de evidencia permite esa inferencia».

Apostando con tu futuro

La razón básica del auge de la viticultura, dijo Fuks, se basa en una apuesta. Un agricultor se enfrenta a la decisión de qué plantar. Él sabe que los granos de cereales pueden alimentarlo y que solo puede beber una cantidad de vino. Pero, ¿qué pasaría si pudiera vender el vino a un precio tan bueno que sería ventajoso cultivar menos grano y comprar el déficit a una fuente externa?

Fuks dijo que especialmente durante las épocas romana y bizantina en Palestina, las uvas eran mucho más valiosas que los granos. Sin embargo, cuando no se produce suficiente grano para alimentarse a sí mismo y a su familia, uno «se expone a las vulnerabilidades del mercado», dijo. Es una apuesta que los agricultores del Néguev, después de dos siglos de aparente éxito, eventualmente perdieron.

El profesor Guy Bar-Oz (derecha) excava un montículo de basura en la ciudad bizantina del Néguev, Elusa. (Guy Bar-Oz, Universidad de Haifa)

Todavía se desconoce qué llevó a la aparentemente exitosa industria vitivinícola a una quiebra. Contrariamente a las suposiciones de eruditos del pasado, el Programa de Investigación de Bio-Arqueología Bizantina de Néguev ya ha demostrado que los asentamientos estaban en declive un siglo antes de la conquista musulmana.

En correspondencia anterior con el jefe del proyecto Néguev, Bar-Oz, sobre el sitio Halutza, lo que dijo coincidía con Fuks. “A medida que las poblaciones disminuían en los centros imperiales y el poder adquisitivo de esos centros disminuía, también lo hacía la vitalidad económica de las regiones periféricas de suministro en los márgenes del imperio.

«Ahora estamos viendo que un próspero asentamiento bizantino dentro del desierto de Néguev comenzó su trayectoria de declive social tanto como un siglo antes que los eventos militares de la toma islámica de la región del dominio bizantino a mediados del siglo VII. Este escenario de cambio climático y economía puede parecer más complicado y menos atractivo para algunos que el posterior conflicto militar entre cristianos y musulmanes, pero ahora también se basa mejor en datos arqueológicos reales sobre el terreno”.

Un resumen gráfico del auge y la caída de la viticultura en las tierras altas de Néguev durante la Antigüedad tardía (Daniel Fuks / Bar-Ilan University) – El auge y declive de la viticultura reconstruida de frecuencias cambiantes de semillas de uva y granos y tipos de jarrones excavados de los montículos de basura de Néguev.

El vínculo un tanto endeble de las fuerzas externas – Edad de hielo / peste / depresión económica / agitación social – es un poco difícil de comprender para esta reportera. Fuks se rio y dijo que su antiguo maestro, el profesor de la Universidad de Bar-Ilan, Ze’ev Safrai, siempre decía que cuando los investigadores ofrecen demasiadas explicaciones, la respuesta es que ninguno de ellos tiene la razón. Pero Fuks insiste en que ese no es el caso aquí.

«Somos bastante explícitos al respecto en el artículo – no sabemos cuál es el mecanismo preciso [que desencadenó la caída de los asentamientos]», dijo, y no sabemos cómo desenredar la plaga, las presiones sociales y cambio climático. «El hecho mismo de que estoy abierto a estas tres posibilidades muestra que no estoy tratando de favorecer a una sobre la otra o señalar una sola causa final para el declive. Pero estoy bastante seguro de que estos factores diferentes tuvieron repercusiones económicas que afectaron a los agricultores de Néguev».

Seguir el dinero

Fuks cree que una de las principales fuerzas que causaron el declive de los tres sitios estudiados de Néguev fue la creciente falta de demanda de vino importado en un mundo plagado de peste – estimaciones conservadoras indican que alrededor del 20 por ciento de los centros de población fueron eliminados – y la resultante depresión económica incluso mientras supuestamente aún eran fuertemente gravados por el emperador Justiniano.

Montículos de basura dentro de Shivta (Yotam Tepper / Autoridad de Antigüedades de Israel)

«Mi explicación es que hay un mercado en contracción», dijo Fuks.

Los asentamientos del Néguev se reorientaron a una industria basada en la exportación y se volvieron cada vez más dependientes de los mercados, dijo. Cuando la demanda se agotó, incluso si se tratara de un cambio del 20% en la demanda con una disminución resultante en el precio, estas ubicaciones más alejadas habrían sido las primeras en verse afectadas. Incluso si el comercio continuara en Gaza, los asentamientos de Néguev están más lejos del puerto y requerirían un precio más alto por sus productos para que el viaje valga la pena para los comerciantes.

Del mismo modo, los autores escriben en el artículo: «Si la plaga llegó al Néguev, también podría haber perjudicado la capacidad de producción local y el suministro de productos agrícolas en general al inducir una escasez de trabajadores agrícolas». (Hay indicios, pero no hay evidencia firme e inequívoca de que la plaga llegó al Néguev).

La parte central de la ciudad de Shivta con su iglesia del sur en el centro. (Guy Bar-Oz / Universidad de Haifa)

Fuks dijo que el estudio habla hoy y advierte sobre las vulnerabilidades inherentes de las sociedades complejas y las economías de mercado modernas. “En última instancia, la economía y la sociedad bizantina del Néguev, cada vez más orientadas al mercado, se vieron afectadas por los acontecimientos de mediados del siglo VI. Que esto haya incluido el cambio climático, las plagas y los conflictos sociopolíticos ofrece un misterioso precedente histórico sobre el que vale la pena reflexionar».

La vida real es compleja, dijo, señalando la evasiva crisis de COVID-19 de hoy. «Incluso hoy, no siempre podemos resolver las causas de las cosas».

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil