¿Qué sabemos sobre Nazaret en la época de Jesús? Una arqueóloga explica.

‘CREO LA HISTORIA DEL MATERIAL QUE APARECE’

Desde evasión fiscal hasta escondites, la directora de excavación de la AAI, Yardenna Alexandre, habla sobre la vida judía en el pequeño pueblo donde Jesús creció.

Por Amanda Borschel-Dan

Nazaret puede ser mejor conocido por su famoso y antiguo residente – Jesús – pero como la arqueóloga británico-israelí Yardenna Alexandre señala en el podcast de The Times of Israel de esta semana, el una vez pequeño pueblo, muy reconocido por su nombre, existió mucho antes y mucho después de su vida.

Alexandre analiza lo que la arqueología nos cuenta acerca de los judíos que vivieron en Nazaret y sus alrededores hace dos milenios, y cómo al tallar la suave piedra de tiza debajo de las casas del pueblo, los residentes evadieron impuestos y también pudieron haberse salvado durante la Gran Revuelta contra los romanos en 66 EC.

Basándose en evidencia excavada, la pequeña aldea que estaba apartada y era poco concurrida estuvo habitada desde la Edad de Hierro (siglos X-VIII AEC) en adelante. Fue solo en la década de 1850 que los europeos convirtieron al pueblo que tenía un solo camello en un lugar sagrado, y la aldea se convirtió en la moderna y gran ciudad árabe israelí que conocemos hoy.

Alexandre publicó un nuevo informe de excavación sobre Nazaret en la edición actual de la revista Atiqot de la Autoridad de Antigüedades de Israel que describe su antigua historia de asentamientos y los hallazgos de sus excavaciones y las de otros investigadores. Lo que posiblemente sea de mayor interés en el informe es lo que se descubrió en la roca madre de la aldea.

Entre sus excavaciones, en 2009, Alexandre descubrió el primer ejemplo de una construcción residencial de la época de Jesús. Se encontraba cerca de la Iglesia de la Anunciación de hoy, que se construyó en 1969 sobre tres iglesias anteriores, incluida una estructura del siglo IV EC. En su informe, Alexandre describe la estructura como «una casa simple que comprende pequeñas habitaciones y un patio interior que fue habitada en los últimos períodos helenísticos y primeros romanos». En excavaciones anteriores en el sitio, también se encontraron algunas fosas de almacenamiento y cisternas del período romano temprano.

La excavación de 2009 de una casa judía de Nazaret de 2.000 años de antigüedad, junto a la Iglesia de la Anunciación. (Assaf Peretz, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel)

La tradición católica cree que las iglesias se construyeron sobre la ubicación de una cueva que se pensaba que era la casa familiar de María, la madre de Jesús. Según la tradición del Nuevo Testamento, el ángel Gabriel le reveló a María (entonces una mujer joven soltera) que quedaría embarazada a través del Espíritu Santo y daría a luz al Hijo de Dios. (El eventual nacimiento ocurrió en el pequeño pueblo de Belén, donde el esposo de María, José, tenía familia).

En un podcast del Times of Israel de esta semana, Alexandre dice que los colonos judíos llegaron a Galilea durante una expansión hacia el norte de soldados asmoneos no desembarcados y otros desde finales del período helenístico hasta el período romano temprano (finales del siglo II AEC a principios o mediados del siglo II EC). Entre estos residentes que llegaron durante el traslado de destino manifiesto de los judíos se encontraba presumiblemente la familia de la madre de Jesús, María.

Rescatando el conocimiento antes del desarrollo

Alexandre ha estado excavando sitios en la Baja Galilea en nombre de la AAI durante las últimas tres décadas. Nacida en Londres, emigró a Israel en 1980 y obtuvo una maestría en arqueología en la Universidad de Tel Aviv antes de mudarse al norte.

Como arqueóloga que no está afiliada a una infraestructura de investigación, Alexandre lidera excavaciones de rescate para la AAI para descubrir artefactos e información antes del desarrollo de la tierra. En una ciudad abarrotada como Nazaret, la posibilidad de excavación es poco común y surge cuando, por ejemplo, una institución desea expandirse o un negocio local se reinventa y pasa de un garaje de autos a un hotel de lujo.

«Voy a donde me envían y creo la historia a partir del material que aparece. Es bastante emocionante porque nunca sabes con qué vas a te vas a encontrar «, dijo Alexandre.

La arqueóloga Yardenna Alexandre junto a una exhibición de artefactos en el Hotel Legacy de Nazaret. (cortesía)

La muy poblada Nazaret, en pleno auge hoy en día, no está en absoluto en la escala de la pequeña aldea donde Jesús fue criado, dice ella.

“La Nazaret que conocemos hoy es realmente el resultado del desarrollo de la segunda mitad del siglo XIX en adelante. Porque fue recién alrededor de la década de 1850 que los europeos comenzaron a desarrollar su interés en Nazaret como una Ciudad Santa, una ciudad santa para el cristianismo. Todas las principales potencias europeas comenzaron a interesarse y construyeron iglesias y otras instituciones”, dijo.

Sin embargo, si retrocediéramos en el tiempo y visitáramos Nazaret en la época de Jesús, veríamos un pueblo muy pequeño establecido por unas pocas familias. Alrededor de Nazaret había ciudades más grandes e importantes como Tzippori (Séforis), que estaba a solo 5 kilómetros al oeste de Nazaret, así como el pueblo de Kana, cerca de Kfar Kana de hoy, que estaba a 3-4 kilómetros al norte de Nazaret.

Una imagen in situ de vasijas de piedra desenterradas dentro del antiguo taller en la cantera de piedra y excavaciones del centro de producción de herramientas en Reina, a pocos kilómetros de Nazaret, en la Baja Galilea. (Samuel Magal / IAA)

Alexandre dijo que las escasas excavaciones en Nazaret no han descubierto baños rituales o sinagogas, pero claramente era un asentamiento judío debido a los tipos de cerámica encontrados, así como a los recipientes de piedra caliza, que solo eran utilizados por las poblaciones judías de la época porque no eran susceptibles a la impureza ritual.

«Las familias judías se aseguraban de tener varios recipientes de piedra caliza en sus despensas», dijo. Junto con el respaldo a la ley judía, o halajá, Alexandre y otros excavadores en el área han descubierto numerosas lámparas de estilo herodiano del tipo encontrado en Jerusalén.

«El análisis petrográfico de las vasijas nos permitió llegar a la conclusión de que las lámparas de Galilea en realidad se fabricaron en Jerusalén», dijo, y fueron llevadas de regreso a la pequeña ciudad como recuerdos de las peregrinaciones a Jerusalén y al Monte del Templo.

La arqueóloga de la AAI Yardenna Alexandre en un sistema subterráneo de habitaciones bajo la antigua Nazaret. (Captura de pantalla)

Hay explicaciones geográficas y ambientales para que Nazaret haya sido tan pequeño, dijo. Nazaret se estableció en una pequeña cuenca rodeada de colinas y no era muy accesible. Tenía un suministro de agua de lo que hoy se llama el Pozo de María, y hay evidencia de una agricultura limitada en terrazas, así como campos de pastoreo. Pero como la ciudad no estaba ubicada en una carretera, «la gente no pasaba por Nazaret a menos que específicamente quisieran ir allí». Y esa fue realmente la razón por la que siguió siendo un sitio pequeño hasta el siglo XIX».

Fosas en Nazaret

Si bien se han descubierto pocos restos de estructuras de la época de Jesús, los descubrimientos más intrigantes que datan del período romano temprano son la proliferación de sistemas subterráneos de habitaciones bajo la antigua Nazaret que fueron excavadas en el lecho de roca blanda de tiza.

Las personas que vivían en Nazaret cavaron fosas como bodegas y para otros usos prácticos, dijo, como la producción de vino, incluyendo el pisado de uvas y prensado de aceite. Tales pozos de almacenamiento se han encontrado en otras partes de la Baja Galilea y Alexandre cree que los judíos eventualmente también los usaron para esconder sus mercancías – también conocido como evasión de impuestos –  e incluso esconderse ellos mismos durante la Gran Revuelta del 66 EC.

La arqueóloga de la AAI Yardenna Alexandre en un sistema subterráneo de habitaciones bajo la antigua Nazaret. (Captura de pantalla)

«Lo que si encontramos en Nazaret es un desarrollo de este tipo de concepto: no solo cavaron pozos individuales para el almacenamiento, sino que cavaron debajo de los pozos, hasta un segundo nivel, más abajo y un tercer nivel, y a menudo habían corredores subterráneos que conducían de uno a otro. Así que realmente en momentos de peligro o cuando las personas querían esconder cosas, podían hacerlo”, dijo.

En un sitio, Alexandre descubrió un sistema de habitaciones en forma de campana que se habrían conectado. «El triple nivel de fosas que encontré, cada foso tenía aproximadamente 1.7 metros [5.5 pies] y 1.5 metros [5 pies], así que estaríamos bajando a unos 5 metros [16.5 pies] debajo del suelo», dijo.

De acuerdo con la cerámica en las diversas excavaciones, las fosas bajo Nazaret estaban en uso desde la Edad de Bronce o de Hierro hasta la era bizantina.

Alexandre cree que los agrandaron y se usaron como escondites, «porque encontramos hallazgos que datan específicamente del uso de estas fosas al período romano temprano, y aún más específicamente a la época de la Gran Revuelta».

Entre los artefactos hay una moneda del emperador Claudio que se descubrió en el piso de un corredor que conducía a un complejo de tres niveles. Según el informe, «La moneda fue acuñada en ‘Akko-Ptolemais en 50-51 EC. La moneda proporciona apoyo para el funcionamiento del complejo en la segunda mitad del siglo I EC posiblemente en el contexto de los preparativos para la Primera Guerra Judeo-Romana en 66-67 EC.»

Ilustrativo: Una rara moneda de bronce del Año Cuatro, acuñada en 69-70 EC durante la Gran Revuelta Judía, descubierta en el tamizado húmedo de material de la Ciudad de David, junio de 2018. (Ilan Shilmaiv / Ciudad de David)

Además de los artefactos que respaldan el uso del sistema subterráneo para esconderse, hay documentación registrada del principal comandante judío en Galilea Josefo, quien se convirtió en el historiador judío más conocido de la época. Alexandre cree que las fosas se utilizaron para esconder a mujeres, niños y otros judíos que no combatían.

«No todos iban a la guerra, las personas tenían que protegerse y las personas que no estaban combatiendo tenían que esconderse», dijo.

En el tiempo de Jesús, los residentes de Nazaret probablemente solo tenían las unidades de almacenamiento individuales debajo de sus hogares, cree Alexandre. Fue solo en la Gran Revuelta, dijo, que habrían cavado más profundo para esconderse.

“Lo que sí observamos es que los primeros, los fosos más altos, estaban bien tallados, y los dos debajo fueron creados más apresuradamente y con descuido. El segundo y tercer nivel hacia abajo se agregaron en tiempo de peligro”, dijo.

Estos pozos se encontraron en otros lugares, como la cercana Caná, donde Jesús y María asistieron a una boda que se registró en el Nuevo Testamento cristiano. Alexandre también descubrió baños rituales debajo de viviendas privadas en esta aldea aparentemente más rica que también fue colonizada por judíos asmoneos.

Ilustración de silos subterráneos encontrados bajo Nazaret. (Cortesía / Captura de pantalla)

En referencia al poco prestigio de Nazaret, Alexandre cita del Libro de Juan, en el que Natanael de Caná pregunta a Felipe, uno de los 12 apóstoles: «¿Puede salir algo bueno de Nazaret?»

«Era solo una pequeña aldea, y la idea de que dicho líder [como Jesús] salió de Nazaret fue sorprendente, valía la pena resaltarlo», dijo Alexandre.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil