15 increíbles fotos de vida silvestre tomadas por mi dentista

Haim Shohat viaja por Israel y diferentes sitios exóticos de todo el mundo para fotografiar criaturas en sus hábitats.

Un bulbul árabe en el Néguev. Foto: Haim Shohat.

En cada revisión dental, el doctor Haim Shohat mira mis últimas radiografías y luego abre su iPhone para mostrarme sus últimas fotos de vida salvaje. Es que así puede examinar muy fácilmente mis molares mientras yo quedo con la boca abierta por lo asombrosas que son esas imágenes.

En esta nota les comparto algunas de las imágenes de Shohat. No teman al torno. Sólo deben sentarse y disfrutar de la maravilla de la naturaleza a través de la lente de este dentista israelí.

Shohat capturó imágenes de cerca de elefantes, guepardos, piqueros patiazules y otras criaturas magníficas en Kenia, Tanzania, Sudáfrica, Galápagos, Madagascar, Seychelles y Alaska.

Haim Shohat fotografió esta pareja de lagartos en las Islas Galápagos en 2016. Foto: FLASH90

En dos estancias con la tribu Maasai en Kenia en 2014 y 2019, Shohat fotografió buitres, hienas, leones, cebras, leopardos, hipopótamos, ñus, babuinos y jirafas que habitan una reserva cercana.

Una leona y su cachorro en la Reserva Nacional Maasai Mara en Kenia, 19 de abril de 2019. Foto: Haim Shohat

El resto de las imágenes fueron tomadas en Israel durante safaris fotográficos de Shohat, que van desde Ezuz y Mashabei Sadeh en el Néguev sur y hacia el norte hasta Agamon Hula en la Alta Galilea y Gamla en los Altos del Golán. En general viaja con un amigo, un carpintero al que conoció en su primer viaje a Tanzania.

Una ganga en Ezuz, desierto de Néguev. Foto: Haim Shohat.

Una paloma bravía se zambulle en vuelo en Ezuz. Foto: Haim Shohat.

Una ganga coronada en Israel. Foto: Haim Shohat.

Muchas de las fotos de Shohat muestran pájaros. “No vengo a tomar fotos de aves de forma específica pero es más sencillo verlas que a los mamíferos. Tiempo atrás pude fotografiar a una liebre y a un chacal en apenas una hora. Eso fue inusual”, explicó.

Un chacal en Ezuz. Foto: Haim Shohat.

Gacelas comunes en el Néguev occidental. Foto: Haim Shohat.

Una rana verde levantina disfruta de un baño en Jerusalén. Foto: Haim Shohat.

Shohat, que está por cumplir 59 años, aseguró que la fotografía de vida silvestre es su terapia, un respiro de su querida pero estresante profesión.

De hecho, fue la odontología lo que lo llevó a la fotografía. Compró su primera cámara “seria” en 2003 para tomar fotos de “antes y después” de los dientes de sus pacientes. “Invertí 13.000 shekels (4.000 dólares) en una Canon profesional con un flash especial y también compré dos lentes para tomar fotos como turista”, describió.

Las compras de sus equipos contaron con el asesoramiento de su primo Nati Shohat, fundador de la agencia israelí de fotoperiodismo FLASH90. Con el tiempo, el dentista perfeccionó sus habilidades.

Es que su amor por la naturaleza era innato. Criado en Jerusalén, Shohat dijo ser un “biólogo de alma al que siempre le ha encantado la vida salvaje, especialmente los peces”.

De joven, solía ​​trabajar en granjas de peces profesionales y tenía 50 peceras en su casa.

Perdices en el lago Agamon Hula. Foto: Haim Shohat.

Un águila pescadora extiende sus impresionantes alas en el valle de Beit She’an. Foto: Haim Shohat.

Una mangosta del Valle de Jezreel le muestra sus dientes al fotógrafo. Foto: Haim Shohat.

En 2006, Shohat mejoró su equipo con la adquisición de una costosa lente especial, obtenida gracias a su primo Nati para tomar fotos de la vida silvestre con calidad profesional.

Dos años después, él y el fotógrafo israelí Eyal Bartov emprendieron una gira pictórica por Tanzania. Desde entonces ha vuelto a África unas nueve veces más.

En la actualidad, Shohat utiliza dos cámaras Canon: una 1DX Mark II para tomas de acción y una 5D Mark IV para retratos.

Un gorrión moruno disfruta de un aperitivo. Foto: Haim Shohat.

Un tordalino arábigo le da de comer a su pareja. Foto: Haim Shohat.

La pandemia de COVID-19 castigó a Shohat quitándole los viajes internacionales pero aún sale los viernes para fotografiar la vida salvaje israelí.

“Puse las fotos en Facebook y en FLASH90. Las que son realmente buenas las cuelgo en mi clínica privada en Jerusalén”, contó.

¿No les hace tener menos miedo al dentista? Es más, ya es hora de programar mi próxima cita.

 

Fuente: Israel 21C