¿Por qué millones de aves visitan Israel?

Lavandera amarilla occidental

En un estudio único en su tipo, científicos israelíes, en colaboración con el Fondo Nacional Judío, se propusieron descubrir qué hace que millones de aves migratorias pasen sus horas de descanso en los bosques en todo el país.

Entre los amantes de la vida silvestre, Israel es famoso por su enorme migración de aves, un espectáculo que se puede ver mejor en todo el Valle de Hula en el norte de Israel.

Hasta 500 millones de aves de cientos de especies diferentes cruzan Israel en su largo y arduo viaje de Europa a África para pasar los meses de invierno en climas más cálidos.

Una enorme bandada de grullas en la reserva natural israelí de Hahula

Lo que es menos conocido es s de estas aves son aves forestales europeas que vienen a Israel para pasar sus días de descanso en los bosques de todo el país, antes de continuar su migración al continente africano. Ahora, por primera vez, científicos israelíes, junto con Keren Kayemet LeYisrael – Fondo Nacional Judío (KKL-JNF), están explorando el vínculo desconocido entre las aves migratorias y las diferentes características del bosque para descubrir qué hace que las grandes bandadas prefieran ciertas áreas para hacer una escala.

 

Encontrando los pájaros

“Lo que mucha gente no sabe es que las aves migratorias tienen que descansar todos los días en ciertas áreas antes de poder continuar su viaje. La mayoría vuelan de noche y descansan durante el día. Los lugares de descanso tienen que cumplir ciertos requisitos, como agua, alimentos y protección contra los depredadores», explica Nir Sapir, profesor asociado del Departamento de Biología Evolutiva y Ambiental de la Universidad de Haifa y jefe del proyecto de investigación.

El ave nacional de Israel, las abubillas

«Cuando hablamos de la migración de aves en Israel, estamos hablando de un fenómeno que involucra la migración de varios cientos de millones de aves cada temporada. Es masivo», agrega Sapir. «Es como un río invisible que fluye, que puede hacerse visible con la ayuda de ciertas tecnologías, en nuestro caso el radar”.

Para ese propósito, Inbal Golstein-Schekler, una estudiante de doctorado que lidera el proyecto, está utilizando radares meteorológicos que pueden cubrir un radio de 70 kilómetros.

La primera persona que ha realizado este tipo de análisis espacial en los Estados Unidos es Jeffrey Buler, de la Universidad de Delaware, quien ahora, junto con su técnico Jacklyn Smolinsky, está ayudando en este proyecto.

Según Sapir, saben por diferentes estudios en los Estados Unidos que las aves seleccionan ciertas áreas que son más adecuadas para ellos. Esta densidad variable de aves puede informarnos sobre los factores que los hacen seleccionar un lugar de descanso específico. «Por ejemplo, las aves pueden seleccionar árboles altos o bosques muy desarrollados para descansar, pero evitan otras áreas abiertas porque no proporcionan suficiente refugio o comida», asegura Sapir.

Un grupo de abejarucos europeos

Los científicos están utilizando datos de tres radares metrológicos diferentes, que son operados por los Servicios Metrológicos de Israel y la Fuerza Aérea de Israel: uno en el norte de Israel, uno en el centro y uno en el sur del país. «Estamos utilizando los datos en bruto de estos radares y ejecutamos algunos algoritmos, para extraer las densidades espaciales de estas aves durante la temporada de migración», comenta Sapir. «Esta es la etapa uno: el mapeo de la distribución de las aves».

Las siguientes etapas

Después de haber analizado y procesado los datos en la primera etapa del proyecto, los científicos están ahora al comienzo de la segunda. En esta, se encuentran estudiando por qué las aves eligen bosques específicos como lugares de descanso sobre otras áreas y tratan de hacer coincidir los datos de las aves con las propiedades del hábitat.

«Utilizamos información geográfica para explorar la correlación entre áreas con alta densidad (muchas aves) y las características de la tierra y el hábitat», explica Sapir.

Dos pinzones cebra

¿Qué se puede cambiar?

Una vez que los investigadores hayan reunido suficientes datos sobre los patrones de migración de las aves, esperan poder asesorar a KKL-JNF sobre cómo los esfuerzos de manejo forestal podrían afectar positivamente el comportamiento de reposo de las aves.

“El objetivo es tener una perspectiva a gran escala de estos dos grupos distintos de aves, las aves nocturnas (nocturnas) y las diurnas (diurnas), y descubrir lo que están buscando.

Luego, podemos proporcionar recomendaciones a KKL-JNF sobre cómo manejar y administrar sus bosques para preservar, mantener o incluso mejorar los sitios que son importantes para las aves y así fomentar su migración a través de Israel”, sostiene Sapir.

Según él, esto se puede hacer, por ejemplo, cambiando a otras especies de árboles, aumentando o disminuyendo la altura del bosque, o agregando más sotobosque. Hay muchas maneras de cambiar las propiedades del lugar y que los sitios sean más favorables para las aves.

El myna común

Si bien los científicos aún no tienen hallazgos preliminares, los estudios en los EE. UU. han demostrado que las aves migratorias de allí prefieren los bosques desarrollados y viejos. Sorprendentemente, parece que también les gustan los parques de la ciudad.

“Este es otro aspecto que nos gustaría explorar aquí en Israel. Uno de los radares está ubicado cerca del área metropolitana de Tel Aviv, lo que nos da la oportunidad de averiguar si estas aves están usando parques de la ciudad, como se ha ocurrido en los Estados Unidos”, agrega Sapir.

La singularidad del estudio se deriva no solo del hecho de que es el primero de su tipo en términos de escala, sino que también se lleva a cabo en diferentes climas (clima mediterráneo y desértico).

“El estudio se realiza a través de un gradiente ambiental; el norte, que es en su mayoría bosque plantado y natural; Israel central, que está densamente poblada y dominada por áreas urbanas y agricultura, y el sur, que es desértico”, sostiene.

“Finalmente, creemos que el estudio también contribuirá a la conservación de las aves migratorias en Israel», sentencia el profesor.

 

Fuente: Ynet Español