La Tumba de los Patriarcas era un lugar de peregrinación en la época del Primer Templo, sugiere la cerámica.

Ninguna excavación arqueológica se ha llevado a cabo en el sitio.

Por Rossella Tercatin

Cueva de los Patriarcas en Hebrón (Foto: OOMAN / WIKIMEDIA)

Un nuevo estudio realizado sobre artículos de cerámica descubiertos en la Tumba de los Patriarcas en Hebrón sugiere que la cueva, donde según la tradición fueron enterrados los patriarcas y matriarcas judíos, fue utilizada y visitada como un lugar de peregrinación durante el Periodo del Primer Templo, hace unos 2.700 años.

Los resultados del estudio se publicaron en el último número del Israel Exploration Journal (Diario de exploración de Israel). Sus hallazgos podrían ayudar a cerrar la brecha de 1.600 años entre el momento en que se cree que la cueva se utilizó por primera vez y la construcción de la estructura monumental erigida bajo el rey Herodes el Grande en el siglo I AEC.

Nunca se ha llevado a cabo una excavación arqueológica en el sitio, que en el judaísmo se considera el segundo lugar más sagrado después del Monte del Templo y es también uno de los más sagrados del Islam.

Según lo explicado a The Jerusalem Post por el arqueólogo de la Universidad de Ariel, David Ben-Shlomo, coautor del estudio, el edificio herodiano se encuentra sobre una estructura anterior, posiblemente construida en el período asmoneo (siglo II AEC), que se construyó sobre la cueva.

La entrada a la cueva subterránea fue bloqueada por las autoridades islámicas durante varios siglos a partir del siglo XIII, dijo.

Después de que Israel conquistó Hebrón en 1967, hubo una cantidad muy limitada de visitas, mientras que en las últimas décadas ya no se ha accedido al espacio.

«En 1981, un pequeño grupo ingresó al lugar, que describieron como lleno de tierra, huesos y cerámica de todo tipo de períodos», dijo Ben-Shlomo. “Recogieron cuatro vasijas. No fue un trabajo muy preciso, pero es todo lo que tenemos de este sitio único”.

«La cerámica se remonta a alrededor del siglo VIII AEC, lo que nos acerca mucho más a la tradición de la historia sobre la cueva presentada en la Biblia», agregó.

Los artículos – fragmentos de un tazón, un cáliz, una jarra y un jarrón ­ fueron sometidos recientemente a varios análisis de composición, incluida la petrografía. La petrografía es el estudio de rocas y minerales. Con esta técnica, los investigadores pueden determinar la fuente geológica de los artefactos, lo que ayuda a identificar su origen geográfico. En el caso de los recipientes encontrados en la cueva, parecen provenir de diferentes áreas en la región de Hebrón y Jerusalén.

«No sabemos con certeza cuál era la función de la cueva durante el período del Primer Templo, pero podemos inferir que la gente vino a visitarla desde diferentes lugares», dijo Ben-Shlomo. “Además, hay una pregunta sobre si nuevas personas continuaron siendo enterradas allí. Sin embargo, parece haber una continuación de considerar este lugar como sagrado, como un lugar de peregrinación, visitado desde diferentes partes del país».

Incluso la Biblia no aclara sobre lo que le sucedía a la Tumba del Patriarca más adelante: no aparece ninguna referencia a la cueva fuera de los Cinco Libros de Moisés, mientras que Hebrón se menciona varias veces en los Profetas y Escritos.

Los muchos misterios que rodean la Tumba de los Patriarcas, cuya estructura superior hoy sirve como una sinagoga judía y una mezquita musulmana con entradas separadas, probablemente no se resolverán pronto.

Sin embargo, los cuatro elementos de cerámica, que se almacenan en el Museo de la Tierra de Judá en la cercana Kiryat Arba, podrían ofrecer algunas ideas adicionales sobre su uso antiguo, ya que es posible que algunos de ellos todavía contengan rastros de residuos orgánicos.

«Esperamos poder continuar con el análisis en el futuro», dijo Ben-Shlomo. 

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil