Sello de 2.500 años de antigüedad muestra el estatus de Jerusalén en el período persa

Las impresiones del sello – conocidas entre los expertos con el término en latín bullae -generalmente estaban hechas de arcilla y se usaban para sellar documentos o contenedores.

Por Rossella Tercatin

Las excavaciones del estacionamiento de Givati (Foto: Autoridad de Antigüedades de Israel)

Los libros bíblicos de Esdras y Nehemías narran que cuando Ciro se convirtió en Rey de Persia, permitió que los judíos regresaran a Jerusalén, que había sido destruida por Babilonia unos 50 años antes. Un doble descubrimiento arqueológico único en Jerusalén ha servido para aclarar información sobre la vida en la ciudad en ese período.

En las excavaciones arqueológicas realizadas por la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad de Tel Aviv en la ciudad de David, se ha desenterrado dos veces una impresión de un sello en una bulla (sello) hecha de fragmentos de cerámica reutilizados.

Según los investigadores, los artefactos probablemente datan del período persa, hace unos 2.500 años, y ofrecen evidencia arqueológica innovadora de que incluso después de la terrible destrucción que sufrió en 586 AEC a manos de los babilonios, Jerusalén mantuvo el rango de importante centro administrativo.

Los sellos descubiertos podrían contener pistas sobre el estatus de Jerusalén en el período persa (Foto: Shai HaLevi / Autoridad de Antigüedades de Israel)

«Descubrimos los objetos hace unos meses en un palacio que probablemente fue construido a fines del siglo VIII», dijo el profesor de la TAU Yuval Gadot a The Jerusalem Post. «Si bien no podemos estar seguros de cuándo se erigió la estructura por primera vez, sí sabemos que fue destruida en 586 y luego reconstruida y reutilizada».

Las impresiones del sello – conocidas entre los expertos con el término en latín bullae – generalmente estaban hechas de arcilla y se usaban para sellar documentos o contenedores y asegurar que llegarían a sus destinatarios cerrados e intactos.

La bulla encontrada en la ciudad de David presenta la imagen de una persona sentada en una silla grande con una o dos columnas frente a él, en lo que los expertos describieron como una composición de estilo babilónico. La figura probablemente representa un rey, y las columnas son símbolos de los dioses Nabu y Marduk, dijeron.

El sello, de unos 8 cm. de diámetro, está hecho de un gran fragmento de cerámica hecho localmente. Lleva un marco circular y contiene varias inscripciones lineales, probablemente diseñadas para parecerse a las letras.

En el período persa, Judá se convirtió en una provincia del imperio, lo que permitió a los gobernantes locales gobernarla.

En ese entonces, Babilonia representaba la cultura dominante de toda la región y era muy influyente entre las élites educadas, dijo Gadot. Por lo tanto, no fue una sorpresa que el sello y las impresiones del sello exhiban características babilónicas, dijo.

«Si pensamos en ello, hoy usamos jeans sin necesariamente darnos cuenta de que son una creación estadounidense», dijo Gadot.

Un sello hecho de arcilla, que data del período persa (Foto: Shai Halevy / Autoridad de Antigüedades de Israel)

El descubrimiento se considera especialmente importante también porque los hallazgos ofrecen información sobre la vida en Jerusalén durante el período persa.

«Descubrir los nuevos hallazgos en la vertiente occidental de la Ciudad de David agrega mucha información sobre la estructura de la ciudad durante el período del Regreso a Sion, un período que conocíamos principalmente de la literatura bíblica [los libros de Esdras y Nehemías]», Gadot y el Dr. Yiftah Shalev de la AAI dijo en un comunicado de prensa. “La escasez de hallazgos de este período dificultó la comprensión del estatus y el alcance de la ciudad. Los hallazgos de la excavación del estacionamiento de Givati ​​brindan información sobre la renovación de la administración local, en un lugar similar al que existía antes de la destrucción del Primer Templo, unos 100 años antes».

El siguiente paso es realizar un análisis petrográfico de los artefactos, dijo Gadot al Post. La petrografía es el estudio de rocas y minerales. Usando estas técnicas, los investigadores pueden determinar la fuente geológica de los artefactos, lo que ayuda a los arqueólogos a identificar su origen geográfico. El objetivo es determinar si los objetos se hicieron en Jerusalén o en otro lugar y luego fueron llevados a la ciudad.

El sello y la impresión del sello se exhibirán el miércoles en la quinta conferencia de «Días de Jerusalén» de Yad Ben-Zvi y la AAI patrocinada por la Fundación Uzi y Michal Halevy. El evento se transmitirá en vivo en los sitios web de la AAI y Yad Ben-Zvi.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil