Médicos israelíes pondrán bacterias en órbita, preparándose para la medicina espacial

Los científicos enviarán experimentos al espacio, incluida una cápsula de E. coli, con la esperanza de vencer a los gérmenes resistentes a los antibióticos y para prepararse para cuando los viajeros espaciales se enfermen.

Por Nathan Jeffay

Esta foto proporcionada por el CNES muestra un cohete ruso Soyuz despegando de la base espacial Kourou, Guayana Francesa, 18 de diciembre de 2019 (JM Guillon / ESA-CNES-Arianespace a través de AP)

Un hospital israelí se está preparando para lanzar 20 millones de bacterias al espacio con el fin de llevar a cabo un experimento que, según dice, lo preparará para las necesidades médicas del turismo espacial e impulsará la investigación para combatir la «amenaza a la salud global» de las bacterias resistentes a los antibióticos.

Tan pronto como el clima se aclare sobre el Centro Espacial de Guayana en la Guayana Francesa, un pequeño chip que contiene la bacteria E. coli partirá en el vuelo VV16 de la compañía Arianespace.

Originalmente debió partir el viernes por la mañana, pero se retrasó debido al mal tiempo.

Un satélite que contiene el experimento abandonará el cohete y orbitará la Tierra. Dos semanas después, un médico en Ramat Gan comenzará a hacer clic en los controles de una computadora para mezclar bacterias de diferentes compartimientos en el chip y podrá rastrear el experimento en tiempo real.

«Es seguro decir que estoy muy emocionado; es una oportunidad extraordinaria «, dijo a The Times of Israel Ohad Gal-Mor, quien dirige un equipo de médicos y microbiólogos en el Centro Médico Sheba.

Ohad Gal-Mor, jefe del Laboratorio de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Sheba, sostiene una muestra de bacterias (cortesía del Centro Médico Sheba)

El satélite de dos metros cuadrados contendrá otros tres experimentos israelíes, junto con los de Sheba. El Technion – el Instituto de Tecnología de Israel tiene un experimento que podría contribuir al conocimiento sobre materiales antibacterianos y antivirales y examinará el comportamiento de las moléculas que matan gérmenes en la micro gravedad.

Otro experimento del Technion probará la velocidad a la que las proteínas de la sangre se unen a los materiales químicos. Además, la Universidad Hebrea de Jerusalén tiene un experimento sobre moléculas de ADN y el envejecimiento.

Gal-Mor, un microbiólogo molecular que dirige el Laboratorio de Investigación de Enfermedades Infecciosas de Sheba, dijo que al monitorear las bacterias en el espacio, espera sacar conclusiones que puedan ayudar a desarrollar protocolos para la atención médica de los turistas espaciales.

«Creemos que el turismo espacial se volverá significativo, y cuando lo haga, las personas contraerán todo tipo de enfermedades», dijo. “En el futuro, habrá hospitales espaciales, pero no tenemos suficiente conocimiento sobre cómo responden las infecciones al espacio.

«Este experimento podría darnos información sobre estos riesgos, lo que será importante ya que las personas podrían contraer todo tipo de enfermedades en el espacio, lo que significa que necesitaremos una amplia atención médica».

El chip de silicona que contiene e.coli que el Centro Médico  Sheba está enviando al espacio (cortesía de Sheba Medical Center)

Añadió: «El cuerpo humano es tal que cuando los astronautas van al espacio, en realidad estamos enviando más bacterias que células humanas, y entender cómo las bacterias pueden causar infecciones será más importante a medida que se desarrolle el turismo espacial».

Pero el experimento de Sheba está dirigido principalmente a descubrir el funcionamiento interno de un proceso de cambio bacteriano que actualmente cobra 700,000 vidas al año y podría causar 10 millones de muertes cada año para el 2050. Estas son las cifras de la Organización Mundial de la Salud sobre el costo humano de la resistencia a los antimicrobianos, lo que significa cambios en las bacterias que los hacen resistentes a los antibióticos.

Un chico llora junto a un pariente que recibe tratamiento por tuberculosis en un hospital de tuberculosis en el Día Mundial de la Tuberculosis en Hyderabad, India, 24 de marzo de 2018. (Foto AP / Mahesh Kumar A.)

«Antiguos bichos que pensábamos que ya estaban erradicados o al menos bajo control ahora están volviendo, causando infecciones cada vez más resistentes, como la tuberculosis resistente a los medicamentos, la gonorrea y muchas otras infecciones», dijo Gal-Mor. “En algunos casos, estas infecciones no solo son resistentes a uno o dos medicamentos antimicrobianos, sino que a veces son resistentes a múltiples medicamentos – conocidos como ‘resistentes a multi-fármacos o ‘ampliamente resistentes a los medicamentos’ – y en un número creciente de casos ya no son curables».

El mecanismo más común que causa este problema ocurre cuando los genes responsables de la resistencia a los antibióticos en una cepa de bacterias se transfieren a otra cepa de bacterias, en un proceso llamado transferencia horizontal de genes. Y la investigación existente sugiere que este proceso se ralentiza en micro-gravedad.

«Vamos a probar la teoría de que se ralentiza, y suponiendo que esto sea correcto, vamos a examinar lo que vemos para comprender exactamente por qué la micro-gravedad inhibe el proceso», dijo Gal-Mor. «Esto podría permitirnos encontrar nuevas soluciones y retrasar el proceso que está haciendo que más bacterias sean resistentes a los antibióticos».

Bacteria E. coli. (NIAID / Wikimedia Commons, CC BY 2.0)

El experimento se ha producido en un chip de silicio de aproximadamente dos centímetros cuadrados, con variaos compartimentos aislados. Hay dos cepas de E. coli en el interior: 10 millones de bacterias resistentes a los antibióticos y 10 millones que no lo son.

Desde su oficina u hogar, Gal-Mor usará controles en su computadora para mezclar los tipos de E. coli, de modo que pueda monitorear las bacterias que se pueden tratar con antibióticos que desarrollan resistencia, rastreando de cerca el proceso y la rapidez con que sucede. Hará exactamente los mismos cambios en un chip idéntico que ha permanecido en Sheba, para poder comparar los procesos en la tierra y en el espacio.

Está llevando a cabo el experimento con sus colegas Galia Rahav y Bar Piscon, profesora y estudiante de posgrado en Sheba respectivamente, y Raffaele Ziard, profesor de la Universidad de Nápoles Federico II en Italia.

La compañía SpacePharma, con sede en Herzliya, desarrolló el chip y el laboratorio satelital en el que se probarán los cuatro experimentos israelíes. La misión general se lleva a cabo junto con la Agencia Espacial Europea, la Agencia Espacial de Israel y la Agencia Espacial Italiana, con fondos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Israel.

  

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil