Caminata de padre e hijo conduce a la captura de ladrones de antigüedades

La Autoridad de Antigüedades atrapó a los ladrones con las manos en la masa mientras excavaban en una cueva de 2.000 años de antigüedad.

Una excavación arqueológica de un túnel de agua asmoneo – ilustrativo. (Flash90 / Kobi Gideon)

Un padre y un hijo que caminaban por las colinas de Judea alertaron a la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) después de ver signos de actividad sospechosa cerca de una cueva que habían ido a visitar, lo que llevó a la captura de una banda de ladrones de antigüedades árabes la semana pasada, informó el viernes Makor Rishon.

Assaf Freuter, de 12 años, un entusiasta excursionista y ciclista, le rogó a su padre Roi que fuera a explorar las cuevas con él el mes pasado. Roi, un maestro de secundaria que lleva a estudiantes por todo el país para aprender sobre la historia de Israel a través de caminatas y para estrechar lazos, aceptó a pesar de no estar entusiasmado con gatear para entrar en cuevas.

Encontraron un sitio que parecía interesante en línea, recorrieron la zona en bicicleta, pasaron por arbustos de espinas y treparon altos obstáculos para llegar a la cueva – solo para ver que su sección superior se había derrumbado, dejándolos sin forma de entrar. Pero, cerca de ellos, Roi notó un tronco de árbol colocado extrañamente y restos de comida esparcidos por todos lados, lo que lo hizo sospechar que otros – no tan buenas personas – estuvieran investigando el área.

Llamó a la AAI, que envió un equipo de inmediato y confirmaron sus sospechas. Pusieron una trampa y dos semanas más tarde atraparon a una pandilla con las manos en la masa, que había logrado encontrar un túnel lateral oculto en la cueva y estaban buscando antigüedades que pudieran vender en el mercado negro.

Uzi Rotstein, uno de los inspectores de la AAI que fue parte de la operación, explicó que los ladrones eran bien conocidos en el campo de las antigüedades, por todas las razones equivocadas.

«En esta área hay varias familias de ladrones de la antigüedad de tres aldeas en las colinas del sur de Hebrón», explicó. «Buscan cuevas funerarias porque los judíos solían ser enterrados en cuevas con sus posesiones personales, joyas, etc., pero el gran botín está en las monedas».

El tipo de dinero más buscado es de hace unos 2.000 años, el período en que los romanos conquistaron el país y los judíos organizaron una rebelión de corta duración, dijo.

«Las llanuras de Judea es un área muy atractiva para la investigación arqueológica, porque allí había asentamientos judíos desde la época del Segundo Templo y la revuelta de Bar Kochba», dijo. «Es la zona más robada del país».

La AAI cree que la cueva que Assaf y Roi visitaron fue utilizada por combatientes judíos como uno de los muchos escondites en la región, cuando familias enteras vivían bajo tierra.

Freuter estaba muy orgulloso de su hijo, que recibió un certificado de reconocimiento firmado por el jefe de la AAI por «exhibir buena ciudadanía, la que ayudó a la captura de sospechosos que violaban la Ley de Antigüedades».

«Estaba muy feliz de que Assaf insistiera en ir a la cueva», dijo. “Yo ya quería renunciar a todo el tema. Le encanta caminar por toda la tierra y su terquedad y curiosidad… finalmente lo llevaron al descubrimiento del túnel y al arresto de los ladrones de la antigüedad».

 

Fuente: World Israel News
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil