Investigación israelí podría ayudar a que los peces se multipliquen, y así hacerle frente al hambre mundial

Como se explica en un artículo publicado recientemente por ‘Nature Microbiology’, el grupo logró identificar la funcionalidad de los micro-biomas centrales de los peces.

Foto de una tilapia azul (Foto: Cortesía)

Según las Naciones Unidas, alrededor de dos mil millones de personas en el mundo no pueden contar con acceso regular a alimentos seguros y suficientes, y en 2018 unos 821 millones de personas sufrieron hambre o desnutrición. Una clave para enfrentar este desafío es la capacidad de desarrollar fuentes de alimentos disponibles y nutritivos, incluso en condiciones difíciles.

La investigación, dirigida por el Prof. Itzhak Mizrahi, científico de la Universidad Ben-Gurion del Néguev, junto con colegas de la Organización de Investigación Agrícola y la Universidad Hebrea de Jerusalén, podría ayudar a expandir las posibilidades de llevar a cabo la acuicultura – la cría de peces en estanques – en entornos hostiles, proporcionando un recurso alimenticio extraordinario.

Como se explicó en un artículo reciente en Nature Microbiology, el grupo identificó la funcionalidad de los micro-biomas centrales de los peces, un elemento que tiene un profundo impacto en los organismos vivos y en cómo sobreviven y operan.

«Es muy poco conocido, pero las comunidades de micro-biomas viven en el ambiente intestinal de organismos multicelulares, desde peces hasta seres humanos, e interactúan profundamente con sus anfitriones y con su bienestar», explicó Mizrahi a The Jerusalem Post. «Los peces tienen comunidades microbianas en sus intestinos, llamadas micro-biomas intestinales, que suponemos que afectan la capacidad de los peces para hacer frente a un entorno cambiante».

Los microbios centrales son los que se encuentran en múltiples especies de peces, señaló el investigador. Una pregunta clave explorada por el estudio es qué les permite mantenerse dentro de su organismo huésped de una manera tan persistente, una pregunta que hasta ahora no ha sido respondida completamente por ninguna criatura, incluidos los humanos.

“Decidimos abordar este tema para los peces. Buscamos micro-biomas centrales y de hecho encontramos ocho microbios en las dos primeras especies que consideramos y en muchas otras también. Luego, tratamos de identificar qué características específicas les permiten persistir en múltiples especies y ambientes intestinales”, dijo Mizrahi.

De hecho, lo que descubrieron los científicos es que esos microbios son genéticamente más viables que otros. Al observar su interacción, también descubrieron que los microbios centrales se facilitan mutuamente.

«Cada uno de ellos consume diferentes partes de la dieta de los peces y, al hacerlo, producen productos químicos y se alimentan entre sí, una característica que les permite sobrevivir mejor en diversas condiciones», dijo el profesor.

«¿Por qué es esto importante? Debido a que este hallazgo realmente nos permitirá, espero en un futuro próximo, diseñar mejor tales comunidades microbianas para apoyar el bienestar de los peces y su capacidad de sobrevivir en ambientes hostiles, también teniendo en cuenta que estos animales no se adaptan muy bien ya que son organismos ectotérmicos que no pueden controlar la temperatura de su cuerpo”, explicó, y agregó que, según un estudio anterior, los expertos creían que los micro-biomas también son responsables de ayudar a los peces a mantener su temperatura.

La expectativa es que este estudio, cuyo objetivo principal era lograr resultados que pudieran apoyar las actividades acuícolas y aumentar su productividad, también ayudará a abordar los desafíos que plantea el calentamiento global, ya que se espera que la temperatura del mar aumente drásticamente en los próximos años.

El estudio se realizó con tilapias, la especie más común cultivada a través de la acuicultura, y el róbalo europeo, especialmente relevante para el área mediterránea. Según un informe conjunto del Banco Mundial, la FAO y la Política Alimentaria Internacional, para 2030, se estima que más del 60% de los peces para la alimentación provendrán de la acuicultura en lugar de las capturas silvestres.

“Nuestro siguiente paso es utilizar lo que descubrimos para diseñar los micro-biomas o su composición para admitir características específicas del huésped, por ejemplo, nadar más rápido o sobrevivir mejor en entornos específicos. Nuestra esperanza es diseñar micro-biomas sintéticamente, específicamente para la acuicultura”, concluyó Mizrahi.

Fuente: The Jerusalem Post 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil