El Banco de Israel espera solo un golpe menor a la economía y el fin de la crisis del virus en julio

El gobernador Amir Yaron predice que el coronavirus causará una disminución del 0.7% en el PIB, convoca a un equipo especial para monitorear y enfrentar el daño económico

El gobernador del Banco de Israel, Amir Yaron, en una conferencia de prensa en Jerusalén, el 31 de marzo de 2019. (Yonatan Sindel / Flash90 / File)

El lunes, el Banco de Israel buscó calmar los temores de un impacto devastador en la economía por el coronavirus, diciendo que espera que el brote cause una pérdida del 0.7% al crecimiento de Israel. Esto significaría un crecimiento del PIB en 2020 de alrededor del 2%.

El gobernador del banco, Amir Yaron, dijo que el banco espera que la crisis disminuya para el cierre del segundo trimestre a fines de junio. Si se detiene la propagación del virus, el banco espera que el PIB de Israel se recupere rápidamente.

La evaluación asume que no habrá un brote masivo en Israel, pero que unos 150,000 israelíes serán confinados en cuarentena y que el turismo, la aviación y algunas otras actividades cerrarán en su mayoría.

Yaron sostuvo una reunión especial el lunes para discutir la crisis con los directores ejecutivos de siete bancos israelíes líderes. La discusión se centró en cómo el sistema bancario podría ayudar a la economía y las empresas a hacer frente al brote.

El sistema bancario de Israel no se ha visto muy afectado por la crisis y está preparado para una nueva recesión, dijo Yaron, elogiando la respuesta de los bancos hasta el momento.

“El sistema bancario es sólido y es esencial que los bancos sepan cómo encontrar un equilibrio entre la política de crédito responsable y las necesidades financieras de la economía, particularmente en relación con el sector empresarial, con énfasis en las pequeñas y medianas empresas», dijo Yaron.

El banco designó un equipo para abordar la crisis, encabezado por su vicegobernador, Andrew Abir, que coordinará con otras autoridades gubernamentales.

El Banco de Israel dijo que también formaría un equipo que incluye representantes de todos los bancos del país, que ayudaría a sus clientes si la situación empeora.

El Departamento de Supervisión Bancaria del Banco de Israel ha intensificado su supervisión y monitoreo de cada banco y del sistema en su conjunto.

Yaron enfatizó que la organización tiene herramientas a su disposición para enfrentar los daños a la economía, el sector financiero y el sistema bancario.

El banco notó «tremenda incertidumbre» con respecto al brote, debido a su duración desconocida, intensidad futura y las próximas medidas preventivas en Israel y en el extranjero.

Un vendedor de Wall Street reacciona ante la caída de los precios de las acciones en la Bolsa de Nueva York, 9 de marzo de 2020. (AP / Richard Drew)

Yaron no dio indicios de que el banco reduciría las tasas de interés, pero recomendó que los bancos tengan más crédito disponible. Los bancos de Israel tienen unos 14 mil millones de NIS (unos 4 mil millones de dólares) en capital excedente, dijo.

«Si cada banco y los otros bancos en el sistema suavizan su política crediticia aunque sea un poco, ayudará a superar las dificultades de flujo de efectivo que pueden afectar la actividad económica saludable, y la economía capeará el período intermedio», dijo Yaron.

La semana pasada, la Reserva Federal de EE. UU. recortó las tasas de interés en una dramática acción destinada a impulsar los mercados después de una disminución histórica del capital estadounidense.

La tasa de interés actual de Israel es de 0.25%.  Está previsto que el banco haga el próximo anuncio de tasas el 1 de julio, pero podría reducir las tasas antes de eso. El Banco de Israel modificó por última vez su tasa de interés en noviembre de 2018, pero se sabe que sigue el ejemplo de la Reserva Federal.

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo en una reunión del gabinete del domingo que el gobierno proporcionaría 4.000 millones de NIS para ayudar a las empresas afectadas por la crisis del virus, pero no se han tomado más medidas y no está claro de dónde provendrían los fondos.

El coronavirus ha sacudido los mercados mundiales en las últimas semanas, incluso causando una fuerte caída los capitales israelíes.

La Bolsa de Valores de Tel Aviv se desplomó el lunes, con el indicador principal TA-35 cayendo un 6.53%, llevando sus pérdidas del año hasta la fecha al 20.66%.

La apertura del mercado se retrasó por el llamado mecanismo interruptor de circuito que detiene automáticamente el comercio durante 30 minutos si el indicador económico principal cambia en 8%. Fue la primera vez que se activó el interruptor automático desde noviembre de 2008.

La Bolsa de Tel Aviv, 9 de marzo de 2020. (Avshalom Sassoni / Flash90)

El pánico por el virus y una guerra de precios del petróleo también arrasaron los mercados internacionales el lunes.

Un interruptor detuvo el comercio en Wall Street cuando el S&P 500 cayó un 7% en la apertura. El índice bajó un 6,15% a principios de la tarde, y ha caído más del 16% en el último mes después de alcanzar un récord a mediados de febrero.

El índice Hang Seng de Hong Kong cayó 4.23%, Nikkei de Jappan 5.07%, FTSE 100 de Londres 6.28% y DAX 7.17% de Alemania.

Una guerra de precios del petróleo entre los principales productores de Arabia Saudita y Rusia agravó el temor a la propagación del virus.

La semana pasada, Arabia Saudita pidió a los países de la OPEP que reduzcan la producción para contrarrestar la caída de la demanda a medida que el virus restringe el comercio internacional y los viajes. Rusia, el segundo mayor productor mundial, se negó.

En represalia, Arabia Saudita redujo sus precios y prometió aumentar la producción en una acción destinada a mantener su participación de mercado y deponer a su competidor.

El recorte de precios llevó a los mercados al caos, con el precio del crudo estadounidense cayendo hasta un 34% en un punto, causando pérdidas masivas para las compañías de energía.

Fuente: The Times of Israel 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil