Combustibles de Biomasa como reemplazo de gasolina pueden mitigar significativamente el calentamiento global

Créditos de las imagenes: BGU PRESS ROOM

Los combustibles de biomasa derivados de varios pastos podrían mitigar significativamente el calentamiento global al reducir el carbono, Todo esto según un estudio a largo plazo realizado por investigadores de Israel y Estados Unidos.

En un nuevo artículo publicado en Environmental Science and Technology, los investigadores examinaron varios cultivos diferentes de biocombustibles celulósicos.

El objetivo: probar su potencial como alternativa petrolera en combustible de etanol y vehículos eléctricos de servicio liviano. Estos incluyen autos de pasajeros y camiones pequeños.

Los escenarios de mitigación del cambio climático que limitan los aumentos de temperatura global a 1.5 °C dependen de la descarbonización del combustible del vehículo con la producción de bioenergía junto con la captura y almacenamiento de carbono (BECCS).

La captura y almacenamiento de carbono (CCS) es una tecnología que puede capturar hasta el 90% del dióxido de carbono (CO2) emitido durante la generación de electricidad y los procesos industriales.

Esto evita el aumento atmosférico de la concentración de CO2. El uso de CCS y biomasa renovable es una de las pocas tecnologías de reducción de carbono que resulta en un modo “carbono negativo”. En realidad elimina el dióxido de carbono de la atmósfera.

Esta investigación, por primera vez, evalúa las materias primas de bioenergía cultivadas lado a lado.

Los siete cultivos incluyeron: pastizales, miscantos gigantes, álamos, residuos de maíz, praderas nativas restauradas y una combinación de pastos y vegetación que crece espontáneamente después del abandono del campo.

“Cada cultivo que probamos tenía una capacidad de mitigación muy significativa a pesar de crecer en suelos muy diferentes y bajo la variabilidad natural del clima”, dice el Dr. Ilya Gelfand.

“Estos cultivos podrían proporcionar una porción muy significativa de la descarbonización del transporte de vehículos ligeros de EE. UU.

Con esto se podrían frenar las emisiones de CO2 y el calentamiento global. La descarbonización del transporte es fundamental para limitar el aumento de las temperaturas”.

En el estudio, en comparación con las emisiones de solo petróleo, el etanol con bioenergía fue 78-290% mejor en la reducción de emisiones de carbono.

El etanol mejoró en un 204-416%, los vehículos eléctricos alimentados con biomasa fueron un 74-303% más limpios y los vehículos eléctricos alimentados con biomasa combinados con CSS resultaron 329-558% superiores.

El estudio se realizó en la Estación Biológica Kellogg de la Universidad Estatal de Michigan (MSU) y en la Estación de Investigación Arlington de la Universidad de Wisconsin, que forma parte del Centro de Investigación de Bioenergía de los Grandes Lagos del Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Curiosamente, los cultivos producidos en MSU funcionaron tan bien como los cultivados en el sitio más fértil de Wisconsin.

“Esto es significativo porque significa que es probable que podamos producir estos cultivos en tierras marginales y aún así obtener una alta productividad”, dice el profesor Phil Robertson.

“Los experimentos de campo a largo plazo que incluyen condiciones climáticas extremas como la sequía y las emisiones de gases de efecto invernadero reales en lugar de las estimadas, son cruciales para los supuestos de los modelos de pruebas de estrés”.

La siguiente fase de investigación es evaluar otros aspectos ambientales y económicos de los cultivos bioenergéticos.

Los mejores cultivos de biocombustibles deben ser económicamente atractivos para los agricultores. Es necesario que no agreguen más nitrógeno o pesticidas al medio ambiente y sean amigables con la conservación.

En la imagen: reducción relativa de las emisiones de dióxido de carbono cuando los combustibles fósiles se reemplazan por energía renovable a base de celulosa con y sin captura y almacenamiento de carbono.

Fuente: Latam Israel