¿Podría el estudiar tinta antigua contribuir a explicar mejor los Rollos del Mar Muerto?

El estudio de manuscritos ofrece a los académicos un tesoro de información oculta a la vista, que complementa los presentados por los propios textos.

Secciones de los antiguos rollos del Mar Muerto exhibidos en el Museo de Israel en Jerusalén el 14 de mayo de 2008. (Foto: BAZ RATNER / REUTERS)

¿Podría el estudiar la tinta utilizada por escribas hace 2.000 años para escribir los Rollos del Mar Muerto ayudar a los académicos a explicar los muchos misterios que aún los rodean?

Según Ira Rabin, científica principal del Instituto Federal de Investigación y Prueba de Materiales (BAM) en Berlín y el Centro de Estudios de Culturas Manuscritas (CSMC) en Hamburgo, la respuesta es un rotundo sí.

Los antiguos sabios judíos, de bendita memoria, eran muy conscientes de la importancia de la tinta en la práctica judía.

“Como se enseñó, el rabino Meir dijo: Cuando estaba con el rabino Yishmael, solía poner sulfato de hierro en la tinta [con la que escribía los pergaminos de la Torá], y él no me dijo nada. Cuando vine con el rabino Akiva, él me lo prohibió”, dice un pasaje de Talmud en el Tratado de Eruvim (13a, traducción de la edición de William Edison a través de Sefaria.org).

Varios pasajes de la Biblia mencionan la acción o la necesidad de escribir algo. De esos pasajes, la pregunta de los sabios se convirtió en lo que constituye la escritura. A partir de la época de la Mishná, los rabinos discutieron el tema desde varias perspectivas. Escribir era una actividad prohibida en Sabbat, que por lo tanto requería una comprensión precisa de las características de un rollo de Torá kosher (apto para su uso en una lectura pública en la sinagoga), así como de otros objetos, como tefilín y rollos de meguilá. También se mencionaban los ingredientes que podían emplearse para producir tintas. Un milenio después, el Rambam (Maimónides) cubrió sistemáticamente estos temas en su Mishné Torá.

Hoy, el estudio de manuscritos ofrece a los eruditos un tesoro de conocimiento oculto a la vista, complementando la información presentada por los propios textos, dijo Rabin a The Jerusalem Post después de un taller dedicado a identificar e investigar los tipos de tinta históricos realizado en la Biblioteca Nacional de Israel.

«La materialidad de un manuscrito es parte del manuscrito en sí, y ofrece mucha información sobre el tiempo, el lugar, el uso y el desarrollo tecnológico de cuando fue creado», dijo.

Si bien el estudio de las tintas ha sido, durante bastante tiempo, importante en la conservación, especialmente debido a la naturaleza corrosiva de ciertos tipos de tinta, el desarrollo de estudios de tinta como disciplina arqueológica es muy reciente, dijo Rabin.

«Se ha desarrollado básicamente en los últimos 10 años», dijo.

En el taller, Rabin dijo que el centro donde trabaja en Alemania se enfoca en cerrar la brecha entre las humanidades, las ciencias naturales y la tecnología al ayudar a los paleontólogos, arqueólogos y otros académicos con sus necesidades.

Se puede descubrir mucho analizando los Rollos del Mar Muerto, dijo Rabin, que es una de sus áreas de especialización. En sus estudios, se ha centrado en el pergamino en el que se escribieron los manuscritos.

Los Rollos del Mar Muerto consisten en docenas de manuscritos que datan de un período comprendido entre el siglo III AEC y el siglo I AEC que se descubrieron en 11 cuevas cerca del Mar Muerto. Los rollos incluyen las primeras copias conocidas de partes de la Biblia hebrea, así como otros escritos religiosos. Actualmente se encuentran en el Museo de Israel en Jerusalén y en otros museos.

«La tinta de los Rollos del Mar Muerto aún no se ha estudiado adecuadamente, y espero que la Autoridad de Antigüedades de Israel lo permita pronto», dijo Rabin.

Algunos de los manuscritos fueron analizados en la década de 1990, incluido el Génesis Apocryphon, dijo. Fue destruido casi por completo por la corrosividad de la tinta utilizada, algo muy inusual porque los tipos de tintas corrosivas aparecieron mucho más tarde en la Edad Media.

«La mayoría de los Rollos del Mar Muerto fueron escritos en tinta de carbono, la tinta más antigua en la tierra, en uso desde al menos 2,000 AEC y hasta hoy», dijo Rabin, y agregó que la tinta de carbono se crea a través de una dispersión de partículas de carbono en un aglutinante y no es corrosivo.

«Sin embargo, no sabemos si otros materiales, y especialmente los metales, también se mezclaron en la tinta en algunos de los manuscritos», dijo al Post.

Una de las preguntas que intriga a los académicos en el campo es por qué en algún momento, después de usar cierto tipo de tinta durante siglos, si no milenios, los escribas comenzaron a usar otros materiales para la tinta. Esto sucedió, por ejemplo, alrededor del siglo III AEC.

«Personalmente conecto este evento con la figura de Alejandro Magno, que armó un gran imperio y creó la necesidad de más tinta», dijo Rabin. «Dado que la tinta de carbono era costosa, la gente comenzó a adulterarla con otras sustancias, produciendo tinta similar pero no tan costosa».

«Creo que es muy importante estudiar más a fondo la tinta de los manuscritos de los Rollos del Mar Muerto debido al conocimiento que la materialidad de los manuscritos nos puede dar, y porque espero poder producir un mapa socio-geográfico tridimensional o cuatridimensional de los tiempos y los lugares donde las personas usaban diferentes tintas, desde el siglo IV AEC hasta el siglo VI-VII EC», dijo Rabin.

Fuente: The Jerusalem Post 
Traducción: General H. de Israel en Guayaquil