¿Se fabrican en Israel las máscaras de protección contra coronavirus más potentes?

En Israel se desarrolló material con usos incalculables, incluso como antídoto para infecciones relacionadas con la atención médica.

El inventor Jeffrey Gabbay con fibras de algodón con infusión de cobre.  (Foto: FELICE FRIEDSON / TML PHOTOS)

El científico textil Jeffrey Gabbay sin duda aprecia la importancia de la sincronización del tiempo: mientras masas de hombres y mujeres enmascarados están haciendo que los aeropuertos y las calles de las principales ciudades del mundo se vean como escenarios de películas de ciencia ficción, el proceso de su compañía para convertir las fibras de algodón comunes en un muro defensivo de tela con infusión de cobre, que niega la entrada a gérmenes y bacterias, es posiblemente la protección más potente contra el coronavirus. Sea testigo de una orden de Hong Kong para mascarillas desechables.

«Solo tenía material suficiente para 1 millón de máscaras, y todas están agotadas», dijo Gabbay a The Media Line en su planta de Jerusalén. Las máscaras fabricadas en Israel que duran toda la vida de una persona pero que son mortales al contacto con bacterias y virus, están en producción y pronto estarán disponibles en una tienda de Amazon.

El avance – Gabbay, quien inventó la tecnología del cobre, dice que es la única ciencia aplicada – se produjo antes de que el coronavirus apareciera repentinamente, enviando ondas de caos y preocupación en todo el mundo.

Incluso antes de perfeccionar su proceso a base de cobre que infunde beneficiosamente fibras de algodón, la lista de aplicaciones potenciales era tan larga como la imaginación de uno y tan amplia como la experiencia con gérmenes y enfermedades había enseñado.

De hecho, meses antes de que el brote de coronavirus haga que problema sea tratado con la solemnidad apropiada para una cuestión de vida o muerte, Gabbay le había dicho a The Media Line, a modo de exaltar los beneficios de su avance, que «nuestras no apestan». Más milagro que avance.

Visitar la prístina fábrica de Gabbay’s Argaman Technologies en Jerusalén, una referencia a las prendas que usan los sumos sacerdotes en los templos sagrados del judaísmo, el proceso mediante el cual las partículas de cobre se incrustan dentro de las fibras de algodón se asemeja a la fabricación de pasta comercial con esteroides. Preparándose para el mercado masivo, mientras la producción piloto rinde aproximadamente una tonelada por semana, la capacidad de la instalación al estar finalizada será de diez toneladas por día.

Gabbay exuda una personalidad docente mientras camina entre la maquinaria, algunos equipos comerciales y otros equipos patentados que diseñó y construyó. Explica cómo su proceso permite que las propiedades de «cualquier químico que queramos» se infundan en una fibra de algodón. Dejando a un lado los olores, el científico-empresario con sede en Jerusalén conecta con entusiasmo los puntos y surge una idea de las posibilidades.

«Tenemos algodón que no se quema, no se lo puede prender», le dice Gabbay a The Media Line mientras visualizamos las fotografías icónicas de vastos campos de algodón en llamas bajo el control de los agricultores. «O tenemos algodón que puede causar la esterilización de un textil». De inmediato, lo que viene a la mente son las infecciones asociadas a la atención médica (HAI por sus siglas en inglés), como las infecciones por estafilococos que son peligrosas para los pacientes del hospital – habiendo escrito una historia relacionada con tal situación no hace mucho tiempo.

La persona que fue objeto de ese artículo sufrió una muerte súbita poco después de ser ingresada en un hospital por un problema de espalda y contraer dicha infección. Su pérdida fue devastadora para toda una comunidad. Pero, ¿qué pasaría si su bata de hospital y su ropa de cama hubieran matado a la bacteria estafilococo y no al paciente?

Como si leyera la mente, Gabbay mencionó que Argaman acaba de completar una prueba en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania patrocinada por los Centros para el Control de Enfermedades que demostró una reducción del 25% en las HAI al cambiar las batas y la ropa de cama de los pacientes por el textil de su compañía – auto esterilizante e infundidos con cobre – junto con una reducción del 40% en organismos resistentes a múltiples fármacos, y la suposición de que un resultado aún más dramático se vio obstaculizado por los patógenos que estaban en las prendas de los empleados del hospital.

Ya en crecimiento hacia una operación global, la tela destinada para uso en los Estados Unidos será de fabricación estadounidense, mientras que la producción de la tela que se probará en Israel, unos 100.000 metros, se hace en Turquía después de ser tratada en Israel. En cuanto a los artículos que se producirán, «todo lo relacionado con el hospital» – incluyendo ropa de cama, uniformes de enfermeras, batas de laboratorio, uniformes médicos y batas de pacientes.

Los padres de Gabbay emigraron de Bagdad en 1946, dos años antes de que él naciera, y se mudaron a Israel en 1973. Educado en Nueva York e Italia, su plataforma académica es su formación en ingeniería textil, química, bioquímica y enfermedades infecciosas. Por lo tanto, no es sorprendente que su análisis de la tarea en cuestión sea detener los síntomas cortando la causa raíz.

Señalando que «los textiles son incubadoras fabulosas» y «las bacterias crecerán en casi cualquier lugar», Gabbay explica lo inadecuado de buscar una solución antimicrobiana porque «los bichos volverán». Sin embargo, “cuando hablamos de auto esterilización, estamos hablando de un absoluto. Si queremos controlar la infección en el hospital, necesitamos lo absoluto». Totalmente.

Gabbay dice con entusiasmo que «todos los productos químicos tienen propiedades fabulosas» y que es capaz de inyectar fibras de algodón con cualquier producto químico apropiado para la tarea en cuestión – como testimonio, las máscaras faciales. Otro ejemplo: los diabéticos, que deben estar siempre alertas a cortes y llagas en los pies, se benefician del algodón con infusión de cobre.

Gabbay dice: «No sentirá la diferencia, no sabrá la diferencia», pero el beneficio médico habla por sí mismo.

Gabbay ha trabajado con el ejército israelí para crear prendas de algodón infundido con cobre para hacer la vida más llevadera para los soldados que podrían caminar por millas y no cambiarse las medias durante semanas.

Imagine que un soldado herido puede asegurar una herida abierta colocando su camiseta sobre ella. También está trabajando con la NASA para desarrollar trajes espaciales que eviten la penetración de la radiación que podría matar a un astronauta que viaja a Marte.

Cualquiera que haya seguido la vida de un medicamento desde el inicio hasta la farmacia sabe lo largo y desafiante que puede ser el camino. Según Gabbay, no es una cuestión de aprobación, «es una cuestión de qué afirmaciones se pueden hacer». En el caso de sus telas, está bien hacer las afirmaciones antimicrobianas – pero no se debe afirmar que cura heridas, porque se convierte en «un problema médico e involucra a la FDA y las pruebas». Las afirmaciones antimicrobianas se pueden hacer porque «las medias destruirán todas las bacterias y hongos que las tocan, para que podamos comenzar a vender el producto mañana».

Según los Centros para el Control de Enfermedades, las HIAs infectan a unos 1,7 millones de pacientes en los Estados Unidos cada año, lo que resulta en aproximadamente 99,000 muertes. En un entorno hospitalario, la atención se centra en la biocarga [el número de bacterias que viven en una superficie que no ha sido esterilizada], cuya reducción aminora la exposición de los pacientes a los patógenos y, por lo tanto, a las infecciones. La estrategia de Gabbay requiere abordar las superficies duras y blandas y luego tratar todas las superficies blandas del hospital –  cualquier cosa hecha de textiles, incluyendo ropa de cama, batas, uniformes y ropa de cualquier tipo, incluidas prendas desechables. Un sistema desarrollado por Argaman también limpia las superficies duras, como escritorios y mesas, tanto en el área del paciente como en las áreas públicas.

Lo que se encontró en esta primera prueba basada en la evidencia fue una impresionante «reducción del 50% en la carga biológica de los microbios resistentes a múltiples fármacos cuando solo se cambiaron las sábanas y batas». Las pruebas sugeridas para el futuro medirán la influencia de la reducción de la carga biológica en la tasa de infección, un desafío para el que el equipo de Argaman está claramente preparado. Pero al igual que la prueba descrita anteriormente, la siguiente también será realizada por un laboratorio externo independiente sin conexión con Gabbay o su compañía.

Cuando el Dr. Robert Davis – un médico emprendedor que invirtió en Argaman – contó cómo conoció a Gabbay, comenzó a sonar como una trama cinematográfica. Él le dijo a The Media Line que «cuando Jeff Gabbay vino a mí y me contó sobre [su tecnología], no lo creí. Parecía demasiado bueno para ser verdad… Ya sabes CottonX, es incombustible, no se quemará, es auto esterilizante. Curará todo tipo de úlceras de decúbito o diabetes y aemás tienen esta funda de almohada que eliminará las arrugas. Y dije: «¡Imposible!»

Pero Davis se convirtió rápidamente en un creyente de lo que llamó esta «tecnología de plataforma con muchas aplicaciones diferentes», calificándola de «maravillosa». «Sabes, habrá hospitales, clínicas e instalaciones geriátricas donde el uso de estas sábanas, batas y medias realmente cambiará la vida de un paciente». Tanto es así que entre los mercados considerados como receptivos a Argaman, hay una serie de países del Golfo que no hace mucho tiempo hubieran evitado negocios tan estrechamente asociados con el Estado de Israel.

No es necesario un título científico para ver las aplicaciones de la tecnología Argaman, en categorías como «hospital, militar y cosmética», que incluye lo que Gabbay llama «hogar saludable». La Dra. Phyllis Levine, que posee un título en medicina y se graduó del MIT con un título en ciencias de los materiales e ingeniería, explicó a The Media Line que así como es de importante la implementación de la tecnología antimicrobiana para los hospitales, no se puede pasar por alto el hogar.

«La mayoría de las cocinas están en riesgo de contaminación por microorganismos, algunos de los cuales, a veces, incluso pueden poner en peligro la vida», dijo. «Tanto los artículos alimenticios como los no alimenticios pueden introducirlos, incluso en la cocina de aspecto más prístino».

Por ejemplo, los alimentos pueden contener bacterias, como la salmonela y la E. coli, y colocar un artículo inocuo, como su bolso, en una superficie no es diferente a pararse con los zapatos sucios sobre una área utilizada para preparar y comer alimentos. Los accesorios de cocina que mejoran la salud incluirán artículos como toallas, esponjas, delantales, trapeadores, cubiertas de electrodomésticos, recipientes y tablas de cortar, por nombrar algunos.

En un momento en que existe un temor pandémico al coronavirus y el uso de máscaras se está convirtiendo rápidamente en la norma en lugar de la excepción, la máscara de Gabbay que dura toda la vida estará disponible por $50. Mientras tanto, las innumerables aplicaciones que desarrolla Argaman Technologies con su algodón infundido de cobre está posicionado para salvar innumerables vidas.

Fuente: The Jerusalem Post 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil