Saga sobre la fertilidad en la vida real da frutos cuando el director israelí la reproduce en una película

En la tierra natal de Erez Tadmor, su popular película «The Art of Waiting (El Arte de Esperar)» ha creado conciencia y ayudó a los espectadores a compartir sus propias historias. Ahora que ha llegado a los Estados Unidos, ¿será tan fecunda?

Tali, una esposa israelí, y su esposo, Liran, están tratando de tener un bebé. Se están desesperando – Tali tiene más de 30 años y Liran se enfrenta a la presión de su padre. A medida que la pareja siente que se están quedando sin tiempo y sin opciones, su médico ofrece una solución: fertilización in vitro o FIV.

El tema, cercano a muchos israelíes, está en el corazón de «The Art of Waiting (El Arte de Esperar)», un nuevo largometraje israelí del director Erez Tadmor que se estrenó en Estados Unidos el 22 de enero en el Festival Internacional de Cine de Santa Bárbara. El director le dijo a The Times of Israel que la película representa una mirada sin precedentes a la FIV, y se basa en la historia real de cómo él y su esposa, Moran Tadmor, se convirtieron en padres.

Los Tadmors tienen dos hijos, de nueve y cuatro años, que nacieron a través de la FIV. Erez Tadmor dijo que la paternidad es «muy agradable». No sabes que cuando lo haces, te enamoras de nuevo».

El proceso de FIV tomó tres años por cada niño. «No le dijimos a nadie que estábamos haciendo el tratamiento para hacer niños», dijo Tadmor. «Ahora es más fácil porque nacieron los niños».

También fue más fácil para el director pensar en abordar la experiencia a través de la película – primero en el cortometraje cómico «Sirenas» de 2017, sobre una pareja que acudió a un hospital de Tel Aviv para recibir tratamientos de fertilidad durante una lluvia de ataques con misiles desde la Franja de Gaza. La trama era paralela a la experiencia de los Tadmors, que iban a tratamientos cuando había «muchos misiles en Tel Aviv», dijo. «Daba miedo, pero ya terminó».

«Sirenas» no solo ganó un Premio Ophir al Mejor Cortometraje, sino que también estimuló la conversación sobre la FIV.

«Mucha gente me pidió que hablara sobre el tema en muchos lugares de Israel y del mundo», dijo Tadmor. «Todo el mundo me preguntaba por qué no hacer un largometraje sobre el tema».

La FIV fue exitosa en 1978 con el nacimiento de Louise Brown en el Reino Unido. Uno de los médicos que presidió el evento histórico fue el fallecido Robert Edwards, cuyo trabajo ganó el Premio Nobel en 2010.

En un informe que salió en el 40 aniversario del nacimiento de Brown, CNN explicó que in vitro significa «en vidrio» en latín, y que el proceso de fertilización «implica extraer óvulos de los ovarios de una mujer y mezclarlos con esperma fuera del cuerpo… fertilizados mediante este proceso, los óvulos se convierten en embriones que se pueden colocar en el útero de una mujer, donde pueden convertirse en un feto y, finalmente, en un bebé”.

«Ocho millones de bebés han nacido en todo el mundo como resultado de la FIV y otros tratamientos avanzados de fertilidad», afirmó el informe, citando al Comité Internacional de Monitoreo de Tecnologías Reproductivas Asistidas. El informe cita a un médico británico y consultor de medicina reproductiva, Gillian Lockwood, quien calificó el número de nacimientos como «una estimación bastante conservadora».

Este mes, Nueva York se convirtió en el 17º estado de los EE. UU. en exigir a las compañías de seguros de salud que amplíen su cobertura de FIV. Es un proceso que cuesta miles de dólares en los Estados Unidos cuando no está cubierto. Según un informe de WRGB-TV, antes de que la ley entrara en vigor, «muy pocas» compañías de seguros «cubrirían todo el proceso».

Erez Tadmor, director de cine israelí. (Cortesía)

El gobierno israelí apoya mucho más la FIV, dijo Tadmor.

“En Israel, el estado quiere que las personas tengan hijos. Ellos quieren hijos. Pagan todo lo relacionado con la FIV – todos los tratamientos – hasta los 44 años”, dijo.

Según el sitio web del Ministerio de Salud de Israel, el estado financia completamente los primeros dos embarazos viables para cualquier pareja (independientemente de los hijos de relaciones anteriores), o para mujeres solteras que buscan comenzar una familia independiente, hasta el cumpleaños número 45 de la mujer.

En la película, Liran y Tali descubren que Liran tiene espermatozoides débiles, recurriendo a la FIV después de innumerables viajes al hospital – incluido uno en el que se entera de que un hombre mayor muy conversón ha estado tratando de formar una familia durante nueve años.

«Quería que la gente se acercara a este tema, que supiera sobre el tema», dijo Tadmor.

Una foto de «El Arte de Esperar», dirigida por Erez Tadmor y protagonizada por Nelly Tagar y Roy Assaf. (Cortesía de Tadmor)

La película de Tadmor está llevando una mayor conciencia del proceso al público. «Ahora más de 100,000 personas han venido al cine para ver la película», dijo. «Aquí en Israel, es bastante para una película israelí».

Una foto de «El Arte de Esperar», dirigida por Erez Tadmor y protagonizada por Nelly Tagar y Roy Assaf. (Cortesía de Tadmor)

Para algunos en la audiencia, la historia tiene un significado adicional. «Cuando voy a foros de preguntas y respuestas para hablar sobre la película, siempre encuentro algo así como ocho personas que me cuentan que esta es su historia», dijo Tadmor.

El director alardeó sobre sus dos coprotagonistas: Roy Assaf, que interpreta a Liran, y Nelly Tagar, que interpreta a Tali. Tadmor dirigió a Assaf en un proyecto anterior, «Wounded Land (Tierra Herida)», en 2015, y llama al actor «uno de los mejores aquí en Israel».

Para «El Arte de Esperar», Tadmor y Assaf escribieron el guión. Según Tadmor, Assaf contribuyó con «muchas situaciones que pensé que eran muy profundas, muy divertidas, de la vida real», incluyendo a Liran esperando en la fila del hospital para dar esperma en un vaso de plástico.

Una foto de «El Arte de Esperar», dirigida por Erez Tadmor y protagonizada por Nelly Tagar y Roy Assaf. (Cortesía de Tadmor)

Tadmor llamó a Tagar «una de las grandes estrellas en Israel como actriz, una gran estrella en la televisión y el cine», como la película de 2016 de Avi Nesher «Past Life (Vida Pasada)». El director dijo que al principio no estaba seguro de si Tagar podría hacer el papel de Tali, pero su audición lo persuadió, la que calificó de «muy divertida» y «con mucha emoción». En la película, dijo, «ella sabía cómo trabajar con humor», y también investigó el tema de la FIV visitando hospitales y observando a miembros del personal y parejas que se sometían a tratamientos de fertilidad. «Estuve muy feliz de trabajar con ella», dijo Tadmor.

Cuando comienza la película, Liran y Tali intentan equilibrar sus vidas profesionales y el comenzar una familia, poniendo sus esperanzas en un médico (Eli Gorenstein) que tiene un mensaje tranquilizador.

«Un médico como este, es como Dios para ellos», dijo Tadmor. «Es su última opción para tener hijos».

Sin embargo, también les dice que los tratamientos de fertilidad requieren mucho tiempo y requerirán reducir sus horas de trabajo. Tali lo toma en serio, pero Liran aún trata de mantener un horario de adicto al trabajo con su más reciente proyecto inmobiliario, atendiendo constantemente las llamadas en su auricular, lo que causa tensión con Tali.

Una foto de «El Arte de Esperar», dirigida por Erez Tadmor y protagonizada por Nelly Tagar y Roy Assaf. (Cortesía de Tadmor)

Las familias de la pareja aumentan la presión. El padre de Liran, Moshe, está feliz de compartir tanto vegetales de su huerto como comentarios no solicitados sobre sus posibilidades de tener un nieto. La madre de Liran, Nurit, trata de empatizar con Tali. Cuando la casa de Moshe y Nurit en Sderot es destruida por un cohete de Gaza, se mudan con Liran y Tali, llevando al hermano gay de Liran, Dudu, y a la abuela de Liran. Tadmor dijo que los padres de Liran temen que Dudu no tenga hijos, aunque expresa su deseo de convertirse en padre. La presión de sus padres para convertirse en papá recae en Liran. Esta presión, junto con los cuartos repentinamente estrechos en la casa de Liran y Tali, resulta en un alejamiento, lo que refleja lo que Tadmor describe como una expectativa israelí de que las parejas tengan hijos.

«Aquí, la presión es muy grande», dijo Tadmor. Dijo que en Israel, «mucha gente vino del Holocausto. Querían ser una gran familia. Es como el baby boom en Estados Unidos en la década de 1950, la década de 1960, mucha gente en Estados Unidos quería hijos». Dijo que este ha sido el caso en Israel «siempre, desde el comienzo del estado».

Una foto de «El Arte de Esperar», dirigida por Erez Tadmor y protagonizada por Nelly Tagar y Roy Assaf. (Cortesía de Tadmor)

El padre de Tali, quien interpreta a Rami Heuberger, ofrece una perspectiva de contrapeso. «Este personaje dice «No vayas a los tratamientos, no son buenos para ti»», dijo Tadmor. El padre de Tali perdió a su primera esposa, la madre de Tali, cuando ella era joven. Se volvió a casar y tuvo muchos hijos más. «No necesita más niños», explica Tadmor. “Él tiene suficiente. Tiene mucho miedo de que Tali estará en la misma situación que su madre».

A medida que Tali y Liran se enfrentan a sus familias y a sí mismos, se dan cuenta de lo que son y lo que quieren en la vida, lo que refleja la trayectoria personal del director durante un momento complejo.

«Después de algunos años, después del tratamiento, lo pensé muy clara y abiertamente», dijo Tadmor. «Ahora me puedo reír del tema y amar el tema».

Fuente: The Times of Israel 
Traducción:  Consulado General H. de Israel en Guayaquil