Con la última tecnología láser, cirujanos israelíes ayudan a jóvenes víctimas de quemaduras en Haití

El equipo del Centro Médico Sheba se asocia con Burn Advocates Network (Red de Defensores de Quemados), con sede en NJ, para capacitar a profesionales de la salud en Española para aliviar el dolor y la falta de movilidad causada por la cicatrización.

Un equipo de especialistas en quemaduras y cirugía plástica del Centro Médico Sheba en Tel Hashomer, Israel, viajó a Haití en enero, donde entregaron y operaron el primer láser médico del país. El láser, donado por Burn Advocates Network – BAN (Red de Defensores de Quemados), entidad sin fines de lucro con sede en Nueva Jersey, se utiliza principalmente para tratar pacientes pediátricos que han sufrido quemaduras catastróficas, una importante crisis de salud en la nación caribeña.

El director del Centro Nacional de Quemaduras de Sheba, el profesor Josef Haik, y dos colegas israelíes asesoraron a 30 cirujanos, enfermeras y terapeutas de seis hospitales en Haití y República Dominicana sobre cómo usar el láser y llevar a cabo otros cuidados de última generación para reducir y aliviar cicatrices que desfiguran, son dolorosas y restringen el movimiento.

 El Dr. Josef Haik de Israel enseña al cirujano haitiano Dr. Jerry Bernard cómo usar la máquina láser, Milot, Haití, enero de 2020. (Cortesía de Burn Advocates Network)

La introducción del láser fraccional Lumenis UltraPulse CO2 en el Hospital Sacre Coeur en Milot constituyó el primer proyecto satelital internacional de I-PEARLS (Centro de excelencia de cirugía láser reconstructiva pediátrica y estética de Israel – por sus siglas en inglés), una asociación reciente entre Sheba y BAN que creó el primer centro de tratamiento e investigación de láser en el Medio Oriente que se centra en la curación de sobrevivientes de quemaduras pediátricas.

BAN proporcionó los fondos para renovar el espacio existente en el ala de tecnología avanzada de Sheba y equiparlo con una variedad de láseres y otros equipos necesarios para convertirlo en un centro de excelencia.

Según Haik, el centro I-PEARLS en Sheba ha realizado 1,000 procedimientos anualmente en los últimos tres años, con aproximadamente la mitad de los pacientes procedentes de los territorios palestinos. A diferencia de los procedimientos realizados en adultos, que a menudo se pueden realizar con anestesia local, los que se realizan en niños requieren anestesia completa.

 

La enfermera estadounidense Kerri Gallagher consuela a una paciente pediátrica con quemaduras antes de la cirugía con láser en Milot, Haití, enero de 2020. (Cortesía de Burn Advocates Network)

Sin embargo, los medicamentos y suministros quirúrgicos desechables disponibles en Israel son escasos en Haití y República Dominicana, donde aproximadamente el 60 por ciento de las víctimas de quemaduras son menores de 12 años. La mayoría de sus lesiones son causadas por prácticas de cocina inseguras, cableado eléctrico defectuoso, y almacenamiento y manipulación peligrosos de gasolina. El devastador terremoto de 7.0 en enero de 2010 también causó quemaduras generalizadas.

«Faltaban anestesia y medicamentos, y tenían miedo de usar los suministros que tenían», dijo Haik sobre lo que encontró al llegar al hospital en Milot.

Si bien los cirujanos israelíes encontraron la situación abrumadora a veces, quedaron impresionados por cómo sus homólogos haitianos encontraron formas de compensar lo que no tenían.

 El cirujano haitiano Dr. Jerry Bernard usando láser bajo la dirección del Dr. Josef Haik de Israel, Milot, Haití, enero de 2020. (Cortesía de Burn Advocates Network)

“Nuestro equipo quirúrgico de Sheba se conectó con los haitianos en un nivel profundo y casi espiritual. Asumieron sus tareas docentes y clínicas con una actitud realista y humildad. Dejaron en claro que no habían llegado a cambiar la forma en que practican la medicina, solo para apoyarlos mientras enfrentaban algunos de los casos de trauma más difíciles que podamos imaginar», dijo el abogado y fundador de BAN, Samuel Davis.

Con disturbios, una paralizante escasez de combustible y carreteras intransitables debido a la quema de llantas solo dos semanas antes de la misión del 5 al 7 de enero, Davis dijo que fue «milagroso» que se cumplieran los objetivos educativos y clínicos del entrenamiento de I-PEARLS.

“La red de comunicación estaba desactivada y no había suficiente gasolina para mantener los autos en la carretera. Nuestro láser, que había sido entregado en el Hospital Sacre Coeur en septiembre, fue cuidadosamente desempacado y funcionó perfectamente utilizando electricidad generada por generadores”, dijo.

El equipo israelí demostró el uso del láser en 12 pacientes y guio a los cirujanos locales mientras lo probaban por primera vez. También realizaron conferencias y presentaciones sobre una variedad de temas relacionados con el cuidado de las quemaduras, como la necesidad de un injerto de piel temprano y fisioterapia como seguimiento de la cirugía para prevenir las contracturas (constricción permanente de los tejidos).

 El Dr. Jerry Bernard de Haití y el Dr. Josef Haik de Israel cambian vendajes de un paciente pediátrico quemado, Milot, Haití, enero de 2020 (Cortesía de Burn Advocates Network)

«El láser es una buena iniciativa», dijo el cirujano de quemaduras haitiano Dr. Rolph Richeme, fundador de la Fundación Haïtienne D’Aide Aux Brûlés (FONHAB), la fundación de quemaduras de Haití. «Creo que si los pacientes tienen hipertrofia o queloides, con esta tecnología se verán y se sentirán mucho mejor».

«Si los pacientes quemados, especialmente los niños, se sienten más cómodos con la apariencia y sensación de sus cicatrices, les resultará mucho más fácil adaptarse a su nueva realidad y serán más optimistas sobre el futuro», dijo Richeme.

Si bien proporcionar conocimientos prácticos sobre cómo usar el láser fue el motivo de la visita de los israelíes, también terminaron educando sobre el control de infecciones, la limpieza, el vendaje y la nutrición. Además realizaron cirugías complicadas no planificadas.

Miembros del equipo láser haitiano, israelí, dominicano y estadounidense en el centro satelital I-PEARLS en Milot, Haití, enero de 2020. (Cortesía de Burn Advocates Network)

En el transcurso de las rondas, Haik y su colega, el Dr. Moti Harats, se encontraron con dos pacientes que estaban gravemente enfermos – literalmente a punto de morir por sus quemaduras, según Davis.

«Había un niño pequeño que estaba muy infectado, ¡pero estaba a punto de ser enviado a casa!» Haik informó.

Después de examinar al niño en una sala de aislamiento, los médicos israelíes determinaron que la virulenta infección requería una intervención quirúrgica inmediata. El equipo realizó un desbridamiento profundo y descubrió que la infección se había extendido a un ganglio linfático. Si el procedimiento se hubiera retrasado unos días, era probable que el niño hubiera muerto por la propagación de la infección a su sangre.

El segundo caso involucró a una mujer de 27 años que se había quemado seis meses antes cuando cayó de bruces en una réchaud, o estufa tradicional haitiana. Su cara y cuello tenían quemaduras profundas de segundo grado, pero no había capacidad para hacer un injerto de piel. Cuando llegaron los israelíes, la mujer había formado cicatrices queloidales que hicieron que su boca se cerrara casi por completo. Apenas capaz de ponerse un sorbete en la boca para alimentarse, se estaba muriendo de hambre. Para complicar las cosas, la mujer estaba embarazada de siete meses.

“El equipo israelí tuvo que tomar una decisión terriblemente difícil. Para salvar tanto a esta mujer como a su hijo por nacer, tendrían que realizar un procedimiento importante bajo anestesia local. Si no intentaban liberar su boca, una muerte lenta para esta joven y su hijo era una certeza”, dijo Davis.

El equipo visitante incluso llevó comida del comedor a los pacientes, ya que los hospitales haitianos no proporcionan comida y los pacientes deben confiar en lo que los miembros de la familia pueden llevarles para comer. El gesto de los médicos fue simplemente una medida provisional para proporcionar las cantidades adecuadas de proteínas que necesitan las víctimas de quemaduras para sanar.

Samuel Davis, fundador de Red de Defensores de Quemados, con un paciente con quemaduras pediátricas en Haití, enero de 2020. (Cortesía de Burn Advocates Network)

Haik, que ha servido en misiones médicas en muchos países del mundo y representa a Israel en la Organización Mundial de la Salud, es positivo sobre el resultado de la misión en Haití. Él y sus colegas se mantienen en contacto con los cirujanos de Española en las redes sociales y están disponibles para consultas a larga distancia. Pero lo más importante es que los médicos haitianos y dominicanos ahora pueden apoyarse mutuamente en el uso de la tecnología.

«El efecto multiplicador de la misión es el mayor tesoro», dijo Haik.

Davis comenzó su trabajo en nombre de las víctimas de quemaduras con «campamentos de quemaduras» en Israel, India y Brasil con el objetivo de ayudar a niños y adolescentes a lidiar con su desfiguración física y cicatrices emocionales. Sin embargo, con el avance clínico en los últimos cinco años debido a la introducción de láseres, Davis decidió que el enfoque de BAN debería estar tanto en la tecnología como en la curación psicosocial.

«Estoy seguro de que el futuro de la atención de quemaduras pediátrica, incluso en países con recursos limitados, incluirá campamentos de quemaduras para restaurar el espíritu y la terapia con láser para curar las cicatrices», dijo Davis.

Fuente: The Times of Israel 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil