Los cinco lugares más sagrados en la fe judía

Israel es el país más sagrado de la religión judía. Vivir en la tierra de Israel se considera uno de los mayores actos que un judío puede hacer en su vida. Los judíos de todo el mundo rezan en dirección a Jerusalén, la eterna capital de Israel, que constituye el centro del mundo judío. Es la ciudad más sagrada de la fe judía. Cuando los novios judíos rompen un vaso el día de su boda, recuerdan la destrucción del Templo que solía existir en Jerusalén. Se introdujeron cuatro días de ayuno en la religión judía con el único propósito de recordar la destrucción del Templo y Jerusalén. En el Seder de la Pascua, declaramos: «¡El año que viene en Jerusalén!» Dado que Israel realmente es la Tierra Santa, la pregunta sigue siendo, ¿cuáles son los cinco lugares más sagrados en la fe judía?

En la fe judía, el Monte del Templo es el lugar más sagrado del planeta. Es el lugar donde fue creado Adán, donde tuvo lugar el sacrificio de Isaac y donde se levantaron el Primer y el Segundo Templo. Cuando existía el Templo judío, toda la nación judía solía realizar sacrificios allí 3 veces al año según lo ordenado por     Di-s. Era el edificio sagrado en el que se almacenaba el Arca del Pacto que albergaba los Diez Mandamientos. Era una de las maravillas del mundo antiguo y los restos del Templo judío juegan un papel fundamental en la fe judía hasta la fecha, con los judíos colocando notas dentro del Muro de los Lamentos por la creencia de que estas oraciones llegan a Di-s directamente. Los Salmos 137:5-6 proclaman: “Si te olvido, oh Jerusalén, que mi mano derecha olvide su habilidad. ¡Que mi lengua se pegue a mi paladar, si no te recuerdo, si no menciono Jerusalén al comienzo de mi alegría!

La Tumba de los Patriarcas en Hebrón es el segundo lugar más sagrado en la fe judía. Es el lugar de descanso de todos los queridos patriarcas y matriarcas bíblicos de Israel, excepto Raquel, que está enterrada en un lugar separado. El hecho de que Abraham, Isaac, Jacob, Leah, Rebecca y Sarah estén enterrados allí hace que Hebrón sea la segunda ciudad más sagrada del judaísmo. También se cree que Adán y Eva están enterrados en el mismo recinto funerario dentro de la ciudad. Hebrón fue uno de los primeros lugares donde residieron los patriarcas de Israel a su llegada a la antigua Canaán y es el primer lugar que el pueblo judío compró dentro de la Tierra de Israel. Esto implica que Hebrón alberga la comunidad judía más antigua del planeta.

La Tumba de Raquel en Belén es el tercer sitio más sagrado de la fe judía después del Monte del Templo en Jerusalén y la Tumba de los Patriarcas en Hebrón. Durante los últimos 3.000 años, debido a la creencia de que sus oraciones a Di-s tienen poderes especiales, los judíos han rezado en la Tumba de Raquel cada vez que el pueblo judío enfrentaba tristezas. Como ella misma no tuvo hijos durante muchos años, muchas mujeres judías con problemas de fertilidad rezan junto a su tumba para tener hijos. Según la tradición judía, la matriarca Raquel siempre ha llorado por su pueblo cuando el pueblo judío la necesitó. Según informes, Jacob enterró a Raquel en Belén, en lugar de en la Tumba de los Patriarcas en Hebrón, porque previó que sus descendientes necesitarían sus oraciones en el camino al exilio en Babilonia.

Como Jeremías 31:15-17 dice: “Raquel, llorando por sus hijos, se niega a ser consolada por sus hijos que ya no están. Así dijo Hashem: evita que tu voz llore, que tus ojos no derramen lágrimas; porque hay recompensa por tu trabajo», declara Hashem. «Regresarán de la tierra del enemigo y hay esperanza para el futuro» declara Hashem: «Regresarán de la tierra del enemigo y hay esperanza para el futuro» declara Hashem: «Tus hijos regresarán a su propio país».

Una de las cuatro ciudades más sagradas del judaísmo es Safed, una hermosa ciudad de Galilea que tiene una rica historia que se remonta a la antigüedad. Aunque Safed no es mencionada en la Biblia judía, el Talmud de Jerusalén sí señala que Safed fue uno de los cinco puntos de la cima de la montaña desde donde se encendieron los fuegos para anunciar la luna nueva y los festivales en el antiguo Israel. Durante la época otomana, Safed era considerado un centro para el aprendizaje de la Cábala. Grandes rabinos como el místico judío Rabino Isaac Luria, Joseph Caro, autor del Shulkan Arukh y Solomon Alkabetz, que compuso la oración Lechi Dodi que se recita hasta la fecha en las sinagogas todos los viernes por la noche, vivían en Safed. Los destinos populares en Safed incluyen la sinagoga sefardí Ari, que es la sinagoga más antigua de la ciudad; la sinagoga de Caro que lleva el nombre de Joseph Caro y posee un rollo de Torá de 500 años de antigüedad, y la sinagoga de Alshekh, que lleva el nombre del principal rabino cabalista del siglo XVI Moisés Alsheikh y tiene un techo hermoso de cúpula azul.

Tiberíades, que se encuentra en el lago Kinneret, es considerada una de las cuatro ciudades santas de la fe judía. Después de la revuelta de Bar Kochba, Tiberíades fue el principal centro de aprendizaje judío en la Tierra de Israel. El Sanedrín, cuyas decisiones afectaron a toda la diáspora judía, se reunió en Tiberíades, y el Talmud de Jerusalén fue escrito allí, a pesar de que los judíos de Tiberíades enfrentaron una intensa persecución bizantina durante ese período de tiempo. En los siglos XVIII y XIX, la ciudad se convirtió en un famoso centro de aprendizaje judío. Dirigida por el rabino Chaim Abulafia, el rabino Menahem de Vitbesk y muchos otros grandes judíos jasídicos, la ciudad se transformó en una de las cuatro ciudades más sagradas de la fe judía, aunque en tiempos bíblicos, Tiberíades era una ciudad funeraria y no estaba poblada por gente viva antes de que Herodes Antipas estableciera una ciudad allí. Las tumbas del rabino Akiva, el rabino Yohanan ben Zakkai, Moisés Maimónides y otros rabinos famosos se encuentran dentro de la ciudad. Según una leyenda, la era mesiánica comenzará en Tiberíades.

Fuene: JOL 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil