El Ministerio de Relaciones Exteriores pide a Japón que libere a los israelíes del crucero coronavirus

El Ministerio de Salud japonés está listo para liberar a los 15 israelíes de la cuarentena la próxima semana. Sin embargo, es probable que sean aislados cuando entren a Israel.

El crucero Diamond Princess anclado en el puerto de Yokohama, después de que diez personas en el crucero dieron positivo por coronavirus en Yokohama (Foto: REUTERS)

El Ministerio de Relaciones Exteriores solicitó oficialmente a Japón el miércoles que libere a los 15 israelíes en cuarentena a bordo del crucero Diamond Princess, que transporta pasajeros infectados con el nuevo coronavirus, ahora etiquetado como SARS-CoV-2 por el Comité Internacional de Taxonomía de Virus.

«Haré todo lo posible para traer a casa a los israelíes que están en el barco de coronavirus, al tiempo que me aseguraré de tomar las medidas necesarias para proteger al público», dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Israel Katz.

Katz ordenó a su ministerio que transmitiera el mensaje a Tokio de que a los israelíes en el barco, que está anclado en Yokohama, se les debería ofrecer una opción de cuarentena diferente. Él planea realizar más consultas con las partes relevantes el jueves.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ha estado en contacto con las autoridades japonesas a diario con respecto a los ciudadanos israelíes confinados. La embajada de Israel en Tokio los ha estado ayudando a obtener suministros regulares de medicamentos y alimentos kosher.

Además, el ministerio está examinando cómo ayudar a los 15 pasajeros a regresar a Israel cuando finalice su período de cuarentena de dos semanas, incluyendo recibir cartas de las autoridades japonesas que certifiquen que ya no necesitan estar aislados, para que puedan regresar por vía aérea.

Un alto funcionario del Ministerio de Salud dijo que el Ministerio de Salud japonés le dijo a su homólogo israelí que liberará a los israelíes de la cuarentena la próxima semana, según Noticias de Canal 12. Sin embargo, el funcionario agregó que los israelíes probablemente tendrán que entrar en aislamiento al llegar a Israel.

También el miércoles, el ministro de Salud, Ya’acov Litzman, y el director general del Ministerio de Salud, Moshe Bar Siman Tov, hablaron con los israelíes a bordo del barco.

Otras 39 personas dieron positivo por el coronavirus en el crucero, llevando el total a 175, dijo el miércoles el Ministerio de Salud japonés, según Reuters. Fuera de China, este es el mayor brote de la enfermedad, llamada COVID-19 por la Organización Mundial de la Salud.

Litzman le dijo a KAN que espera que los israelíes a bordo no estén infectados por la epidemia viral. Sin embargo, si lo están, el ministerio se está preparando para brindarles tratamiento en Israel.

El martes, el Ministerio de Salud comenzó a trabajar en nuevas pautas para el tratamiento del virus, en caso de que llegue a Israel. Estas pautas de tratamiento se basarán en las experiencias que otros países han tenido para combatir el virus e incluirán medicamentos utilizados en el tratamiento de la gripe y el VIH / SIDA.

El ministerio también ordenó un envío de ocho millones de máscaras protectoras, en caso de escasez, y ya ha gastado más de NIS 19 millones preparándose para el virus, según KAN.

Además, el ministerio ya comenzó a despejar el terreno en ciudades como Rishon Lezion para preparar hospitales especializados para el tratamiento de cualquier caso de COVID-19. Sin embargo, esta decisión provocó una reacción violenta por parte del municipio y los residentes de Rishon Lezion, quienes han dicho «no nos convertiremos en la ciudad del coronavirus de Israel».

Los primeros casos de coronavirus aparecieron en diciembre en la ciudad de Wuhan, en la provincia china de Hubei. Desde entonces se ha extendido a 45 países en Asia, Europa, América del Norte y Australia, infectado al menos a 45.210 personas y asesinado 1.118 hasta el martes. La gran mayoría de los afectados se encuentran en Wuhan, la novena ciudad más poblada de China, con 11 millones de residentes.

Reuters contribuyó a este informe.

Fuente: The Jerusalem Post  
Traducido por: Consulado General H. de Israel en Guayaquil