Con selva tropical y especies raras, un jardín poco conocido de Jerusalén pretende florecer

El pulmón verde cultivado del Jardín Botánico de la capital es un centro para 6,000 especies, un centro de investigación y un campo libre de flora y fauna para los niños de la capital.

El interior de la selva tropical del renovado Conservatorio Tropical en el Jardín Botánico de Jerusalén. (Jessica Steinberg / Times of Israel)

Habían pasado años desde que había caminado por el Jardín Botánico de Jerusalén, ubicado en el extremo sureste del Campus Givat Ram de la Universidad Hebrea.

Pero una invitación de Hannah Rendell, la nueva directora ejecutiva de los jardines, nacida en Gran Bretaña, me indujo a ver qué hay de nuevo en los jardines, con sus colinas de más de 6,000 especies de flora y fauna.

Rendell quería mostrar el conservatorio tropical, que fue recientemente renovado. Reabrió en otoño e imita una mini selva tropical, que presenta unas 300 especies de plantas, incluidos bananos, cafetales, orquídeas, cactus y una región desértica separada. Todo cuidado por un jardinero.

En el camino, lo acepto, en un carrito de golf, cubrimos mucho terreno, y aprendí lo siguiente:

Hannah Rendell, directora ejecutiva del Jardín Botánico de Jerusalén (Jessica Steinberg / Times of Israel)

  1. El Jardín Botánico de Jerusalén no es un jardín de exhibición con extensiones de flores cuidadosamente cultivadas. Más bien, es un centro científico y de investigación, con unas 400 especies en peligro, extintas o raras. Eso lo convierte en un destino para científicos de plantas de todo el mundo, que vienen a aprender sobre la variedad de especies cultivadas en el clima cálido y árido de Israel. (También hay áreas de floraciones llamativas – consulte el sitio web para conocer las estaciones y ubicaciones, y la planta del mes).

En los jardines hay siete jardineros a tiempo completo y 200 voluntarios. Una escuela de campo en los terrenos del jardín ofrece a los estudiantes de secundaria un lugar donde pueden estudiar a tiempo completo. Hay programas mensuales y talleres semanales para niños, familias y adolescentes. Los visitantes pueden crear para sí mismos recorridos auto-guiados de los jardines, en función de la flora y la fauna que desean explorar, o ser visitantes cibernéticos y buscar una especie en línea. Además, un nuevo curso de guía turístico para mujeres ultra ortodoxas ofrece a sus participantes una oportunidad de trabajo y crea una cantidad de guías para la gran cantidad de visitantes haredi a los jardines.

  1. La posición continental única de Israel permite que una gran variedad de especies crezcan en los jardines, produciendo un espacio verde que es un centro para explorar la biodiversidad. La organización es parte de un foro internacional de jardines botánicos, con visitantes horticultores internacionales que desean aprender a cultivar ciertas plantas en el seco y árido clima israelí, dijo Rendell, mencionando que los horticultores australianos del Royal Botanic Gardens en Melbourne están expandiendo horizontes de su conocimiento, dados los cambios climáticos invasores. La facultad de jardinería también colabora con otros jardines botánicos israelíes, reuniéndose regularmente y compartiendo servicios, ya sea para compostaje o plantaciones.
  2. Los jardines atraen actualmente alrededor de 200,000 visitantes al año, lo que no es un gran número y debería crecer significativamente, dijo Rendell. Una gran parte de esos visitantes son estudiantes de primaria, ya que los jardines forman parte de los programas patrocinados por los ministerios de educación, ciencias y medio ambiente. Todos los niños de Jerusalén pueden ingresar a los jardines de forma gratuita, y el personal del jardín ayuda a crear programas en las escuelas locales.

Uno de los destinos más populares para niños en los jardines es El Camino de Descubrimiento de los Niños, un sendero de 460 metros de largo diseñado por el actual director del Museo de Israel Iddo Bruno (diseñador industrial de formación) que presenta el entorno en el que viven los árboles, incluyendo los elementos de agua, roca, copas de los árboles y raíces. Parte del camino es la «caminata de dosel», donde los visitantes pasan entre las copas de los árboles, ven cómo el agua corre en una serie de bombas manuales, aprenden sobre el suelo con ejemplos prácticos y caminan a través de «Nuestras Raíces», un fresco y tranquilo túnel de árboles, realizado por el artista Will Beckers, a partir de las ramas y raíces de un eucalipto.

«Nuestras Raíces», el túnel de árboles hecho de ramas y raíces de eucalipto en el Jardín Botánico de Jerusalén (Jessica Steinberg / Times of Israel)

  1. Rendell está planeando llevar más cultura a los jardines, incluyendo presentaciones de la Orquesta de Calle de Jerusalén en el estanque de lirios, y obras de teatro originales representadas en plataformas a lo largo de los jardines. También habrá artistas ambientales y paisajistas y estudiantes de Bezalel invitados a recorrer, utilizando los jardines como un lugar de investigación e inspiración.

Una estructura planificada es El Centro, diseñada para ser un centro creativo para organizaciones y empresarios que trabajan en el tema ambiental y de sostenibilidad y que comparten esos esfuerzos con la comunidad de Jerusalén.

Botánica, la nueva tienda de regalos en el Jardín Botánico de Jerusalén (Jessica Steinberg / Times of Israel)

  1. Hay varios edificios nuevos en el campus, incluyendo un aula de dos pisos y un espacio para eventos con vista al estanque de lirios (disponible para eventos privados). Justo al lado del estacionamiento y al que se accede a través del túnel, se encuentra Botánica, una tienda espaciosa y acogedora, llena de artículos y regalos para la casa y el jardín. Al otro lado del camino está el centro de jardinería, con un vivero para comprar plantas, y una acogedora cafetería interior que también vende mermeladas, panes y dulces envasados.

Fuente: The Times of Israel 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil