Reporte: Emiratos Árabes coordinó la reunión entre Netanyahu y Burhan

Según un importante oficial del Ejército del país africano, el líder sudanés quería que el encuentro con el primer ministro en Uganda ayude a eliminar a Sudán de la lista de naciones que apoyan el terrorismo. Desde Israel señalaron que el mandatario israelí buscaba establecer relaciones diplomáticas, pero recibió menos de lo que esperaba.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, se reunió ayer con Abdel Fattah Abdelrahman Burhan, presidente del Consejo Soberano de Sudán, en Uganda.

Según un informe de la agencia de noticias AP, el país que coordinó el encuentro entre ambos líderes fue Emiratos Árabes Unidos (EAU).

A pesar de que en Jerusalem esperaban que se establecieran relaciones diplomáticas entre Israel y Sudán, no se alcanzó un acuerdo al respecto, y Netanyahu tampoco pudo fotografiarse junto al líder sudanés.

Netanyahu y Burhan, que acordaron “comenzar un camino de cooperación que conduzca a la normalización de las relaciones”, se reunieron ayer en Entebbe, Uganda, después de mantener contactos diplomáticos secretos en los últimos meses.

Netanyahu se reunió en Uganda con Abdel Fattah Abdelrahman Burhan, presidente del Consejo Soberano de Sudán (AFP)

Ayer, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, invitó a Burhan a Washington. Según funcionarios israelíes, Netanyahu fue quien ofició de mediador para que se lleve a cabo un encuentro entre el líder sudanés y el funcionario norteamericano en Washington. Para Burhan, la invitación de Pompeo representa un logro importante en el camino hacia la legitimación internacional de su gobierno.

Además, un oficial del Ejército sudanés le manifestó a la agencia de noticias AP que la reunión entre Netanyahu y Burhan fue coordinada por Emiratos Árabes Unidos, y su objetivo era eliminar a Sudán de la lista estadounidense de países que apoyan el terrorismo. Según la misma fuente, sólo un puñado de importantes funcionarios de Sudán, Egipto y Arabia Saudita sabían que la reunión entre Netanyahu y Burhan iba a llevarse a cabo.

En 1993, Estados Unidos había agregado a Sudán en su lista de países que apoyan el terrorismo, luego de que el expresidente de la nación africana, Omar Al-Bashir, recibiera a Osama Bin Laden y otros terroristas buscados por los estadounidenses.

Netanyahu mantuvo un encuentro en Uganda con el presidente de ese país, Yoweri Museveni (AFP)

Aparentemente, Netanyahu buscaba fotografiarse junto a Burhan para publicar la imagen junto al líder sudanés como parte de la campaña electoral de cara a las elecciones del 2 de marzo. Sin embargo, el presidente del Consejo Soberano de Sudán habría decidido no mostrarse junto al primer ministro israelí para evitar recibir críticas luego de que la Liga Árabe rechazara el plan de paz del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, Saeb Erakat, criticó la reunión entre Netanyahu y Barhan, y afirmó que se trató de “una puñalada en la espalda del pueblo palestino”.

Desde la oficina del primer ministro manifestaron que en la reunión entre los líderes de Israel y Sudán se acordó “comenzar un camino de cooperación que lleve a la normalización de las relaciones entre ambos países”. Y agregaron: “Netanyahu cree que los sudaneses avanzan en una dirección nueva y positiva, y le manifestó su postura a Pompeo. Burhan busca ayudar a su país a atravesar por un proceso de modernización y sacarla del aislamiento”.

Abdel Fattah Abdelrahman Burhan, presidente del Consejo Soberano de Sudán, y el presidente ugandés, Yoweri Museveni (AFP)

El interés israelí en Sudán

Israel tiene importantes intereses en Sudán. En primer lugar, el Estado judío busca detener el contrabando de armamento de Irán a Gaza a través del país africano.

Según reportes de medios extranjeros, Israel lanzó ofensivas en reiteradas oportunidades en Sudán para evitar que llegue armamento a Gaza.

Además, Jerusalem está interesado en que Sudán reciba a los sudaneses que solicitan asilo en Israel, que representan un cuarto de las personas que ingresan al Estado judío ilegalmente.

Israel también busca que Sudán les permita a los aviones israelíes volar en su espacio aéreo.

Omar Al-Bashir, expresidente de Sudán (AFP)

Israel nunca ha mantenido vínculos diplomáticos con Sudán, e incluso es considerado un país enemigo. No obstante, desde 2011, Jerusalem mantiene relaciones oficiales con Sudán del Sur, que obtuvo su independencia ese mismo año.

Burhan, un militar de alto rango, fue designado como presidente del Consejo Soberano de Sudán en abril del año pasado, luego de que el dictador Omar Al-Bashir, que gobernó el país durante treinta años, fue removido del poder en un golpe de Estado.

Fuente: Ynet Español