Cobrando vida en el mar muerto

Nadar en el Mar Muerto es una experiencia única como en ningún otro lugar de la Tierra

Una vista del Mar Muerto desde la carretera. Es el punto más bajo del planeta (Foto: ROBERT HERSHKOWITZ)

Vivir en Jerusalén en la cima de una montaña y al borde del desierto de Judea es una perspectiva emocionante. Por un lado, el clima aquí es algo diferente al resto de Israel. Los veranos son calurosos y secos y los inviernos deliciosamente frescos, intercalados con noches frías, lluvia y muchos días soleados. Hacia mediados de diciembre, cuando el clima frío y húmedo realmente se cuela en tu alma, siempre hay una salida.

Puede subirse a su automóvil y dirigirse hacia el sur, hacia el desierto de Néguev y el Mar Muerto. Mi esposa, Annie, y yo hemos estado haciendo esto por años. Desde donde vivimos, lleva menos de 15 minutos comenzar el descenso al lago sin salida al mar compartido por Israel y Jordania, que, con todas las excavaciones y extracciones minerales, ahora ha alcanzado una profundidad de aproximadamente 430 metros bajo el nivel del mar.

Esto lo convierte en uno de los cuerpos de agua más bajos de la superficie de la tierra. El viaje recorre los magníficos puntos de referencia de la ciudad, incluidos los muros de la Ciudad Vieja y el Monte de los Olivos, seguido de un fuerte descenso hacia el sur a lo largo de la recientemente terminada doble carretera hacia el desierto.

En un día despejado, puedes ver las montañas de Moab y Jordania a lo lejos. Para cualquiera que esté interesado en la Biblia, puede atravesar un terreno lleno de sitios emblemáticos que se remontan al Libro del Génesis – donde los orígenes de este paisaje extraño y maravilloso se mencionan por primera vez en la historia de Sodoma y Gomorra, dos ciudades destruidas por Dios a causa de las maldades que se perpetraron allí. Se nos dice que en algún momento la tierra estuvo «bien regada como el jardín de Dios», verde y fértil, un lugar en el que el sobrino de Abraham, Lot, fijó su mirada. Durante la mayor parte del año, la tierra se encuentra seca y desolada bajo un calor abrasador.

Cuando llega el invierno, a menudo sin previo aviso, los súbitos aguaceros provocan inundaciones repentinas y convierten el área en un torrente furioso de ríos fangosos que caen en cascada a través de los traicioneros barrancos y al camino de abajo. La ruta 90, la carretera de acceso principal que te lleva al popular complejo turístico de Ein Bokek y más allá, puede ser una de las carreteras más peligrosas de Israel. Es especialmente peligrosa en el invierno cuando las repentinas e inesperadas inundaciones pueden hacer que la carretera sea intransitable. Sin embargo, israelíes aventureros que no se desaniman acuden a la zona para presenciar este espectáculo desde puntos de vista «seguros» en el camino. Durante un corto tiempo a principios de la primavera, el desierto literalmente florece y cambia de color con alfombras verdes entremezcladas con exóticas flores silvestres que cubren la ladera de la montaña.

Annie y yo preferimos visitar la zona ya sea en invierno o principios de primavera. Estuvimos allí hace unas semanas, cuando la temperatura de la mañana en Jerusalén rondaba los 8 grados centígrados.

Menos de media hora después, cuando giramos a la derecha en la Ruta 90, el medidor en mi vehículo se disparó a unos cómodos 21 grados. Fue en ese momento que pudimos quitarnos las chaquetas, ponernos las gafas de sol y experimentar la sensación estimulante de alejarnos del invierno.

A partir de ahí, el camino serpentea a través de un terreno aún más bíblico, incluidas las cuevas de Qumran, donde se encontraron los Rollos del Mar Muerto. Mi esposa, que guía en el Santuario del Libro en el Museo de Israel, es una gran aficionada al tema y me dice que una gran mayoría de visitantes extranjeros vienen a ver los Rollos del Mar Muerto en el Santuario del Libro.

A medida que nos acercamos a las señales que apuntan a Qumran, mi esposa neoyorquina examina las grietas escondidas entre los acantilados rocosos que se elevan sobre la carretera y apunta hacia la Cueva 4, donde se encontraron muchos de los Rollos: «¿Cómo diablos llegaron hasta ahí?»

El siguiente sitio increíble en ruta a Ein Bokek (nuestro destino previsto) es Ein Gedi. Se menciona varias veces en la Biblia: en Génesis, Josué, Ezequiel, Crónicas, Eclesiastés, el Cantar de los Cantares y, el más famoso, en el libro de Samuel, cuando el joven David huye del Rey Saúl.

Un favorito en la ruta turística es el Manantial de David en la Reserva Natural Ein Gedi, con su oasis de agua dulce enterrado en lo profundo del barranco. Incluso en invierno, vale la pena caminar por el sendero para ver la espectacular cascada que cae desde los acantilados hasta la piscina de rocas, donde muchos visitantes desafían el agua fría y se bañan.

La siguiente parada a lo largo de la ruta es la antigua fortaleza de Masada, que se eleva a casi 1,500 pies sobre las llanuras con magníficas vistas del Mar Muerto. Desde aquí se puede subir al Camino de la Serpiente o tomar el teleférico para explorar las ruinas del palacio de Herodes el Grande, que fue construido en el año 30 AEC. Ahora hay un impresionante museo al pie de Masada que explica la trágica historia del lugar, que se remonta a la primera guerra judeo-romana.

Nuestra siguiente parada es nuestro destino previsto, la ciudad balneario de Ein Bokek, que, yendo a velocidades promedio y sin parar, queda a una hora y media. La ciudad tiene su propia historia arqueológica en Metzad Bokek, una fortaleza que data de la época romana, donde se encontraron los restos de una fábrica de perfume y medicina parcialmente reconstruida.

Esto está muy de acuerdo con la reputación de spa de la ciudad moderna, donde turistas vienen de todas partes para «tomar las aguas» y curarse de todo tipo de dolencias. Las aguas del Mar Muerto y algunas de las fuentes cercanas son ricas en azufre y otros minerales curativos, que son beneficiosos para las afecciones artríticas, musculares y de la piel. Establecido a principios de la década de 1960 con la construcción de los primeros hoteles, Ein Bokek realmente ha alcanzado la mayoría de edad y ha entrado en el siglo XXI con su nuevo y elegante centro comercial – libre de impuestos – el Mall del Mar Muerto y hoteles de primera clase. Hoy en día, hay más de 16 hoteles a lo largo de la carretera principal de la ciudad que ofrecen desde comodidades de cinco estrellas hasta opciones más asequibles. Afortunadamente, el complejo ha conservado su serena reputación de curación en lugar de transformarse en un vulgar mini «Las Vegas en el desierto».

Una marca del reciente desarrollo progresivo de la ciudad es la construcción de un impresionante malecón. El extraordinario sendero para caminatas y ciclismo es funcional y estéticamente agradable. Se extiende por más de siete millas a lo largo de la costa y se puede ver fácilmente desde la carretera principal a medida que uno se acerca a Ein Bokek. El proyecto se construyó con fines recreativos, pero también para proteger los hoteles adyacentes de posibles inundaciones que pudieran ocurrir en el futuro.

Uno de los problemas que enfrenta el área es el efecto de reducción de los trabajos de excavación, que han causado cambios geológicos no deseados. Entonces, ¿qué atrae a los turistas de tantas partes del mundo a este lugar extrañamente remoto y bajo? La respuesta radica en las propiedades curativas de sus recursos naturales. Con hasta ocho veces más minerales que la mayoría del agua de mar, el Mar Muerto está compuesto por un 33% de sal y 21 minerales, incluidos magnesio, calcio, bromo, potasio y betún.

Se sabe que estas sustancias curan trastornos de la piel como la psoriasis y el vitíligo a través del fortalecimiento de los tejidos y el mantenimiento del equilibrio químico de la piel, al tiempo que estimulan la circulación sanguínea y expulsan toxinas. La posición extremadamente baja del área en la superficie de la tierra también significa que los dañinos rayos UV del sol se filtran. Es por eso que casi todos los hoteles están construidos con su propio solario segregado en los techos para que los hombres y mujeres que sufren de psoriasis y vitíligo puedan exponer su piel a la curativa luz. Las horas recomendadas para tomar el sol por los médicos son de 8:00 a 11:00 a.m. y de 2:30 a 6:00 p.m.

También se afirma que los minerales del Mar Muerto ayudan a aliviar las condiciones artríticas. Esto se debe a que el calor y la flotabilidad del agua reducen la liberación de prostaglandinas en el cuerpo.

La mayoría de los hoteles en el Mar Muerto atienden específicamente a las personas que desean «tomar las aguas» y proporcionan instalaciones interiores de baño con agua caliente del Mar Muerto. También ofrecen una variedad de tratamientos, que incluyen envolturas de lodo para todo el cuerpo, masajes, tratamientos faciales y baños de azufre.

También hay un centro médico en el corazón del complejo, que ha estado tratando a pacientes de todo el mundo durante los últimos 20 años bajo la supervisión del profesor Michael Rivkin. Pacientes de varios países europeos, incluidos Alemania y Austria, recurren a tratamientos subsidiados por los servicios nacionales de salud de sus países de origen. Ein Bokek también ofrece a los visitantes acceso a la playa solárium con su propio centro de tratamiento.

El Centro Internacional de Climatología para Dermatología ofrece una serie de instalaciones, que incluyen baños segregados para hombres y mujeres, vestuarios, duchas, así como sillas y colchonetas.

Para aquellos que no visitan el Mar Muerto específicamente por razones médicas, hay mucho que hacer en materia de recreación, turismo local, deportes y relajación. Durante el día, los huéspedes pueden aventurarse en excursiones en jeep al manantial Ein Bokek, Wadi Sdom y el Monte Sdom, donde pasas por la legendaria formación rocosa de la esposa de Lot. También hay excursiones más largas a las antiguas minas de cobre de Timna, Sde Boker y el cráter Ramon, que compite favorablemente con el Gran Cañón por sus vistas de la belleza del desierto.

Para aquellos que simplemente quieren relajarse en el calor, siempre existe la opción de relajarse en la playa. La mayoría de los hoteles tienen sus propias áreas de baño designadas con sillas, parasoles, tinas de lodo negro y duchas de agua dulce.

Los huéspedes pueden flotar en el agua o cubrirse a sí mismos y a sus seres queridos con el terapéutico lodo negro del Mar Muerto. La idea es tumbarse en el sol y esperar hasta que el barro se seque y quede listo para ser lavado en las duchas cercanas. Siempre es recomendable usar calzado de plástico al sumergirse en el agua por su extraña consistencia grasosa. En algunos lugares, la sal forma cristales que pueden ser bastante afilados bajo los pies.

Nadar en el Mar Muerto es una experiencia única como en ningún otro lugar de la Tierra. Se recuerda a los bañistas que floten boca arriba en lugar de intentar nadar boca abajo o sumergir sus cabezas en el agua. La sal está tan concentrada que puede arder y quemar.

Si el agua te cae en los ojos es una experiencia muy desagradable y probablemente requerirá atención médica en algunos casos.

Sin embargo, a pesar de todos los consejos de advertencia, no hay nada más relajante que la sensación de flotabilidad mientras flotas sin peso sobre tu espalda, mirando al cielo, rodeado por la extensión del mar y la tranquilidad del desierto. El Mar Muerto es realmente un lugar donde el cuerpo y el alma cobran vida.

Fuente: The Jerusalem Post 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil