Un sueño culinario de Europa del Este en el centro de Tel Aviv

El nuevo local de sánduches de Meat Market en el mercado Carmel está trabajando duro para hacer que la comida Asquenazí brille

Un sánduche en Yiddishe Mama, en el mercado Carmel de Tel Aviv. Eran Laor

No es fácil ser comida Asquenazi. Nadie pide recomendaciones para ello en Facebook, no es una estrella en Instagram y no la promueven. Nos guste o no, solo es popular en lugares específicos, entre personas específicas que son realmente grandes admiradores. Rara vez formará parte de la escena gastronómica local.

¿Puede Yiddishe Mama, un nuevo puesto de sánduches en el mercado Carmel, cambiar todo eso? Probablemente no. Por otro lado, no apueste contra las personas detrás de esto. Cuando la carnicería Meat Market abrió una sucursal en la parte sur del mercado hace seis años, el espacio brillaba con herramientas de alta tecnología y se destacaba como un extraño entre los más desgastados alrededores. Comenzaron con una parrilla, ofreciendo cocinar varios cortes de carne. Un año después, cuando se dieron cuenta de que había un mayor potencial, abrieron el asador M25 a unos 25 metros de distancia – uno de los favoritos en el mercado y uno de los mejores de la ciudad. Estas son personas que saben lo que están haciendo y lo hacen bien.

Yiddishe Mama, en el mercado Carmel en Tel Aviv. Eran Laor

Hace unas dos semanas, el carnicero de Meat Market colocó una ventana, garabateó algunas frases en yídish en la pared y creó un pequeño menú de sánduches para que la gente disfrute en el lugar, en un banco cercano o para llevar. Se ofrecen tres sánduches con nombres en yídish: el Vilde Chaya (carne en conserva con pepinillos, mostaza, mayonesa y tomate) por 44 shekels; el Oy Vey Iz Mir (tocino de cordero y salsa de pimienta untada con mayonesa, mostaza, tomate y rúcula) por 48 shekels; y el Gevalt (lengua en escabeche, ensalada de huevo, tomate y cebolla en escabeche) por 42 shekels.

También está el Nu Shoyn, un plato de charcutería por 58 shekels; ensalada de huevo con pan por 38 shekels e hígado picado con cebolla caramelizada, también por 38 shekels. Todo se puede disfrutar con agua mineral o cerveza. (La Coca-Cola Zero no existía en Polonia).

Pedí el Oy Vey Iz Mir – tocino de cordero y pimiento servido en un bollo de challah ligeramente dulce. Mucho se ha escrito en este diario sobre el tocino de cordero. Cuando se elimina la comparación (para empezar, al no llamarlo tocino), debe admitir que es divertido: rodajas finas y saladas que son grasosas y crujientes, un contra-sabor a todo de lo que está rodeado, que funciona bien con la salsa de pimienta y verduras frescas. El resultado es un sánduche que – aunque no es muy grande ni satisfactorio – cumple dos criterios importantes en su combinación de sabores (dulce, salado y ligeramente picante) y texturas (suaves y crujientes).

La ganga desde todos los puntos de vista fue el plato de charcutería, injustamente llamado Nu Shoyn («Ay, bueno»). No es un plato cualquiera, como su nombre lo indica, sino la gloria del puesto de comida y uno de los mejores platos de la ciudad. El menú dice que son 300 gramos de varios cortes de carne, pero parece ser mucho más grande – no solo mi plato, sino los otros que vi cerca de mí, llenos de montones pequeños y grandes de cortes fríos y calientes.

Comida de Yiddishe Mama, en el mercado Carmel en Tel Aviv. Eran Laor

Dos o quizás más pueden disfrutar de este plato, que está muy lejos de ser un pastrami cualquiera. Puede usar un tenedor o simplemente comer con los dedos. Los sabores son intensos, el resultado de un buen encurtido y condimento (me gustó especialmente la bresaola seca), pero cada corte tenía su propia textura, temperatura y sabor. Puede pedir más mayonesa o alioli en la ventana, e incluso un shot de alcohol fuerte cortesía de la casa para completar la sensación de Europa del Este.

Si Meat Market se ha calificado a sí mismo – deliberadamente o no – como una carnicería del norte de Tel Aviv que también se la puede encontrar en el centro de la ciudad, Yiddishe Mama es un guiño humorístico que lo lleva mucho más lejos: es la antítesis de los ruidoso, pseudo- auténticos locales del mercado. El exitoso resultado demuestra que no es solo un truco, sino una bienvenida y refrescante adición al paisaje culinario de la ciudad.

Yiddishe Mama, Yom Tov 3, Mercado Carmel, Tel Aviv Tel. 03-5173086; Horario: lunes a viernes 9: 00-17: 00

Fuente: Haaretz 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil