Dos escribas detrás de 31 inscripciones descubiertas en Samaria bíblica

Las históricas inscripciones enumeran los envíos de artículos como aceite y vino a Samaria en el transcurso de al menos siete años, lo que permite vislumbrar la infraestructura logística del reino.

Ostraca colorizada (inscripciones en tinta sobre arcilla) de Samaria, la capital del Israel bíblico. Las inscripciones datan de principios del siglo VIII AEC. (Foto: EL MUSEO SEMÍTICO DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD)

En 1910, el arqueólogo estadounidense George Andrew Reisner estaba realizando una excavación en Samaria, la antigua capital del reino bíblico de Israel. En el corazón de la tierra donde tuvieron lugar muchos de los eventos de la Biblia, Reisner hizo un descubrimiento extraordinario: más de 100 fragmentos de cerámica con inscripciones bíblicas hebreas de tinta sobre arcilla.

Ciento diez años después, una nueva investigación de la Universidad de Tel Aviv ha demostrado que solo dos autores están detrás de 31 de los famosos fragmentos de «Ostraca de Samaria «, revelando detalles sobre la vida de los antiguos israelitas.

El estudio, que fue publicado hace poco en la revista de investigación científica PLOS One, también confirmó que las inscripciones fueron escritas en la ciudad de Samaria.

El equipo detrás de este descubrimiento incluyó arqueólogos, así como físicos y otros expertos en ciencias duras.

«Si solo dos escribas escribieron al mismo tiempo los textos examinados de Samaria y ambos estuvieron localizados en Samaria en lugar de en el campo, esto indicaría una burocracia palaciega en la cima de la prosperidad del Reino de Israel», explicó el arqueólogo y coautor Prof. Israel Finkelstein.

Las inscripciones históricas enumeran los envíos de artículos como aceite y vino a Samaria en el transcurso de al menos siete años, lo que permite vislumbrar la infraestructura logística del reino.

Además, se proporcionan los nombres de pueblos, clanes y aldeas junto con el año de una monarquía determinada de cuando se realizó el envío.

Según el equipo de la TAU, los fragmentos probablemente datan de la primera mitad del siglo VIII AEC, posiblemente durante el reinado del rey Jeroboam II, cuyo reino se describe en el libro bíblico de Reyes 2.

«Nuestros resultados, acompañados de otras pruebas, también parecen indicar una dispersión limitada de la alfabetización en Israel a principios del siglo VIII AEC», destacó el coautor Prof. Eliezer Piasetzky.

Un estudio anterior realizado por el mismo grupo de investigadores, publicado en 2016, mostró que alrededor de 150 años después, en el siglo VI AEC, la alfabetización estaba mucho más extendida en la región.

«Parece que durante estos dos siglos que pasaron entre la composición de los cuerpos de Samaria y Arad, hubo un aumento en las tasas de alfabetización dentro de la población de los reinos hebreos», dijo el candidato a doctorado Arie Shaus.

“Nuestra investigación previa allanó el camino para el estudio actual. Mejoramos nuestra previamente desarrollada metodología, que buscaba el número mínimo de escritores, e introdujimos nuevas herramientas estadísticas para establecer una estimación más probable de la cantidad de manos en un corpus”, agregó Shaus.

Para evaluar cuántos escritores estaban detrás de las inscripciones ostraca, el equipo desarrolló un algoritmo que emplea una combinación de procesamiento de imágenes y tecnología de aprendizaje automático.

Según el candidato a doctorado y coautor Barak Sober, este algoritmo permitió a los investigadores «concluir que dos escritores escribieron los 31 textos examinados, con un intervalo de confianza del 95%».

El grupo dijo que tiene la intención de emplear la tecnología que desarrolló para estudiar otras inscripciones de diferentes tiempos y lugares.

Fuente: The Jerusalem Post 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil