Netanyahu: «La Shoá no volverá a ocurrir»

«El pueblo judío ha aprendido las lecciones, para tomar siempre con seriedad las amenazas de quienes aspiran a destruirnos», precisó el primer ministro, y pidió a los líderes mundiales «se sumen al esfuerzo de confrontar a Irán».

El primer ministro de Israel fue el segundo orador del Foro Mundial del Holocausto (tras las palabras del presidente Reuven Rivlin), y comenzó su discurso expresando su gratitud ante los presentes: «Nuestra presencia en Jerusalem honra la memoria de las víctimas del Holocausto. Israel y el pueblo judío les agradece».

«Auschwitz es la destrucción y Jerusalem la redención, Auschwitz es la esclavitud y Jerusalem la libertad, Auschwitz es la muerte y Jerusalem es la vida», destacó.

Netanyahu prosiguió con su discurso: «Hace 75 años, nuestro pueblo salió de los valles de la muerte más grandes en la historia de la humanidad, y los sobrevivientes no olvidan nada, la sensación de impotencia, el sufrimiento interminable, las llamas y el humo, el sufrimiento y las pérdidas humanas, pero paralelamente recuerdan también, con un profundo reconocimiento, el día de la entrada del Ejército Rojo a Auschwitz, y el enorme sacrificio de los países aliados, los soldados y los pueblos por igual».

«Israel está eternamente agradecido al inmenso sacrificio realizado por los países aliados, tanto por pueblos como por soldados, para derrotar a los nazis, sin ese sacrificio no hubiéramos tenido sobrevivientes», destacó el mandatario.

Pese a eso, el primer ministro señaló: «En esta jornada, debemos decirlo, por las seis millones de víctimas judías incluidos un millón y medio de niños: las puertas del infierno se han roto tarde», y remarcó que «el Estado de Israel tiene un imperativo clave: no habrá otro Holocausto, como primer ministro del Estado de Israel, este es mi compromiso supremo».

«Las puertas del infierno se han roto tarde«. (AFP)

«Casi 80 años atrás, el pueblo judío hizo frente a la aniquilación, y el mundo, en gran medida, nos dio la espalda, dejándonos ante uno de los destinos más amargos», indicó, y luego se refirió al campo de exterminio como «el símbolo del mal para aquellos que han pasado por sus puertas»: «Las pilas de zapatos y lentes, son símbolos de esos momentos terribles: cámaras de gas, crematorios que transformaron miles de personas en cenizas, muestran las profundidades terribles a las que puede llegar la humanidad».

Netanyahu remarcó que «para los judíos, Auschwitz, no es solo símbolo del mal, es también símbolo del sentimiento de impotencia del pueblo judío, es la combinación de lo que puede suceder cuando un pueblo no tiene voz, ni tierra, ni escudo de protección, y hoy tenemos voz, tierra y también un escudo. Hoy nuestra voz se hace escuchar en la casa blanca, en el Kremlin, en la asamblea de la ONU, en Londres, París y Berlin, y en innumerables capitales a lo largo del mundo».

«Hoy tenemos una tierra, nuestra antigua tierra», destacó el primer ministro, «donde reunimos a las diásporas, hemos fundado un Estado potente, y tenemos un escudo, y ¡qué escudo!». «Una y otra vez, la valentía de nuestros soldados y nuestro pueblo, logra sobreponerse a quienes aspiran a destruirnos», precisó.

«Israel hará todo lo que deba hacer para defenderse» (AFP)

Por otra parte, señaló que «el pueblo judío ha aprendido las lecciones de la Shoá, para tomar siempre con seriedad las amenazas de quienes aspiran a destruirnos. Tenemos el poder de defendernos nosotros mismos, y hemos aprendido que Israel debe ser siempre el dueño de su destino».

Netanyahu también hizo énfasis en que el mundo también «ha aprendido las lecciones del Holocausto»: «Hay ciertas señales de esperanza, y esta reunión es una de ellas».

«Hoy las amenazas del racismo, odio y antisemitismo se comprenden mejor, y se reconoce que lo que comienza con el odio a los judíos, no termina en los judíos», precisó el primer ministro, «hay gobiernos que comprenden que confrontar el antisemitismo, protege también a sus propias sociedades, e Israel aprecia esto», y ejemplificó sus palabras con los dichos del presidente francés en el día de ayer, cuando Macron hizo referencia a que “el antisionismo no difiere del antisemitismo”.

«Todas estas son señales reales de esperanza y comprensión», concluyó Netanyahu.

Sin embargo, manifestó su preocupación respecto a Irán, al que definió como «uno de los regímenes más antisemitas del planeta».

«Hago un llamado a todos los gobernantes para que se sumen al esfuerzo de confrontar a Irán», señaló, y demostró su gratitud con Trump y Pence por las acciones estadounidenses ante la República Islámica.

«Quiero asegurar a nuestro pueblo, y a nuestros amigos, que Israel hará todo lo que deba hacer para defenderse, a nuestro pueblo y al futuro judío. Como primer ministro de Israel, me comprometo a que las palabras ‘nunca más’, no sean simplemente un eslogan vacío de contenido, sino que será una orden permanente, con la que seguiremos nuestro recorrido hacia la redención de nuestro pueblo», finalizó.

Fuente: Ynet Español