La vergonzosa traición de Estados Unidos a los desesperados académicos judíos de Europa en el Holocausto

«Les ruego que me ayuden si es posible a emigrar muy pronto»: los desgarradores pedidos de los eruditos judíos bajo el dominio nazi, y cómo el antisemitismo, el sexismo y la apatía de la academia estadounidense los condenaron a muerte.

Leonore Brecher (primera fila) con investigadores en el Instituto de Biología Experimental de Viena, 1923. El fundador del Instituto, Hans Przibram, está a su izquierda. Del libro ‘Well Worth Saving (Vale la Pena Salvarlos)’. Fotógrafo desconocido, cortesía de la familia Przibram

A los pocos días de que Alemania anexara a Austria en marzo de 1938, la bióloga Leonore Brecher fue despedida de su puesto en el famoso Instituto de Biología Experimental de Viena. Fue despedida junto con otros 15 empleados judíos, que constituían la mitad del personal, incluidos su fundador y director y todos los jefes departamentales.

Brecher, de 52 años, que estudiaba los factores ambientales y hereditarios que producen cambios de color en la mariposa blanca de la col, sabía que su única esperanza era emigrar como erudita a Gran Bretaña o, mejor aún, a los Estados Unidos. Nacida en Rumania, no podía esperar ingresar bajo la cuota estadounidense para su país de origen, que era de solo 603 personas al año. Brecher, sin embargo, tenía otra vía de escape.

La Sección 4 (d) de la ley de inmigración de 1924 otorgaba visas sin cuota a aquellos que eran profesores en instituciones de educación superior en el extranjero y que planeaban continuar su vocación de enseñanza en los Estados Unidos. No había límite en el número de profesores que podían ser admitidos. Pero el Departamento de Estado interpretó el 4 (d) diciendo que exigía que un inmigrante tenga una oferta de trabajo de una universidad estadounidense para obtener una visa sin cuota.

Entonces, Brecher escribió a cada organización, colega, amigo y conocido que se le ocurriera podría ayudarla a obtener un puesto en una universidad estadounidense. Ella no estaba sola. Desde 1933 hasta que la inmigración terminó básicamente en 1942, miles de académicos desesperados, la gran mayoría de los cuales eran judíos o de ascendencia judía, sitiaron las universidades estadounidenses. Algunas universidades hicieron ofertas a los académicos refugiados, pero muchas otras no. Incluso con una oferta en mano, el Departamento de Estado a menudo encontraba otros motivos para negar las visas.

Antes del Anschluss de 1938, se formaron largas filas desde el amanecer frente a la embajada de Estados Unidos en Viena, ya que los judíos desesperados buscaban visas para escapar de los nazis. Del libro «Well Worth Saving (Vale la Pena Salvarlos)» Fotógrafo desconocido, cortesía del archivo USHMM

En total, solo 944 profesores de Europa recibieron visas sin cuota entre 1933 y 1941. Es difícil estimar con precisión cuántos académicos trataron de inmigrar – o más bien, cuántos trataron de sobrevivir. Como una medida, el principal comité estadounidense para ayudar a rescatar a los eruditos europeos, el Comité de Emergencia en Ayuda de Eruditos Extranjeros Desplazados, recibió más de 6,000 apelaciones y terminó apoyando a solo 335 eruditos.

Esta realidad desafía la narrativa popular y académica de que Estados Unidos salvó a la élite intelectual de Europa del Holocausto. Estados Unidos si dio la bienvenida a Albert Einstein y Enrico Fermi, Hannah Arendt y Herbert Marcuse, Rudolf Carnap y Richard Courant.

Pero una América acogedora es solo una parte de la historia. La otra parte, la parte más común, se refleja en la experiencia de Leonore Brecher como bióloga dedicada obstaculizada por su edad, su género y su religión. «No podemos ayudar a todos, tristemente solo a los más destacados y talentosos,», escribió Alfred Cohn, fundador del Comité de Emergencia. «Sobre el resto y su destino, todavía no tenemos un plan».

En el momento en que Brecher fue despedida, el problema de los refugiados judíos alemanes durante años se estaba convirtiendo en una crisis internacional. Durante los próximos dos años, Alemania se apoderaría o se aliaría con la mayoría de los países de Europa, poniendo en peligro a los judíos que vivían ahí y a los que habían huido ahí. La estampida de la emigración que siguió hizo que las visas fuera de cuota fueran particularmente atesoradas.

Al igual que muchos académicos desplazados, Brecher fijó sus esperanzas de obtener una en el Comité de Emergencia, que se había formado en Nueva York en 1933. No fue su primer contacto con el comité. De hecho, ser despedida del Instituto de Biología Experimental no fue su primera pérdida de trabajo por motivos «raciales».

Después de que se le negó una cátedra en la Universidad de Viena en 1926 por razones antisemitas y sexistas, Brecher había sido relegada a una carrera de investigación absurda. En 1933, ella había estado trabajando en un laboratorio de la Universidad de Kiel cuando su director judío fue despedido y el laboratorio fue cerrado.

Sin ninguna forma de mantenerse (sus padres habían muerto antes de que ella alcanzara los 20 años y casi no tenía más familia), Brecher recurrió al comité y a un miembro de la junta, Leslie Dunn, director del departamento de zoología de la Universidad de Columbia. Brecher había trabajado con Dunn en un laboratorio de Berlín a fines de la década de 1920 y, en 1930, le había ofrecido un puesto temporal en su laboratorio de Columbia.

Pero después de que perdió el puesto de Kiel, Dunn no fue alentador. Parecía perturbado porque ella no había logrado obtener la visa de visitante necesaria para asumir el puesto de Columbia, e irritado porque ella escribió cartas serpenteantes que podrían tener 27 páginas escritas a mano.

En lugar de dirigirse a los Estados Unidos como había deseado, Brecher regresó a Viena. Su consejero de tesis, Hans Przibram, fundador y director del instituto de biología, le permitió dormir en el instituto y servir como su asistente. En unos pocos años, pudo reanudar su investigación. Y luego las tropas alemanas entraron a Austria.

Brecher nuevamente suplicó al Comité de Emergencia, y a Dunn personalmente, esta vez con mayor urgencia. «Sería feliz en las condiciones de vida más modestas», escribió en junio de 1938. Dunn hizo un intento por encontrarle un puesto, pero el científico con el que contactó respondió: «Las cosas no parecen demasiado esperanzadoras para ella y para muchos otros en Austria.» Dunn no hizo nada más por Brecher.

9 de abril de 1938: Brecher pide ayuda después del Anschluss. Ella y otros 15 judíos fueron despedidos del Instituto; ella no tenía «medios de subsistencia». Del libro «Well Worth Saving (Vale la Pena Salvarlos)» Fotógrafo desconocido, cortesía del archivo USHMM

En Viena, las condiciones empeoraron. En 1939, el gobierno del Reich cerró negocios judíos y envió a miles de judíos a Buchenwald y a una «reserva» cerca de Lublin, Polonia. Brecher se acercó a la Asociación Americana de Mujeres Universitarias (AAUW por sus siglas en inglés). La AAUW le había otorgado una beca en 1924.

Robert Sims, un amigo de Nueva York, trató de transmitir la difícil situación de Brecher a la AAUW. «La señorita Brecher está condenada a perecer si no se brinda ayuda externa muy pronto», escribió Sims en noviembre de 1939. «Espero que intente ayudar a la señorita Brecher, ya que no tiene a nadie en el mundo para ayudarla y la situación es precaria.» Sims escribió una carta similar el mismo día al Comité de Emergencia, lo que llevó a la directora asistente del comité, Betty Drury, a responder que la organización sabía sobre Brecher «durante muchos años». Pero «parece que no hay nada en este momento que podamos hacer para ayudar a la Dra. Brecher».

Laurel Leff: «Vale la pena Salvarlos: las decisiones de vida y muerte de las universidades estadounidenses sobre los refugiados de la Europa nazi» (Yale University Press, diciembre de 2019)

Con un número de cuota de 3.749 (una espera de más de seis años para el nacido en Rumanía), Brecher sabía que una visa sin cuota era su única esperanza. Pero a medida que crecía la necesidad de visas sin cuota, las universidades de EE. UU. extendieron menos ofertas. Algunos administradores argumentaron que agregar más judíos a las facultades de los Estados Unidos provocaría una reacción violenta.

Los académicos que eran de clase mundial y estaban bien conectados encontraron posiciones, pero «los comunes», como lo expresó un académico, «tienen que arriesgarse como los comunes en cualquier parte del mundo».

Además de ser «común», Brecher también se estaba acercando a la edad que muchos eran considerados demasiado viejos. (El límite era de 55 años, aunque no era una regla inflexible). Y Brecher era judía, a diferencia de algunos eruditos desplazados que eran «no arios» y que solo tenían ascendencia judía. Muchas universidades de EE. UU., como el Dartmouth College, no considerarían a nadie «demasiado obviamente judío», y algunas, como el Hamilton College de Nueva York, insistían explícitamente por los «arios».

Ninguna universidad de EE. UU. ha sido llamada a rendir cuentas – o se ha disculpado voluntariamente – por sus acciones durante este período.

Brecher tenía la desventaja adicional de ser mujer. Las universidades estadounidenses rara vez contrataban mujeres como profesoras, extranjeras o no.

Es posible que Brecher haya podido obtener un trabajo en los Estados Unidos como investigadora, pero las universidades dudaban en contratar investigadores extranjeros porque podrían no obtener una visa sin cuota. El Departamento de Estado interpretó el 4 (d) para excluir a los investigadores; solo maestros de clase calificados. Entonces, en una perfecta situación contradictoria, Brecher podría haber podido obtener una posición estadounidense como investigadora, pero entonces no habría calificado para una visa sin cuota.

En febrero de 1940, Brecher describió su situación ante Esther Caulkin Brunauer de la AAUW: «Pero como no estoy en condiciones de seguir adelante con mi trabajo de investigación mientras esté aquí y como no estoy en condiciones de mantenerme donde estoy  y no puedo esperar mi número de cuota aquí, estaba solicitando ayuda para ir lo antes posible a los Estados Unidos».

Brecher también contactó al Comité de Emergencia, enviando una carta manuscrita de seis páginas que describía su investigación y terminó con una súplica: «Le ruego mucho que me ayude a ir muy pronto a los Estados Unidos, porque es muy urgente para mí».

«Les suplico mucho que me ayuden si es posible a emigrar muy pronto»: en una carta desesperada de 1941, Brecher intenta nuevamente obtener una visa estadounidense sin cuota. Del libro «Vale la pena Salvarlos» Cortesía de los archivos de AAUW

El director asistente del Comité de Emergencias, Drury, recurrió al miembro de la junta Dunn. Pero Dunn respondió que ya había hecho todo lo posible por Brecher, atribuyendo sus dificultades a su «personalidad», aunque ella era «una trabajadora infatigable». Drury escribió a Brecher: «Lamento muchísimo que prácticamente no hay nada que podamos hacer para ayudarla».

Brecher fijó toda su esperanza restante en Brunauer de la AAUW. Si bien el Comité de Emergencia pensó que el problema de Brecher era que ninguna universidad estaba dispuesta a contratarla, Brunauer pensó que era ella quien «no había estado en una posición de maestra». Brecher trató de remediar eso.

Proporcionó a la AAUW un testimonio de Przibram del instituto que indicaba que había realizado cursos de zoología experimental. «El profesor Przibram escribe que espera que me sirva para obtener una visa sin cuota», explicó Brecher en septiembre de 1941.

No fue así. El 15 de octubre de 1941, comenzó la primera deportación sistemática de judíos de Viena a Polonia. Diez días después, el contacto de la AAUW en Suiza le envió a Brunauer un cable que decía: «brecher en grave peligro de deportación». Sabiendo que necesitaba irse de inmediato, Brecher le pidió a Brunauer que se pusiera en contacto con el Departamento de Estado para que pudiera obtener una visa de tránsito a España o una visa de turista a Cuba. «Ahora es muy urgente para mí emigrar», escribió Brecher a Brunauer en noviembre de 1941. Llegaron algunas cartas más de Brecher que se centraron en la visa de turista cubana. Luego, silencio.

Una arboleda conmemorativa en el sitio del campo de exterminio de Maly Trostenets en Bielorrusia. De los 65,000 judíos asesinados en el campo, 10,000 eran judíos de Austria. Wikipedia

El 14 de septiembre de 1942, Brecher abordó un tren en la estación Aspangbahnhof de Viena a las 7:08 p.m. junto con unos 1,000 otros judíos. Fue la prisionera 703 en el transporte 41. Dos días después, los deportados fueron trasladados a vagones de mercancías en la estación principal de trenes de Wolkowysk. Llegaron a las 4:30 a.m. a Maly Trostinec, un campo de exterminio en Bielorrusia en las afueras de Minsk. Se sabe que solo 17 judíos vieneses sobrevivieron en Maly Trostinec.

Brecher, de 55 años, estaba casi seguro entre los judíos que fueron conducidos inmediatamente a los huecos cavados en el bosque cercano y asesinados a tiros.

Laurel Leff es profesora asociada en la Escuela de Periodismo y directora asociada de estudios judíos en la Northeastern University en Boston. Su libro más reciente es Well Worth Saving: Decisiones de vida y muerte de las universidades estadounidenses sobre los refugiados de la Europa nazi (Yale University Press, diciembre de 2019)

Fuente: Haaretz 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil