Lupus: un gran paso en la medicina israelí

La catedrática Varda Shoshan-Barmatz, del Instituto Nacional de Biotecnología y de la Universidad de Ben Gurion del sur de Israel, dirigió una investigación con la colaboración del Dr. Jay Chung de EE.UU., en la que descifró el mecanismo del brote de enfermedades autoinmunes como el lupus, que aparece también en enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer y la colitis.

El gran descubrimiento de la experta israelí en la investigación de la enfermedad del lupus consistió en dar con una nueva molécula, que brinda una esperanza a quienes tienen la enfermedad. En un experimento con ratones, se ha observado una regresión en los síntomas. La catedrática Varda Shoshan-Barmatz, que dirigió la investigación, es también la fundadora y la primera directora del Instituto Nacional de Biotecnología en la región del Neguev, en el sur de Israel. Y es, asimismo, miembro de la Facultad de Ciencias de la Vida en la Universidad de Ben Gurión.

Por su parte, el Dr. Jay Chung integra los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, según la sigla en inglés).

Los investigadores consiguieron descifrar la forma en la que el ADN mitocondrial sale de la mitocondria, lo que lleva al brote de enfermedades autoinmunes como el lupus. Los resultados del estudio se publicaron en la prestigiosa revista Science.

Lo más prometedor de la investigación es que, por primera vez, hay un tratamiento para el lupus que no tiene efectos negativos en el sistema inmunológico”.

Punto de partida: reducir el estrés en la vida

La mitocondria es un orgánulo (parte de una célula que tiene un papel específico, envuelto en la membrana y que se encuentra dentro del citoplasma) intracelular responsable de producir la mayor parte de la energía que necesita la célula, y es esencial para que ésta funcione y se mantenga. Hay quienes la denominan “la central eléctrica de la célula”. Las mitocondrias también son responsables de la muerte de la célula, y almacenan en su seno proteínas, que cuando se liberan causan la muerte de la misma. Cuando las células están expuestas a radiación, a productos utilizados en quimioterapia o al estrés, aumenta el nivel de la proteína mitocondrial llamada VDAC1.

En situaciones de estrés y en el caso de diversas enfermedades como el Alzheimer, la proteína forma grandes canales que permiten la salida o liberación de las proteínas, lo que desencadena la muerte de la célula. La muerte de las células también es característica de enfermedades como el Parkinson y problemas médicos como accidentes cerebro-vasculares.

En la presente investigación se descubrió que la vía por la cual emerge la proteína, se libera con el ADN mitocondrial. El ADN mitocondrial tiene características comunes al ADN de las bacterias. Por lo tanto, el sistema inmunológico lo reconoce como un elemento extraño, y lo ataca. El resultado de este proceso es la enfemedad de lupus.

Con motivo de las investigaciones de Shoshan-Barnatz sobre la proteína VDAC1, Chung se puso en contacto con ella, y así comenzó la colaboración en el estudio de esta enfermedad.

Shoshan-Barmatz creó una molécula capaz de prevenir la formación del canal a través del cual se filtró el ADN mitocondrial. Los investigadores le dieron a la molécula el nombre de VBIT-4 y la registraron como patente. En el experimento que llevaron a cabo en un laboratorio de Estados Unidos con ratones que tenían lupus, le dieron a éstos la molécula y observaron una regresión de los síntomas de la enfermedad: la piel de los ratones volvió a ser casi como era antes. Y los órganos interiores agrandados, el bazo y los ganglios linfáticos, volvieron asimismo a su tamaño original. “Esperábamos que tuviera un efecto, pero los resultados nos impresionaron en gran medida”, señaló Shoshan-Barmatz. “Puesto que el mecanismo que hemos descubierto es común a varias enfermedades, descubrimos que la molécula es efectiva también en el tratamiento del Parkinson, el Alzheimer y la colitis en ratones”.

En un principio se había dado a la molécula el nombre de BGD-4. “Le pregunté al químico que le puso el nombre qué significaba, y me respondió que se trata de las siglas de Ben Gurion Dream” (en español, el sueño de Ben Gurion), cuanta Shoshan-Barmatz. “Y dijo que si cada uno de nosotros tomara el producto a partir de los 50 años, evitaría el Alzheimer y otras enfermedades en las que tiene lugar la muerte de células. Con los enormes ingresos que esto brindará, haremos florecer el Neguev y convertiremos en realidad el sueño de Ben Gurion”. Como se ha mencionado, el nombre elegido es VBIT-4, cuyas dos primeras letras son casualmente las mismas que su nombre: Varda Barmatz.

El doctor Eli Rosenberg, inmunólogo clínico dedicado a las enfermedades inmunológicas y autoinflamatorias en el Hospital Soroka de la ciudad de Beer Sheva, también en el Neguev del sur de Israel, se refiere a los hallazgos, y precisa: “Lo más prometedor de la investigación es que, por primera vez, hay un tratamiento para el lupus que no tiene efectos negativos en el sistema inmunológico”.

Fuente: Diario Ynet Español