Vino y lujos: el Hotel Cramim es el paraíso para los amantes del vino

¿Qué hay de la comida, preguntas? Es muy, muy buena. Me encantan los desayunos de hotel y el de Cramim no me decepcionó.

El Hotel Cramim: vino y lujos (Foto: cortesía)

Desde que abrió, había querido quedarme en el Hotel Cramim, parte de la Colección Exclusiva de Isrotel. Pero como vivo en Jerusalén, siempre me pareció un desperdicio vacacionar tan cerca de casa. Cuando Isrotel me invitó a pasar un Sabbat en el hotel durante las actividades posteriores a la competencia de vino Terravino, aproveché la oportunidad.

Incluso antes de entrar al Cramim (que significa viñedos en hebreo) uno siente que su presión arterial baja. Los jardines son elegantes, rodeados de viñedos, y un olivo gigante se encuentra al lado de la entrada. El hotel está construido en una colina en Kiryat Anavim y la vista desde el hotel es impresionante.

En el interior, el tema del vino continúa. Si eres un enamorado del vino como yo, estarás en el cielo. Pero incluso si no lo eres, te encantará el hotel. Frente al mostrador de registro en el vestíbulo todas las tardes alrededor de las 3 pm, hay una bebida de bienvenida complementaria de «mosto de Cabernet con especias con pasas, arándanos, anís, pimienta de Jamaica y canela». El mosto es lo que queda de las uvas luego de ser aplastadas para hacer vino. También hay pequeñas velas gelatinosas complementarias hechas de vino.

Las habitaciones son elegantes y están bellamente decoradas. El baño tiene tres áreas separadas y tiene una tina grande ovalada y una ducha grande. En la cama hay salidas de baño, aunque a diferencia de otros hoteles con spa que he visitado, no permiten usarlas en el comedor. De acuerdo con el tema del vino, los artículos de tocador están hechos con vino y hay afiches de uvas y citas sobre el vino esparcidas por el hotel.

Llegamos el viernes por la mañana y cuando volvimos a nuestra habitación después de varios talleres de vino como parte de la competencia internacional de vino Terravino, nos esperaba una hermosa sorpresa – fruta cortada, una botella de vino y chocolates elegantes. Un buen toque que significó mucho.

Pasamos varias horas en el spa en la tarde de Sabbat y fue muy relajante. Hay un gimnasio pequeño pero bien equipado, una piscina de buen tamaño y dos jacuzzis rodeados de cómodos sillones. En el clima cálido, hay una piscina infinita afuera, con cómodas sillas.

¿Qué hay de la comida, pregunta usted? Es muy, muy buena. Me encantan los desayunos de hotel y el de Cramim no me decepcionó. Tal vez haya menos opciones que en otros desayunos de hotel, pero un plato de muy buena salchicha lo compensó. Además de ser un enamorado del vino, también soy un elitista del café, y el café preparado el viernes por un barista fue excelente. Debido al Sabbat, solo hay café de filtro el sábado, y no era lo suficientemente fuerte para mí.

En cuanto a la cena del viernes por la noche, había un chef, un joven de Jordania, enrollando sushi y otro cortando filete mignon, servido en una salsa de vino con espárragos. ¡Ni siquiera miré nada más! Cuando volví por una segunda rebanada, el chef probó la temperatura de la carne y la envió de regreso porque no estaba lo suficientemente caliente. Es esa atención al detalle lo que hace que este hotel sea especial.

También hay actividades opcionales gratuitas, que incluyen una caminata rápida de yoga de 5 km. todos los días, lo que realmente planeé hacer, pero no hice. Hay aeróbicos en el agua e incluso un entrenador de natación para ayudar con el estilo. Hay un snack bar al lado de la piscina cubierta si quieres un refrigerio entre el desayuno y la cena.

Una actividad que disfruté fue la degustación de vinos complementaria en el bar de vinos boutique del hotel. La degustación de vinos se ofrece varias veces al día, tanto en hebreo como en inglés, pero debe registrarse con anticipación, ya que solo hay unos diez asientos en el bar. El sumiller hizo un buen trabajo al explicar los vinos que estábamos a punto de probar, todos los cuales se pueden comprar en el bar de vinos. No se lo pierda.

Solo tuve un problema en el hotel Cramim. Cuando llegó el momento de partir el sábado por la noche, me puse muy triste. Ya estoy planeando mi próxima visita.

Fuente:The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil