Reconstrucción israelí de antiguo rostro humano es finalista de «Innovación del Año»

El análisis genético de los Denisovanos, primos de los neandertales, por parte de investigadores de la Universidad Hebrea, es uno de los cuatro finalistas de la «elección de la gente» para el reconocimiento de la prestigiosa revista Science

Liran Carmel de la Universidad Hebrea revela un modelo impreso en 3D del rostro de la prehistórica especie humana Denisovana durante una conferencia de prensa en la Universidad Hebrea de Jerusalén el 19 de septiembre de 2019. (MENAHEM KAHANA / AFP)

La prestigiosa revista científica Science ha anunciado a la reconstrucción, por parte de científicos israelíes, del rostro de una antigua niña denisovana, prima de los humanos modernos y los neandertales, como uno de los cuatro finalistas en la categoría de «Elección de la Gente» de su concurso Revelación del Año.

Veintitrés mil votantes eligieron a los cuatro finalistas: nuevos medicamentos contra el ébola, una técnica que hizo que un agujero negro fuera «visible», un nuevo medicamento para la fibrosis quística y la técnica de análisis genético israelí que nos permitió «ver» una cara antigua desde una perspectiva diferente de una subespecie humana.

«Los denisovanos, primos extintos de los neandertales, solo se conocen por restos de fósiles de una cueva rusa en Siberia, pero sus huellas genéticas se encuentran en humanos modernos, especialmente en Melanesia y Australia», dice la página web del concurso de la revista. «Este año, científicos utilizaron un nuevo método de proteínas para identificar un hueso de la mandíbula de la meseta tibetana como Denisovano, el primer rastro físico fuera de Siberia, y otro grupo utilizó datos
genéticos para reconstruir la cara de una niña de Denisovana».

La votación se cierra a la medianoche, hora del este, el lunes. El 19 de diciembre, la revista publicará sus propias selecciones innovadoras, así como cuál de los cuatro finalistas de «Elección de la Gente» logró pasar.

Descubiertos por primera vez en una cueva siberiana en 2008, los denisovanos coexistieron con los neandertales y el moderno homo sapiens hace unos 100.000 años. Sin embargo, a diferencia de sus parientes neandertales, la escasez de restos verificados de Denisovanos, y su estado altamente fragmentado, había hecho imposible crear una imagen anatómica de este hombre primitivo, hasta ahora.

Retrato de una mujer adolescente Denisovan. (Maayan Harel)

La innovadora técnica israelí mencionada por Science, que se publicó por primera vez en la prestigiosa revista Cell a mediados de septiembre, ayudó a levantar finalmente el velo.

Un equipo de investigadores encabezados por el profesor Liran Carmel de la Universidad Hebrea y el Dr. David Gokhman descubrieron un método para reconstruir cómo podrían haber sido nuestros parientes de antaño mediante la secuenciación de código abierto del antiguo ADN Denisovano tomado de un solo fragmento de hueso. Los profesores Eran Meshorer de la Universidad Hebrea, Yoel Rak de la Universidad de Tel Aviv y Tomas Marques-Bonet del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona (UPF-CSIC) también contribuyeron al estudio.

Después de unos 40 años de excavación en el valle del río Anui de Siberia, científicos descubrieron en 2008 los restos de una forma de humano antiguo previamente desconocido. En ese momento, solo un fragmento óseo microscópico, que se sometió a un análisis de ADN en Alemania junto con el resto de los hallazgos de la cueva, resultó ser de un humano que no era ni Neanderthal ni Homo sapiens.

«Fue la primera vez en la historia de la investigación que un taxón» – un grupo taxonómico – «fue identificado por análisis de ADN», según la profesora Erella Hovers, paleo-antropóloga del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea.

Después de ese primer diminuto fragmento, que formaba parte de un dedo meñique, se descubrieron otros escasos fragmentos óseos Denisovanos claramente resueltos, incluidos algunos dientes y recientemente una mandíbula en el Tíbet. Pero el ADN de los denisovanos todavía existe en los humanos modernos, incluido el seis por ciento de los aborígenes australianos, malayos y algunas otras poblaciones del sudeste asiático. Puede ser parte de las notables diferencias genéticas observadas en los inuits y los tibetanos que permiten que sus cuerpos manejen mejor el frío extremo y las grandes altitudes, dijeron los investigadores israelíes.

Reconstrucción impresa en 3-D de una mujer Denisovana. (Maayan Harel)

Según el profesor Carmel, hablando en un anuncio de los hallazgos en septiembre, el análisis de ADN por sí solo no habría permitido a los científicos reconstruir las características físicas de los humanos antiguos, más allá de la vaga información sobre sus características, que incluía cabello, ojos y piel de medio a oscuro.

En cambio, los investigadores israelíes tuvieron que reconstruir las formas en que esos genes se expresarían en el organismo vivo. Como explicó Carmel, un renacuajo que se convierte en una rana tiene un ADN idéntico al de la versión adulta de sí mismo, pero parecen ser dos organismos diferentes. Uno tiene branquias y una cola; el otro tiene cuatro patas y puede existir fuera del agua.

Si bien el ADN es idéntico, la forma en que se expresa es diferente debido a la metilación o los cambios químicos que pueden activar o desactivar el ADN.

Para llegar a cómo un esqueleto está influenciado por el cambio de metilación de ciertos genes, el equipo de científicos realizó una verificación cruzada de las características físicas con una base de datos de enfermedades de un solo gen, ya que algunos trastornos «mono génicos» pueden señalar cambios en la estructura ósea como una pelvis pequeña.

Esta foto sin fecha proporcionada por Bence Viola de la Universidad de Toronto en agosto de 2018 muestra el valle sobre una cueva donde se encontraron fósiles denisovanos en el área de Altai Krai en Rusia. (Bence Viola / Departamento de Antropología – Universidad de Toronto / Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva a través de AP)

Durante un estudio de tres años, el equipo probó su teoría al elaborar características físicas de los neandertales, el homo sapiens y los chimpancés en función de sus patrones de metilación. Sus predicciones tenían una precisión del 85%.
Luego, el equipo aplicó la metodología de metilación a los denisovanos y encontró 56 rasgos anatómicos que eran diferentes de los humanos modernos y los neandertales, 34 de los cuales estaban en el cráneo, y probablemente incluían un arco dental más largo, sin mentón y cráneos muy anchos.

«Hicimos este truco con todos los genes relevantes para la morfología esquelética y elaboramos una predicción anatómica detallada de cómo se ven los denisovanos», dijo Carmel en la conferencia de prensa.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil