Un estudio muestra que tomarse de las manos puede ayudar a reducir el dolor de un ser querido

Investigadores de la Universidad de Haifa diseñan un experimento que muestra que el tomarse de la mano sincroniza los cerebros de las parejas románticas, mitigando la sensación de dolor; tomarse de la mano con un extraño no lo hace.

Imagen ilustrativa de amantes tomados de la mano (LightFieldStudios; iStock by Getty Images)

Tomarse de la mano es un gesto de agradable sensación que es mucho más importante que lo que sugeriría el simple contacto entre las palmas y los dedos, dicen investigadores de la Universidad de Haifa.
De hecho, la acción crea una conexión entre los cerebros que puede reducir considerablemente el dolor físico que soporta una de las partes.

«El tacto es muy poderoso», dijo en una entrevista telefónica Simone Shamay-Tsoory, profesora de psicología de la Universidad de Haifa que dirigió el estudio. El estudio muestra que «el dolor puede ser regulado por el tacto».

Para su estudio, presentado el mes pasado en una reunión de la Sociedad de Neurociencia en Chicago y publicado en 2018 en PNAS, los investigadores estudiaron a 20 hombres y mujeres en una relación romántica a largo plazo en varios contextos, con todas las parejas sometidas a todos los contextos.

Imagen ilustrativa de tomarse de las manos (Pablo_K; iStock by Getty Images)

En el primer escenario, las mujeres fueron sometidas a dolor a través de un dispositivo en su brazo que emitía mucho calor, mientras que a su pareja se le pidió que se sentara a su lado sin tocarla.

Luego, las mujeres no fueron sometidas a dolor, mientras que a su pareja se le pidió que se sentara a su lado sin tocarlas.
En el tercer escenario, se les pidió a las parejas que se tomaran de la mano sin infligir dolor a las mujeres, y en el cuarto escenario, las mujeres fueron sometidas a dolor mientras sus parejas tomaban sus manos.

En todos estos escenarios, los investigadores utilizaron un nuevo tipo de tecnología EEG que les permitió medir la actividad cerebral eléctrica en ambos compañeros simultáneamente y ver si había alguna correlación. Luego pidieron a las mujeres que calificaran el nivel de dolor en cada escenario de acuerdo con una tabla de clasificación que proporcionaron.

«Descubrimos que el nivel de dolor experimentado por las mujeres era menor cuando su pareja sostenía su mano», dijo Shamay-Tsoory.

Lo que quizás fue aún más interesante, dijo, fue que los investigadores descubrieron que las ondas cerebrales de la pareja estaban sincronizadas mientras se daban mano.

Simone Shamay-Tsoory, profesora de psicología en la Universidad de Haifa (cortesía)

«El nivel de sincronía de cerebro a cerebro fue más alto en el escenario de dolor y agarre de la mano», dijo Shamay-Tsoory. «Esto significa que los dos cerebros están sincronizando su actividad, que hay una conexión creada entre los dos cerebros: trabajan juntos, y es como si dos cerebros se convirtieran en una unidad».

Cuando los dos cerebros están sincronizados, dijo, esto crea «una sensación de conexión» entre la mujer y el hombre, y esto es lo que reduce el dolor.

Shamay-Tsoory dijo que estos mismos hallazgos probablemente también ocurran en otros tipos de relaciones, como la de un padre y un hijo, aunque los investigadores no estudiaron específicamente el tema.

Un estudio anterior de 2016 realizado por los investigadores mostró que tomarse de la mano con un extraño – una enfermera o un cuidador – no tuvo el mismo impacto en el dolor que el de una relación cercana. «No hubo efecto del contacto de extraños en la reducción del dolor», dijo.

El equipo ahora también está examinando el efecto del tacto en los estados emocionales, para ver si sostener la mano puede reducir el dolor emocional además del dolor físico, dijo Shamay-Tsoory.

Al comentar sobre la investigación, Juulia Suvilehto, becaria de investigación posdoctoral en la Universidad de Linköping en Suecia que no participó en el estudio, dijo que estaba escéptica de que solo sostener la mano pudiera eliminar el dolor.

Suvilehto le dijo al sitio web Medium que puede haber otras explicaciones de por qué la mano y la empatía pueden atenuar las señales de dolor en el cerebro. Una de ellas es que bajo estrés las personas sienten más dolor, pero es menos intenso cuando están relajadas. Ser tocado por alguien que amas reduce los niveles de estrés, dijo, y eso podría conducir a niveles más bajos de dolor.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil