¿Es correcta la Biblia? Fósiles recientemente descubiertos muestran que las serpientes tenían patas.

Un nuevo estudio publicado en Science Advances clarificó la vida de las antiguas serpientes con patas.

Vemos una serpiente mientras se quema un tramo de la selva amazónica al ser talada por madereros y agricultores en Porto Velho, Brasil, 24 de agosto de 2019 (Foto: Ueslei Marcelino / Reuters)

La historia bíblica de la fruta prohibida – que analiza cómo la serpiente persuadió a Eva para que la probara y cómo ella y Adán, que también comió de ella, fueron expulsados posteriormente del Jardín del Edén por Dios – es probablemente una de las más conocidas narrativas en la historia de la humanidad.

Como se describe en Génesis, la serpiente también recibió el castigo divino. «Te arrastraráa sobre tu vientre y comerás tierra todos los días de tu vida», le dice Dios a la serpiente, lo que implica que antes del evento, el animal tenía patas, similares a muchas otras.

Ahora, un nuevo estudio publicado en Science Advances el jueves clarificó sobre la vida de los antepasados con patas de las serpientes.

Recientemente se descubrieron varios fósiles de un grupo de serpientes extintas llamado «Najash» que datan de hace 100 millones de años en la Patagonia, Argentina.

El grupo lleva el nombre de la palabra nachash que tanto en hebreo bíblico como moderno indica la serpiente.

Según lo informado por el New York Times, los fósiles, que incluyen varios cráneos, parecen sugerir que las serpientes podrían haber perdido sus patas delanteras millones de años antes que sus patas traseras.

Science Advance

«Ese cráneo es ahora el cráneo de serpiente mesozoico más completo que se conozca y conserva datos clave sobre la antigua anatomía de la serpiente», dijo el líder de investigación Fernando Garberoglio al New York Times.

La noción de que las serpientes comenzaron como animales de cuatro patas ha sido aceptada por los científicos durante varios años, aunque, según el Times, no se han encontrado fósiles que corroboren la teoría.

Antes del extraordinario descubrimiento de la Patagonia, los investigadores pensaban que una fase de dos patas era como máximo transitoria entre cuatro patas y un cuerpo sin extremidades. Ahora parece que la transición podría haber durado decenas de millones de años.

«Las serpientes son realmente antiguas, y probablemente es por eso que no tenemos representantes vivos de serpientes de cuatro patas como si tenemos de todas las otras lagartijas», Michael Caldwell, un paleontólogo de vertebrados de la Universidad de Alberta y un co- autor del estudio, explicó al Times.

«Las serpientes probablemente fueron uno de los primeros grupos de lagartijas en comenzar a experimentar con la extremidad, pero lo que es realmente intrigante es que también estaban mostrando muy claramente las características de sus cráneos, que son su especialización», agregó.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil