Visitando el Parque Yeruham: el oasis más hermoso que no conocías

El lago situado entre las colinas desérticas del monte Néguev se convierte regularmente en el hogar de cientos de aves migratorias.

El Parque Yeruham es un oasis que pinta de verde la llanura de Yeruham, situada entre las colinas desérticas del monte Néguev. El lago artificial que hay en el centro sigue siendo un secreto que pocos visitantes conocen, tal vez porque su propósito en el comienzo no era turístico. Pero con los años, se ha convertido en un lugar que atrae a aves migratorias en otoño. Junto al lago se encuentra el lugar con el mayor número de flores de un color amarillo intenso llamadas sternbergia, y esta es la época ideal para visitar el lugar.

El lago se encuentra en el centro del parque, de unas 400 hectáreas, y se creó después de una presa construida en el año 1953 en la curva del río Revivim para almacenar el agua de las inundaciones y utilizarlas en la agricultura. Pero pronto se vio que en la zona no hay una cantidad suficiente de agua de inundaciones como para llenar el lago, y que este se seca en verano. Es más, el agua del alcantarillado de la ciudad de Yeruham se filtró desde unas piscinas de oxigenación cercanas, lo que convierte al lago en un problema ecológico.

Un oasis perdido en medio de Israel. (Jacob Shkolnik)

Las promesas que se hicieron durante décadas para mejorar el estado del lago no se cumplieron hasta que una planta de tratamiento de aguas residuales que se abrió en el 2006 consiguió mejorar de manera significativa la calidad del agua. El Keren Kayemet LeIsrael (KKL, Fondo Nacional Judío) plantó un bosque alrededor del lago, y colocó mesas apropiadas, grifos para beber agua y baños.

Actualmente, las aguas permiten que el lago no se seque en todo el año, y también sirven para regar los árboles y el césped del parque.

Pero antes que los visitantes, aves migratorias descubrieron el lugar en su camino desde la fría Europa hasta la cálida África. Hasta ahora se han observado en el parque y alrededores unas 270 especies diferentes de pájaros. Hay numerosos tipos de aves acuáticas, garzas y pájaros cantores, y con suerte los visitantes podrán ver también la exótica gallina de pantano, una especie de color azul-violeta brillante y pico rojo intenso que tiende a ocultarse entre los arbustos y correr rápido entre las plantas, pero vale la pena intentar buscarla. Uno de los pocos sitios de Israel en los que se la vio es el lago de Yeruham, por lo que este es el lugar con mayores posibilidades de encontrársela.

En los últimos años funciona en el lugar la Asociación Duhipat para la Observación de Pájaros y la Ecología. La red nacional de ornitología del KKL tiene previsto operar en el lugar, junto con la citada asociación, un parque para la observación de pájaros en el que tomarán lugar actividades regulares.

La gallina de pantano. (Roy Israel Hazan)

Al parque se puede ir en coche y pasear alrededor del lago, y hacer una caminata por la zona. Y a quien no le asuste caminar, le recomendamos detenerse primero en la reserva de sternbergia de Yeruham, donde estos días la floración está en su apogeo, y desde allí seguir a pie hasta el parque.

¿Y cómo se llega? Desde la carretera 204 hay que girar hacia el norte, siguiendo la señalización en la que se lee “sternbergia de Yeruham”, hasta un camino de tierra señalado con color azul y aparcar en el estacionamiento. A unos 200 metros de la carretera, se llega al arroyo Revivim, y al cabo de medio kilómetro de caminata se llega a un cruce de caminos.

Una vez allí, hay dos opciones: girar a la derecha en dirección al sendero marcado con color negro, que sube directamente al monte de Yeruham, llevará a los visitantes a un camino corto que lleva después de caminar unos dos kilómetros (también a un lado de este camino florecen las amarillas sternbergia). Un giro a la izquierda en dirección al camino marcado de azul llevará a los visitantes al lago por un camino más largo, pasando por un hermoso punto de observación, yacimientos arqueológicos. Y por supuesto, también aquí florecen las sternbergia.

Las sternbergia son plantas protegidas. (Asaf Tamir)

Si han optado por el camino largo, primero tendrán que caminar medio kilómetro siguiendo la señal en azul en el junto a un arroyo que no tiene nombre, y a lo alto de la pendiente encontrarán grandes cantidades de sternbergia floridas. El camino es hermoso en todas las estaciones del año, salvo en los días más calurosos del verano. Es muy recomendable visitar el lugar incluso en invierno y por supuesto en primavera, y disfrutar de la pintoresca floración de las plantas del desierto.

Observar el lago y los restos de una antigua colonia habitada

La caminata supone subir a la ladera del monte Yeruham, y el camino conduce a la cima de una colina de 652 metros de altura llamada “Rajmá”. Desde lo alto de la colina se puede ver el lago, así como las ciudades de Yeruham y Dimona, y a lo lejos hacia el norte la de Beerseba. Desde aquí el paseo sigue por la ladera y pasa por un ancho camino de tierra. Tengan cuidado de no seguir demasiado tiempo por este camino, ya que al cabo de unos 300 metros hay que abandonarlo y girar a la derecha siguiendo el sendero marcado con color azul, que desciende hacia el Parque Yeruham.

En el camino hacia el parque se ven muchas piedras. Los arqueólogos le dieron al lugar el nombre de “yacimiento del monte Yeruham”, y lo atribuyen a la Edad de Bronce Medio (entre 2.000 y 2.200 años a.C.), una época en la que el Néguev contó con una gran cantidad de colonias habitadas. En las excavaciones se descubrieron restos de decenas de casas. Los techos de las habitaciones estaban apoyados en columnas de piedra. Al parecer, los habitantes de la colonia eran seminómades. Vivían sobre todo de la caza y del pastoreo. Y es posible que en el valle de Yeruham, el más rico en agua subterránea, se dedicaran también a la agricultura estacional.

La cima ubicada a 652 metros de altura otorga una vista increíble del lago y ciudades cercanas.
(Jacob Shkolnik)

Dichos habitantes construyeron una suerte de escaleras en forma de lápida, que en realidad son sitios de entierro. Los muros de piedra están construidos a partir de un círculo exterior de grandes piedras que rodeaban una cámara funeraria. La cámara funeraria, en la que se colocaba el cadáver, estaba cubierta de losas de piedra, encima de las cuales apilaban piedras pequeñas.

Desde allí, el camino desciende al Parque Yeruham y ofrece una vista maravillosa del lado y del bosque que lo rodea. En el camino se encuentra el final del sendero señalado con color negro. Quienes vayan en coche, pueden regresar por este camino al punto de partida, y de allí viajar hasta el Parque Yeruham.

Se prevé que la floración de las sternbergia siga hasta fin de mes. El camino completo es de aproximadamente 6,5 kilómetros, y el tiempo aproximado calculado de caminata es de entre cuatro y cinco horas. La ruta es de una dificultad media, pero las subidas son un poco empinadas, y pueden resultar difíciles para las personas que no están acostumbradas a ello.

Es importante subrayar: las sternbergia son flores raras y protegidas, y está prohibido cortarlas o tocarlas. También hay que tener cuidado de no pisarlas. Por supuesto que no se debe dejar el lugar basura de ningún tipo.

 

Fuente: Ynet Español