Diez cosas para hacer en Tel Aviv

La playa es la primera actividad que te proponemos para hacer cuando visites la ciudad más dinámica de Israel. Las otras 9 no te desilusionarán.

La ciudad tiene 13 playas oficiales. Foto www.shutterstock.comCORREO

A Tel Aviv-Yafo se la conoce como la “ciudad sin pausa” pero su afamada vida nocturna es apenas una de las muchas facetas de esta joya urbana que a su vez es la segunda localidad más poblada de Israel después de la capital Jerusalén.

También conocida como “la Gran Naranja”, esta ciudad de más de 5.000 hectáreas de extensión sobre el mar Mediterráneo es sede de embajadas, museos y centros culturales. Se destacan el Museo de Arte de Tel Aviv, Beit Hatfutsot-Museo del Pueblo Judío, el Centro de Artes Escénicas de Tel Aviv, el Teatro Nacional Habima, el Teatro Cameri y el Centro Suzanne Dellal para la Danza y el Teatro, entre otros.

Se necesita más de un día para conocer todo lo que Tel Aviv ofrece. Por suerte, la ciudad cuenta con unas 10.000 habitaciones de alojamiento y cadenas hoteleras internacionales como Sheraton, Hilton, Carlton e Intercontinental, así como de un creciente número de hoteles boutique.

Para empezar, te sugerimos que busques un sitio en en la playa.

1. Tírate en la playa

No por nada la revista National Geographic designó a Tel Aviv-Yafo como una de las diez mejores ciudades del mundo sobre un océano, pero la verdad es que los 14 kilómetros de sus 13 playas oficiales están bañados por el Mediterráneo y no por un océano. Desde mayo hasta mediados de octubre, los guardavidas están en sus puestos de trabajo en la playa, donde se pueden alquilar reposeras, sombrillas, tablas de surf/windsurf, veleros, lanchas a motor y equipos de buceo.

Las playas son uno de los principales atractivos de la ciudad. Foto: shutterstock.com

La playa del Dolphinarium es conocida por los grupos de percusión, bailarines de capoeira y windsurfistas que la frecuentan. Las de Gordon y Aviv son fantásticas para jugar voleibol.

El surf es de primera categoría en la playa Hilton, que es también donde hay más miembros de la comunidad LGBTy la única que tiene una sección para mascotas.
Por su parte, la playa Nordau tiene horarios diferentes para hombres y mujeres. Cuatro de las playas son accesibles en sillas de ruedas (Hilton, Tzuk, Tzuk Norte y Metzitzim). Eso sí, encontrarás jugadores de matkot (paletas) en todas partes.

2. Camina, corre, monta en bicicleta o Segway por la costanera

Turistas montan en Segway en el paseo marítimo. Foto de Moshe Shai/FLASH90

La movida costanera de Tel Aviv-Yafo es una conjunto de caminos de aceras anchas que se extienden a lo largo de las playas entre el puerto de Yafo al sur hasta la playa de Tel Baruch, al norte del puerto de Tel Aviv. Es un buen lugar para observar gente y dejarse ver o tomarse selfies con el hermoso mar, la arena y los atardeceres sobre el Mediterráneo.

Hay cafés y restaurantes en la parte central del paseo y a lo largo de la calle Herbert Samuel, donde hay suficientes bancos donde puede sentarse a descansar.

Si quieres hacer la ruta en bicicleta, alquila una en cualquiera de las estaciones municipales de Tel-O-Fun o regístrate en un tour en Segway por la costanera.

3. El Salón de la Independencia, Rothschild 16

David Ben Gurion leyó la Declaración de Independencia de Israel aquí. Foto www.shutterstock.com

El 14 de mayo de 1948, David Ben Gurion leyó la Declaración de Independencia de Israel en este lugar, que ha sido preservado para mostrarse exactamente tal y como se veía ese día. Haz un tour guiado en el cual te podrás enterar de la dramática fundación del Estado de Israel.

4. Descubre por qué llaman «Ciudad Blanca» a Tel Aviv

El Salón de la Independencia no es el único edificio notable en la calle Rothschild. Arbolada de punta a punta, este bulevar nace en el pintoresco y exclusivo barrio de Neve Tzedek y avanza hacia el norte hasta la Plaza Habima. Es una de esas calles de la ciudad que nunca pasan de moda y es el corazón del distrito financiero. La razón por la que se conoce a Tel Aviv como la «Ciudad Blanca» es en gran parte a que allí se encuentran algunos de los 4.000 edificios de estilo Bauhaus de los años 20 y 30 del siglo pasado (los exteriores son, en general, blancos). En 2003, la Unesco los designó Patrimonio Mundial de la Humanidad.

En la ciudad hay unos 4.000 edificios de estilo Bauhaus de los años 20 y 30 del siglo pasado.
Foto ChameleonsEye/www.shutterstock.com

La arquitectura Bauhaus es el tema de visitas guiadas de dos horas en varios idiomas (próximamente español) que se ofrecen los viernes a las 10 y que comienzan en el Centro Bauhaus. El costo de es aproximadamente 80 shékels. La municipalidad de Tel Aviv patrocina esta y otras actividades.

5. Viaja al pasado en la Yafo antigua

Jaffa, o Yafo, ha sido parte del municipio de Tel Aviv desde 1950. Foto www.shutterstock.com

Con 5.000 años de antigüedad y parte del municipio de Tel Aviv desde 1950, el puerto de Yafo, vio a guerreros, peregrinos, comerciantes y turistas entrar a Tierra Santa, llevando con ellos mercancías, ideas, modas e historias. Los relatos y leyendas de Yafo se presentan en un formato de multimedia en el Centro de Visitantes de la Antigua Yafo , levantado en las ruinas de una casa judía de la época romana en la plaza Kedumim. Allí, justo debajo, hay una exposición arqueológica.

El centro es un buen punto de partida para comenzar a conocer Yafo. En esta visita debes incluir al mundialmente famoso mercado de pulgas y el puerto, así como antiguas casas de culto y oración, galerías de arte, el Puente de los Deseos y la Fuente del Zodiaco. Haz el tour por tu cuenta con audios del centro de visitantes o regístrate para un paseo gratuito que ofrece la municipalidad cada miércoles a las 10. El punto de partida es la famosa Torre del Reloj, construida en 1901 en la intersección de las calles Marzuk y Azar.

6. Las joyas del Museo de Eretz Israel, Haim Levanon 2

Jardín de flores de cerámica en el Museo de Eretz Israel. Foto de Viva Sarah Press

Este museo está compuesto por diferentes pabellones que se erigen en un gran campus verde. Puedes elegir entre los de arqueología, «judaica», etnografía, historia y cultura de la Tierra de Israel o y artes y artesanías tradicionales (incluido el Pabellón de Cristal). Puedes incluso visitar el planetario y aprovechar los eventos culturales y actividades para niños y jóvenes que se ofrecen según la temporada.

7. Si estás con hambre, haz una parada en el mercado Sarona, Kalman Magen

El complejo comercial de Sarona Market es el mercado culinario de interior más grande del país.
Foto cortesía de Sarona Market Instagram

El relativamente nuevo complejo comercial Sarona es el mercado culinario interior más grande de Israel. Tiene 8.700 metros cuadrados y 91 tiendas, kioskos y restaurantes, la mayoría abiertos toda la semana. Allí podrás degustar deliciosos productos de importación así como frutas israelíes y verduras de Emek Hefer y la Aravá, cordero y ternera de los Altos del Golán, pescado fresco del Mediterráneo, vinos locales, cervezas, especias, chocolates y pasteles.

También vale la pena explorar otros mercados al aire libre, que no son tan modernos pero que sí son tradicionales de Tel Aviv: Shuk HaCarmel; Shuk HaNamal (Mercado del Puerto); Shuk Levinsky; y Shuk Hatikva.

8. La ciudad y la naturaleza se unen en el Parque Yarkon

Vista aérea del Parque Yarkon. Foto de Moshe Shai/FLASH90

Este espectacular oasis urbano de 350 hectáreas a lo largo del río Yarkon incluye muchas actividades y atracciones, entre ellas un gigantesco parque acuático, una pared de escalada de casi 14 metros, paseos en globo, canchas de baloncesto, pistas de patinaje, zonas de juegos, columpios y trampolines, caminos para bicicletas y puentes. Alquila un bote con remos o bicicletas tándem. Aprecia la vida animal en el santuario para pájaros y en el mini-zoológico de animales de granja.

El Jardín de Rocas, de más de cuatro hectáreas, es uno de los más grandes de este tipo en el mundo. Tiene también 3.500 especies de plantas, incluidas 2,5 hectáreas de cactus y dos de jardín tropical, y un paseo de madera cubierto de altas palmeras alrededor de un pequeño lago. En la zona llamada «Siete Molinos» se han restaurado históricos molinos de harina junto a un arroyo donde abundan los patos y otras aves acuáticas.

9. Hatahana: la nueva Estación de entretenimiento, calles HaMered y Kaufman
Al sur de Neve Tzedek se encuentra la antigua estación de tren de Yafo, construida en 1892 como parte de la primera línea de ferrocarril entre la ciudad y Jerusalén. La compañía Ferrocarriles de Palestina operó la línea desde el fin de la Primera Guerra Mundial hasta las vísperas de la Guerra de Independencia en 1948. El edificio, de estilo templario y muy bien restaurado, es el epicentro de este popular complejo de entretenimiento, abierto en 2010.

El estacionamiento de la estación es compartido con el Museo de Historia de las Fuerzas de Defensa de Israel, uno de los cuatro museos militares que hay en Tel Aviv y a los que puedes entrar con un solo boleto de entrada.

10. Antes de irte, llévate una artesanía de Nahalat Binyamin
Cada martes y viernes desde las 10 y hasta el atardecer, los artesanos montan sus puestos bajo sombrillas en la calle Nahalat Binyamin. La feria de arte y artesanía fue inaugurada por la municipalidad en 1987 y hoy es el evento de este tipo más grande de Israel. Un comité público selecciona a 200 artistas participantes. Echa un vistazo a la joyería artesanal, las cerámicas, los juguetes, lámparas, relojes, pinturas y judaica. Hay artistas callejeros de todo tipo que entretienen a los visitantes con sus actuaciones.

Fuente: Israel 21C