Niños kurdos reciben tratamiento médico de urgencia en Israel

Una ONG cristiana trabaja con el Ministerio del Interior para conseguir visas a menores de Gaza, Siria e Irak que necesitan pasar cirugías médicas en el país.

Hospital de niños Safra en Sheba. Foto: I, David Shay [CC BY-SA 3.0
(http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)]

Fuente: es.israel21c.org / Abigail Klein Leichman

Un niño refugiado kurdo -a quien por razones de seguridad llamaremos Ajwan, – es el último de 44 chiquillos kurdos, iraquíes y sirios que recibieron tratamiento médico de emergencia en el Centro Médico Sheba de Israel durante 2019.

Ajwan, de tres años y medio, se sometió a una cirugía a corazón abierto que no se podía hacer en el Kurdistán iraquí, donde su familia ha estado viviendo durante algunos años debido a los peligros que enfrenta la comunidad kurda en el norte de Siria.

«No tenía miedo de venir a Israel aunque me advirtieron que podía perder mi pasaporte sirio», dijo su madre a la prensa local. Probablemente se quedará con Ajwan unas dos semanas antes de que puedan regresar a casa.

“Los padres kurdos que vemos son personas realmente hermosas. Es difícil expresar cuán agradables y cálidos son», expresó el doctor David Mishali, jefe de Cirugía cardíaca congénita internacional del Hospital de Niños Safra de Sheba.

Las visas de entrada para Ajwan y su madre, así como para los demás pacientes especiales, fueron aceleradas por el Ministerio del Interior de Israel en coordinación con Shevet Achim, una organización sionista cristiana con sede en Jerusalén.

Shevet Achim ayuda a niños de Gaza, Irak y Siria a llegar a Israel para ser sometidos a cirugías cardíacas. «Desde 2003, ya logramos traer a cientos de niños», declaró el director de la ONG Jonathan Miles.

«Voy a estos lugares y conozco a la gente, algo que los ciudadanos israelíes no pueden hacer», agregó.

A través del boca a boca, Miles encuentra niños que necesitan atención médica de calidad que no pueden recibir en sus hogares.

Los niños son trasladados a través de Jordania para ser tratados en Sheba, en Ramat Gan, o en el Centro Médico de la Universidad Hadassah de Jerusalén.

«Los hospitales israelíes ofrecen importantes descuentos, incluso por debajo del costo, para ayudar a salvar la vida de estos niños», le confesó Miles a ISRAEL21c.

Los costos restantes se cubren mediante las asociaciones de Shevet Achim con otras organizaciones sin fines de lucro de todo el mundo mientras que y las familias de los pacientes contribuyen con todo lo que pueden.

Dos traductores voluntarios ayudan a Mishali y su equipo de enfermeras, médicos y cirujanos a comunicarse en cadena del hebreo al árabe o al kurdo.

Mishali y su personal también están en contacto diario con los médicos de cabecera de los pacientes en sus hogares.

“Esto es muy importante porque estos médicos conocen la situación de cada paciente y me pueden decir, por ejemplo, si debe volver en dos años para la segunda etapa del tratamiento. Sin embargo, este paciente nunca podrá regresar y necesita la corrección completa de una vez», explicó el doctor.

Al tomar decisiones sobre el tratamiento, los médicos israelíes también deben tener en cuenta el nivel de atención médica de seguimiento disponible en el país de origen. Al respecto, el doctor Mishali agregó: “Algunos niños necesitan una cirugía que requiere medicamentos anticoagulantes después bajo estricto control médico. Si eso no es posible, tenemos que comprometernos y encontrar la mejor solución para estas circunstancias especiales”.

Para aliviar el estrés, los voluntarios de Shevet Achim llevan a los padres kurdos a conocer sitios turísticos en Jerusalén y Tel Aviv mientras están en el país.

«Nuestros voluntarios, predominantemente cristianos, quieren construir puentes entre Israel y sus vecinos», finalizó Miles.​

Fuente: Aurora Digital